Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

‘Loreak’, elegida como candidata española a los Oscar

El drama de Jon Garaño y Jose Maria Goenaga es el primer largometraje en euskera en llegar a los premios de Hollywood

Loreak, el drama con el que Jon Garaño y Jose Maria Goenaga concursaron en el certamen de San Sebastián 2014 -convirtiéndose en el primer filme íntegramente en euskera en participar en la Sección Oficial del certamen-, ha sido la elegida esta mañana por la Academia de Cine para representar a España a los próximos Oscar: la 88ª edición de la gala se celebrará el 28 de febrero de 2016. La lectura de la candidatura la han realizado los actores Irene Escolar y Álvaro Cervantes. En este primer tramo Loreak ha derrotado a las otras dos preseleccionadas por España: Magical girl, de Carlos Vermut, y Felices 140, de Gracia Querejeta. A mitad de diciembre se anunciará una primera preselección, y el 14 de enero, junto a las otras candidaturas, se harán públicos el nombre de los cinco finalistas.

Los directores Jon Garaño (izquierda) y Jose Mari Goenaga, en el rodaje de 'Loreak'. ampliar foto
Los directores Jon Garaño (izquierda) y Jose Mari Goenaga, en el rodaje de 'Loreak'.

Jon Garaño (San Sebastián, 1974) y Jose Mari Goenaga (Ordizia, Gipuzkoa, 1976), apuntaban en el estreno de Loreak: “Creemos que las historias deben mantener el idioma de sus protagonistas”, algo que no pudieron respetar en su anterior película, 80 egunean (2010): la querían rodar bilingüe. “Igual que es nuestra realidad, en la que se mezclan dos idiomas, pero perdíamos así ayudas y acabó siendo en euskera. Fue traumático y perdimos una idea que nos parece interesante explorar”. En Loreak —dos historias cruzadas de tres mujeres cuyas vidas se ven tormentosamente alteradas por unos ramos de flores— los protagonistas trabajan solos, encerrados en cabinas de grúas o de peaje de autopistas, en casetas de obra. “Las mujeres ya no son fértiles o no quieren tener hijos, la sequedad aparece de fondo, es una película sobre la incomunicación y la soledad”. Justo en la cultura más conocida por sus comidas multitudinarias y sus cuadrillas de amigos: la vasca. “Hemos huido de ello. Los personajes solo se comunican con las flores; y ellas transmiten desde la ilusión a la amenaza o el desconcierto”, apuntaron en su estreno en otoño.

Veremos ahora sus posibilidades. Ambos realizadores creían en su potencial para cualquier público: “Ha salido así, sin más, sin quererlo. Escribimos sobre sentimientos universales, y puede que las mujeres y los hombres no estemos tan alejados”. Y ahonda en la incomunicación sobre las mentiras y la oscuridad en las parejas: “No se parece en nada a Perdida, pero compartimos con ese drama una desmitificación de la pareja. Ya no hay refugios sentimentales seguros”.

Este año, los contendientes al Oscar a la mejor película de habla no inglesa son películas muy arriesgadas. Entre los rivales más destacados están el belga Jaco Van Dormael, con la sorprendente El nuevo nuevo Testamento; el argentino Pablo Trapero, con la sorprendente historia real de El clan, que le valió el León de Plata al mejor director en el último festival de Venecia; el chileno Pablo Larraín, con la desasosegante El club; Jean-Jacques Annaud compite por China gracias a El último lobo; el colombiano Ciro Guerra participa con El abrazo de la serpiente; la francoturca Deniz Gamze Ergüven representa a Francia con Mustang; México está representado por 600 millas, de Gabriel Ripstein; el húngaro László Nemes entra con Hijo de Saúl, la sorpresa de Cannes; el guatemalteco Jayro Bustamante participa con uno de los títulos más comentados de la Berlinale, Ixcanul; el islandés Grímur Hákonarson entra con Hrútar; Irán concursa con la controvertida Mahoma: el mensajero de Dios, de Majid Majidi; Alemania está representada por La conspiración del silencio, de Giulio Ricciarelli; Irlanda lleva una película en español rodada en Cuba, Viva, de Paddy Breathnach; el filme Non essere cattivo, del fallecido Claudio Caligari, representa a Italia; el veterano polaco Jerzy Skolimowski está con 11 minut; Portugal ha elegido la segunda parte (O desolado) de la trilogía Arabian nights, de Miguel Gomes; Nikita Mikhalkov representa de nuevo a Rusia con Sunstroke; el sueco Roy Andersson va con la ganadora de Venecia 2014 Una paloma se posó sobre una rama a reflexionar sobre la existencia; Grecia presenta Xenia, de Panos H. Koutras, y Hou Hsiao-Hsien representa a Taiwan con La asesina. En general es cine muy de autor.

Más información