Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El lado más fantástico de São Paulo llega a Madrid

Una exposición muestra una versión más lúdica de la gran urbe brasileña

Uno de los dibujos originales de la Guía Fantástica de São Paulo.
Uno de los dibujos originales de la Guía Fantástica de São Paulo.

La dura poesía de las esquinas de São Paulo, eternizada en 1978 por las palabras de Caetano Veloso, es el motor del arte de Ángela León en la Guía Fantástica de São Paulo, cuyos dibujos originales pueden ser vistos en la galería Guayasamín de Casa de América hasta el día 5 de noviembre. La diseñadora madrileña, que vive hace más de cuatro años en la ciudad brasileña, piensa en hacer una segunda edición del proyecto editorial que retrata la urbe mezclando realidad y ficción. “La Guía nació a través de crowdfunding y con la ayuda de los paulistas. Hay un sentimiento colectivo de apropiación de espacios y un público al cual le interesa eso ahora mismo”, afirmó León durante la inauguración de la exposición Fantástica São Paulo, como parte del programa América nos Une, en Casa América.

“Recomendado para todos los que veis una ciudad, pero soñáis otra”, dice el texto que abre la exposición. De hecho, los dibujos de León construyen una imagen distinta de la mayor metrópoli de Sudamérica, cuya figura está marcada por todo el hormigón usado para construir sus edificios, calles y avenidas. En su obra, la diseñadora evoca el lado humano y cultural de la urbe al recordar, por ejemplo, los cines que ocupaban las calles del centro en los años ochenta, muchos de los cuales ahora se convirtieron en iglesias evangélicas.

Con la ayuda del arquitecto Miguel Rodríguez, director de Basurama Brasil, y el apoyo de colectivos culturales, la Guía pudo saltar de los dibujos a la realidad con intervenciones artísticas en ya conocidos festivales paulistas, como el Baixo Centro y la Virada Cultural. De esa manera, en una especie de realidad mágica, los ciudadanos pudieron de hecho disfrutar de columpios que cuelgan del viaducto Costa e Silva, más conocido como Minhocão, que también se convirtió en una piscina de 10 centímetros de profundidad con la ayuda de la arquitecta y artista Luana Geiger, aunque solo por 24 horas.

León destaca esa colaboración entre artistas como parte del proceso de reconquista del espacio público y de dar valor a lo cotidiano y popular de la ciudad. En uno de los dibujos se ven los típicos mercados callejeros de São Paulo, con sus frutas y verduras amontonadas. Esa imagen, que marcó a León y Rodríguez, dio paso para el proyecto Caixa de som, de Basurama. Registrado en vídeo en la exposición, se trata de un instrumento que permite que “niños de 0 a 99 años” mezclen los gritos de los vendedores de esos mercados con ritmos populares, como el funk carioca.

“São Paulo es una ciudad con una imagen mala de atascos, contaminación… Esa obra nos enseña una visión optimista y casi de sueño de la ciudad, no la de la metrópoli que aplasta”, declaró en el evento la consejera cultural de la Embajada de Brasil en Madrid, Rita Bered de Curtis. Como sostiene otro de los vídeos de la exposición, que registra la intervención hecha en el Viaduto do Chá: “La ciudad es para jugar”.