Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CÁMARA OCULTA

Flores para los Oscar

Pasito a pasito, Loreak (Flores) ha venido conquistando premios y prestigio desde que hace un año se presentara en el Festival de San Sebastián. Ahora, la Academia de Cine la ha seleccionado para que compita en la complicadísima lotería de los próximos Oscar. Hubieran sido igualmente valiosas Felices 140, de Gracia Querejeta, o Magical Girl, de Carlos Vermut, las otras dos candidatas, pero la suerte está echada, confiamos en que para bien. Y en que las entidades pertinentes inviertan cuanto sea necesario para que la promoción de Loreakalcance a todos los rincones de Hollywood. La película lo merece.

Sería Loreak el primer filme hablado en euskera en competir por el Oscar a la mejor película de habla no inglesa. Hace cuatro años, fue una hablada en catalán la que propuso la Academia española, Pa negre, de Agustí Villaronga, y aunque a los estadounidenses eso les da igual con tal de que no hablen en inglés, en nuestro país significa signos de normalización, lo que es mucho, algo casi inconcebible con lo que está cayendo: normalidad.

Una cuestión a debate estos días es qué demonios ha pasado con La isla mínima, la laureada película de Alberto Rodríguez, que, debido al parecer a una cuestión de fecha de estreno, no pudo entrar el año pasado en esta preselección de la Academia española, ni tampoco este por las mismas razones. No se trata de mostrar aquí preferencia por película alguna, pero, si según los últimos premios Goya esa fue la mejor del año, es raro que cuestiones burocráticas torpedeen una necesaria coherencia académica para que hubiese figurado, al menos, en la terna final.

Jose Maria Goenaga y Jon Garaño son los jóvenes directores de Loreak. Previamente, habían dirigido, también al alimón, 80 egunean (En 80 días), una hermosa película sobre la relación amorosa de dos mujeres de setenta años. Goenaga, por su parte, es uno de los responsables del apasionante documental Lucio, sobre un albañil anarquista que, entre otras victorias, puso contra las cuerdas al Citibank al falsificar más de 3.000 millones de pesetas.

En resumen, estamos ante unos cineastas de gran interés cuya obra hay que conocer más allá de la actualidad que les ha colocado la nominación de Loreak.

En cualquier caso, mucha suerte. Esperemos buenas noticias en diciembre y enero, cuando la Academia de Hollywood despeje sus secretos. ¡Zorionak!

Más información