Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Lobo Antunes recibe el premio chileno José Donoso

El escritor portugués alaba el 'boom' de la literatura latinoamericana, aunque expresa su "ambigüedad" por Borges

António Lobo Antunes, en el Instituto Cervantes de Lisboa.
António Lobo Antunes, en el Instituto Cervantes de Lisboa. AFP

António Lobo Antunes recibió el jueves en Lisboa el premio José Donoso, instituido hace 16 años por Chile para reconocer a personalidades culturales de habla hispana o portuguesa.

En una ceremonia celebrada en el Instituto Cervantes de la capital portuguesa el escritor luso (Lisboa, 1942) agradeció el premio a las autoridades chilenas y a la universidad de Talca, que ha publicado su último libro, Las cosas de la vida.

Durante su larga disertación elogió la generosidad de Latinoamérica, y señaló que solo España y Latinoamérica premian a escritores que no son de sus países. "En Portugal solo premiamos a escritores portugueses, y algunos de ellos son una buena mierda", dijo en perfecto y claro castellano.

Fumador empedernido, hasta el punto de retrasar la ceremonia media hora para enviciarse en la calle, recordó que ha tenido la suerte de conocer personalmente a todos los escritores del llamado bum latinoamericano del siglo XX, excepto al protagonista del premio, José Donoso, y a su idolatrado Julio Cortázar.

Libremente deslenguado, elogió a Mario Vargas Llosa, "pese a que últimamente sus éxitos son en el Hola es un buen escritor"; elogió a Bioy Casares, "especialmente su físico", a Onetti, al Paradiso de Lezama Lima, pero sobre todos a Juan Rulfo y su Pedro Páramo, "que habré leído unas 50 veces". No tuvo ambages en remover el pedestal a Borges, "tengo una cierta ambigüedad con él", y a Neruda. "Hay escritores buenos que me aburren, y libros malos que me gustan. Es así. Thomas Mann es un gran escritor, pero me aburre soberanamente".

Lobo Antunes ha recibido casi todos los grandes premios literarios de Portugal y Latinoamérica, entre ellos el mexicano Juan Rulfo. Excombatiente en Angola y licenciado en psiquiatría, sus experiencias vitales han marcado la extensa obra de Lobo Antunes, desde Memoria de elefante (1979) a Exhortación a los cocodrilos (1999). Crudo en su escritura y en su vida, últimamente la pérdida de demasiados amigos le está ablandando el corazón. "Me empiezo a reconciliar con mi país".