Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cristina de Middel reconstruye en fotos el mito de la isla perdida

La creadora española explora en una muestra en Navarra la frontera entre realidad y ficción a partir de una expedición frustrada de 1911, tras su éxito internacional de ‘Los afronautas’

Fragmento de una fotografía de Cristina de Middel de su proyecto 'Man Jayen', en una exposición en el Museo de la Universidad de Navarra.
Fragmento de una fotografía de Cristina de Middel de su proyecto 'Man Jayen', en una exposición en el Museo de la Universidad de Navarra.

No se veía yendo de aquí para allá con 50 años sacando fotos para el periódico local en el que trabajaba. Tampoco la llenaba cubrir grandes conflictos o desastres naturales, como hizo en Siria o Haití para Cruz Roja o Médicos Sin Fronteras. Había conocido el otro lado, más cínico que humanitario, del fotorreporterismo. Entonces Cristina de Middel (Alicante, 1975) decidió cambiar de vida. Se dedicaría a sus propios proyectos, aprovechando la libertad de la creación artística y la escuela de sus 10 años en la prensa. El éxito fue fulgurante. En 2012, su serie Los afronautas, que critica la estigmatización de Africa por parte de los medios de comunicación, catapultó a esta antigua estudiante que cambió Derecho por Bellas Artes a la primera línea de la fotografía internacional.

Esa serie, que ella misma editó en un fotolibro muy premiado, le abrió muchas puertas. Por una de ellas se accedía al Archive of the Modern Conflict, una organización y casa editorial con sedes en Londres, Toronto y Pekín, que le procuró la inspiración y el material con los que ha construido ahora la desconcertante y muy sugestiva exposición Man Jayen, que ayer se presentó en el Museo Universidad de Navarra, de Pamplona.

El salto de la prensa local al mundo

Retrato de Cristina de Middle.
Retrato de Cristina de Middle. EL PAÍS

Nacida en Alicante en 1975, Cristina de Middel abandonó la carrera de Derecho para estudiar Bellas Artes y más tarde fotografía, becada en la Universidad de Oklahoma. 

Trabajó 10 años como fotoperiodista en los periódicos Información, de Alicante, y Diario de Ibiza, y en las revistas Colors o Esquire. También en Cruz Roja o Médicos Sin Fronteras en países como Siria o Haití.

Su autoeditado fotolibro Los Afronautas, sobre el programa espacial de Zambia, mezcla realidad y ficción que critica la estigmatización de África por parte de los medios, la situó en la primera línea de la escena internacional de la fotografía.

Los responsables del archivo pretendían poner en valor y actualizar sus fondos a través de un proyecto fotográfico. De Middel lo cuenta como si de un cuento se tratara. Buscó, investigó y en el fondo de un baúl encontró antiguos manuscritos de lo que parecía un diario, acompañado por planos, mapas, fotografías y otros enseres. El escrito de uno de los artistócratas expedicionarios relataba en primera persona el increíble viaje que emprendió en 1911 un grupo “de supuestos científicos adinerados alemanes y británicos” con el propósito de explorar y “redescubrir” Man Jayen, una isla situada entre Groenlandía e Islandia que, si bien era frecuentada por los balleneros, parecía ser un destino ignoto, explica la fotógrafa.

Las expediciones, a la sazón recientes, al Polo Norte estimulaban la imaginación venturera en la tensa Europa que se preparaba para la Primera Guerra Mundial. El viaje fue un desastre; nunca llegaron a atracar en la isla. Pero, de camino a casa, el camarógrafo del equipo convenció al resto de la tripulación para escenificar en una playa islandesa la hazaña como si hubieran logrado su propósito. La realidad no podía empañar la leyenda.

La película de aquel falso documental se perdió, pero el relato de los hechos se conservó en el manuscrito, lo que ha permitido a De Middel recrear con sus propias fotos, en combinación con el material documental de aquella expedición, la historia del Man Jayen. Para ello, la fotógrafa y un grupo de colaboradores también realizaron su propia escenificaron: en una isla escocesa, esta vez, reconstruyeron la hazaña en un ejercicio de apropiación artística que plantea una reflexión muy seria sobre “los límites que existen entre la realidad y la ficción”, bajo la cual también subyace una pulsión satírica y lúdica.

“Me interesa mucho indagar en la verdad de las imágenes y en el lenguaje histórico visual; en cómo se manipula la versión oficial de los hechos, pero al mismo tiempo me gustaría que la gente se lo pase bien y se divierta como yo”, indica. La autora reconoce la influencia en su obra sobre todo de la narrativa literaria y cinematográfica (de Blade Runner, de Ridley Scott, de las películas de Jim Jarmusch o Wes Anderson, por ejemplo), si bien no puede dejar de subrayar su interés por los trabajos de fotógrafos como Joan Fontcuberta o Diane Arbus.

Película en súper 8

Fotografía de Cristina de Middle de su proyecto 'Man Jayen'. ampliar foto
Fotografía de Cristina de Middle de su proyecto 'Man Jayen'.

La muestra, comisariada por Valentín Vallhonrat y Rafael Levenfeld, suma 31 fotografías de gran tamaño en blanco y negro, con algunos apuntes pintados. El recorrido desemboca en la sala donde se proyecta la película en súper 8 que rodó De Middel de su escenificación de la historia. Son imágenes sobreexpuestas captadas por una cámara sin fotosensor que contribuyen a alimentar la premeditada confusión entre la realidad y la ficción, entre lo antiguo y lo nuevo. También se exhiben algunas páginas del manuscrito y otros objetos originales de la expedición de principios del pasado siglo.

Todo este material se ha recogido en una edición limitada para coleccionistas realizada para el archivo que encargó el proyecto. Además, Trama Editorial ha publicado otro fotolibro con las obras de la exposición de Pamplona, abierta hasta el 13 de marzo y que va más allá de un catálogo al uso. “El formato de fotolibro es la plataforma perfecta para mis fotografías. Me ayuda a secuenciar y ordenar la historia”, dice De Middel, quien ha abierto su propia editorial.

Fue el editor y fotógrafo de la agencia Magnum Martin Parr, convertido en gurú mundial de la recuperación del fotolibro como objeto de arte, el que reparó en el interés de Los afronautas. Su recomendación de la obra de Cristina de Middel contribuyó decisivamente a la proyección de la fotógrafa que ahora reside en México DF y trabaja por todo el mundo.