Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Josep Borrell y Eduardo Arroyo se disputarán una plaza en la RAE

El político socialista y el artista optan a la silla K, cuya última titular fue Ana María Matute

El artista Eduardo Arroyo, en 2012.
El artista Eduardo Arroyo, en 2012.

El político socialista Josep Borrell, ministro de Obras Públicas con Felipe González de 1991 a 1996 y presidente del Parlamento Europeo entre 2004 y 2007, y el artista Eduardo Arroyo se disputarán el sillón K de la Real Academia Española, cuya última titular fue la escritora Ana María Matute, fallecida en 2014. Junto a ambos, la lexicógrafa y catedrática María Paz Battaner es la única candidata presentada para otro sillón vacante, el s, que ocupó el catedrático de Psicología José Luis Pinillos, muerto en 2013.

Hay una tercera vacante que se cubrirá próximamente, la M,que estaba en posesión del poeta Carlos Bousoño, fallecido el 24 de octubre pasado.

Las votaciones para ambas plazas han sido fijadas para el próximo 3 de diciembre, ya que al pleno anterior varios académicos no podrán asistir, pues acudirán al congreso de la Asociación de Academias de la Lengua Española en México, que se celebra del 22 al 25 de noviembre.

El político Josep Borrell.
El político Josep Borrell.

La candidatura de Josep Borrell (La Pobla de Segur, Lleida, 1947) ha recibido el respaldo de los académicos José B. Terceiro, Luis María Anson y Carme Riera, según han confirmado fuentes de la institución, mientras que la de Eduardo Arroyo (Madrid, 1937) cuenta con el aval de Juan Luis Cebrián, Francisco Rico y Salvador Gutiérrez, precisan las mismas fuentes.

La catedrática de Filología Española de la Universidad Pompeu Fabra de Barcelona María Paz Battaner (Salamanca, 1938) tiene el apoyo de Ignacio Bosque, Margarita Salas y Miguel Sáenz.

El plazo de presentación de candidaturas para la vacante a la que opta Battaner finalizó el pasado sábado, por lo que es muy probable que la lexicógrafa se convierta en la octava mujer en la Real Academia Española y la undécima en los tres siglos de historia de la institución.

La lexicógrafa y aspirante a una silla de la Real Academia María Paz Battaner.
La lexicógrafa y aspirante a una silla de la Real Academia María Paz Battaner.

La proclamación oficial de su candidatura se producirá en el pleno del próximo jueves. Battaner ha dirigido proyectos lexicográficos en Spes Editorial, fue decana de la Facultad de Traducción e Interpretación de la Pompeu Fabra y asesora lingüística de Televisión Española en el programa Hablando claro.

Las cuentas de Cataluña

En el caso del sillón K, al que optan Borrell y Arroyo, el plazo de presentación de candidaturas finaliza el próximo lunes y la proclamación oficial llegará tres días después. Por lo tanto, aún hay tiempo para que surja un nuevo aspirante, aunque parece bastante improbable.

Josep Borrell llegó a la política a finales de los años setenta. En 1991, fue nombrado ministro de Obras Públicas, Transportes y Medio Ambiente por el entonces presidente del Gobierno, Felipe González. En 2004, fue cabeza de lista a las elecciones europeas de su partido y el 20 de julio de ese año fue elegido presidente del Parlamento Europeo, cargo que ocupó durante un trienio.

Es ingeniero aeronáutico y doctor en Ciencias Económicas y ha publicado varias obras, la última de ellas, la exitosa Las cuentas y los cuentos de la independencia, junto a Joan Llorach, en la que se rebaten algunas de las ideas de los independentistas en Cataluña.

El exministro no sería el primer político que llegase a la Academia, como demuestran los ejemplos de Emilio Castelar, Antonio Maura y Niceto Alcalá-Zamora.

Si Eduardo Arroyo, uno de los padres del pop art español, fuese el elegido, sería una novedad la presencia de un representante de las Bellas Artes en la casa en su actual composición.

A lo largo de su trayectoria, Arroyo, galardonado con el Premio Nacional de Artes Plásticas en 1982, ha sido pintor, escultor, ceramista y escenógrafo. Pertenece a la generación de artistas e intelectuales españoles que se marchó a París asfixiados por el franquismo. Él lo hizo en 1958, con apenas 21 años, con el título de periodismo bajo el brazo.

Sin embargo, en la capital francesa, donde vivió 23 años, se decantó por la pintura figurativa. No regresó a España hasta después de la muerte del dictador. Hoy, sus obras cuelgan de las paredes de los principales museos españoles. Como escritor ha publicado, entre otros volúmenes, Treinta y cinco años después, Panama Al Brown, 1902-1951 y una autobiografía, Sardinas en aceite.

En cuanto al proceso de las votaciones, la RAE recuerda en su web que en la primera se tienen en cuenta los votos de los académicos asistentes al pleno y los votos que hayan llegado por correo de los ausentes. Son necesarios dos tercios del total para ser elegido. Si en ese caso no hay fumata blanca, los Estatutos de la RAE establecen que se proceda a una segunda votación en la que, lógicamente, los votos por correo que se enviaron para la primera quedan desechados, y de nuevo se precisan dos tercios. Si tampoco hubiera un elegido en este caso, se iría a una tercera votación en la que ya es solo necesaria la mitad más uno de los votos. En cualquier caso, la RAE prevé que si a la tercera el aspirante no consigue los apoyos precisos, la plaza quedaría vacante.

Más información