Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un ‘Hércules’ del XVII resucita del olvido en el Palacio Real

La escultura, de un artista genovés anónimo, ha resistido a la intemperie los últimos 100 años

La escultura de mármol 'Hércules apoyado en su clava'. Ampliar foto
La escultura de mármol 'Hércules apoyado en su clava'. EFE

Esculpida por un artista genovés en el siglo XVII y conocida como Hércules apoyado en su clava, ha pasado sus últimos 100 años con sus casi 400 kilos a la intemperie. Parece que la suerte o la casualidad que suelen jugar a favor de los dioses ha hecho posible que fuera rescatada de un jardín propiedad del Ministerio de Agricultura situado entre las calles Jorge Juan y Alcalá en Madrid. Allí, en una de las zonas más contaminadas de Madrid, acumulaba mugre y suciedad sobre su original mármol blanco hasta que en diciembre del pasado año fue descubierta por un oficial del ministerio, Luis Buñuel.

Sometida la estatua a una operación de limpieza bajo la dirección de la experta Ana Luengo, el homenaje a uno de los semidioses más poderosos del Olimpo se expone ya en el Antiguo Gabinete de Estucos del Palacio Real. Está por decidir si en el futuro pasará a formar parte del Museo de  Patrimonio o si será trasladada a los jardines de Aranjuez, lugar para el que se cree que formó parte en origen.

La escultura representa a Hércules desnudo, de cuerpo entero, barba y pelo ensortijado. En la mano derecha lleva tres manzanas. La izquierda se apoya en la piel de león y la clava (un tipo de maza), los atributos con los que se distingue a Hércules en la iconografía de las artes plásticas occidentales. Sus volúmenes musculares, sobre todo en el tronco, están muy exagerados, un detalle que confirma la autoría genovesa, según José Luis Díez, director de las Colecciones Reales de Patrimonio.

Alfredo Pérez de Armiñán, presidente de Patrimonio, afirma que es una pieza importantísima para esta institución ligada a la Monarquía desde sus orígenes. Depositada en el Ministerio de Agricultura, ha estado ubicada en uno de los muchos jardines que posee este organismo sin que se le diera la importancia debida y ahora, por una serie de circunstancias, ha podido ser recuperada para su exposición en una de las zonas más nobles y bellas del Palacio Real. Recuerda el presidente que Felipe II, al igual que su hijo y su nieto, Felipe III y Felipe IV, se empeñaron de manera especial en embellecer los jardines de Aranjuez.

Una de las fuentes más espectaculares y alabadas, según se recoge en documentos y descripciones del siglo XVII, es precisamente la Fuente de Hércules y la Hidra. La escultura recuperada podría pertenecer a ese entorno. Uno de los testimonios que lo certifica es un dibujo fechado en 1668, incluido en el diario de Edward Montagu. Allí se refleja que en el denominado Jardín de la Isla había en origen 24 esculturas, algunas de ellas perfectamente identificables, aunque hoy no ocupen todas sus emplazamientos originales. La forma de la base y el estilo de Hércules apoyado en su clava sí permiten dar por hecho que procede de Aranjuez.