El Gobierno da luz verde a las nuevas ayudas al cine

El Consejo de Ministros aprueba el cambio de modelo que reclamaban los productores

Los actores Dani Rovira y Clara Lago, en una imagen de la película más taquillera de 2014, 'Ocho apellidos vascos'.
Los actores Dani Rovira y Clara Lago, en una imagen de la película más taquillera de 2014, 'Ocho apellidos vascos'.

Después de cuatro años de arduas y procelosas negociaciones entre los distintos sectores de la industria cinematográfica y los ministerios implicados para cambiar el modelo de negocio del cine por fin ayer hubo fumata blanca. El Consejo de Ministros aprobó un real decreto ley por el que se da carpetazo a las ayudas a la amortización, aquellas que surgen de lo recaudado en la taquilla, y se sustituyen por ayudas anticipadas. Esto supone un cambio radical en el modelo industrial, porque con esta nueva norma, los productores conocerán de antemano, antes del comienzo del rodaje, con cuánto dinero público podrán contar, y no, como hasta ahora, tener que esperar hasta dos o tres años para poder cobrar las ayudas. Años de créditos, avales e intereses. Esta medida ayudará, según el ministro José Ignacio Wert, a dotar de músculo a la industria del cine español industrial. El nuevo modelo, en vigor a partir de 2016, supone dotar de seguridad jurídica a un sector, el de la producción, que lucha por “salir del pozo sin fondo en el que se encuentra”, según Ramón Colom, presidente de los productores.

El real decreto ley, que modifica aspectos de la Ley del Cine de 2007, será aprobado en lectura y votación única en el Congreso de los Diputados en un plazo de un mes. El siguiente paso, de enorme importancia, será la elaboración del reglamento que desarrollará esta norma y en el que se concretará el sistema de acceso a estas ayudas. Será mediante una fórmula de puntuación, lo más objetiva posible, en el que se valorará la financiación del proyecto, el impacto comercial, la distribución y plan de marketing, la trayectoria y solidez de la producción, la nacionalidad del directo,r el lugar de rodaje y las expectativas de generar empleo, entre otras. Aunque todavía no está cerrado este sistema de puntuación, responsables de Cultura aseguran que quedará desterrado cualquier criterio de subjetividad y arbitrariedad.

Junto a estas nuevas ayudas a priori, cuyo objetivo es el cine comercial, se mantienen las subvenciones a proyecto, destinadas a películas de valor cultural. El nuevo modelo deberá convivir con el anterior hasta 2018, fecha en la que se finalizarán los pagos por las ayudas a la amortización de la norma actual.

Además de este cambio de modelo, el Consejo de Ministros aprobó dos créditos extraordinarios por valor de 16 millones de euros que servirán para pagar las amortizaciones que se adeudan a los productores desde 2012. Esta cifra se añade a los 37 millones de euros de este año del Fondo Nacional de la Cinematografía, del que salen las ayudas al cine.

Las medidas de mayor calado

Las ayudas se concederán por anticipado.

El pago se realizará atendiendo un sistema de puntuación automática con criterios objetivos, que se aprobará mediante un reglamento.

La valoración tendrá en cuenta aspectos como el impacto comercial, la financiación o la distribución, entre otros.

La ayuda máxima que podrá recibir un productor nunca podrá superar los 1,5 millones de euros ni el 50% del coste reconocido de la película.

Los productores irán recibiendo la ayuda en distintos tramos desde su aprobación hasta el estreno de la película.

La previsión de reembolso por el productor, atendiendo a un estudio de rentabilidad del filme, está prevista en la nueva norma. Lo reembolsado será un porcentaje e irá al Fondo Nacional de la Cinematografía.

Estabilidad financiera

Toda la cultura que va contigo te espera aquí.
Suscríbete

El secretario de Estado de Cultura, José María Lasalle, en un encuentro con la prensa ayer por la tarde, anunció los presupuestos de este fondo para los próximos cuatro años, que buscan “la estabilidad financiera del sector”. En 2016 habrá 35 millones de euros para las ayudas a la amortización, 30 para las nuevas aprobadas ayer y 10 para los proyectos especiales. En 2017 las cifras serán 30, 30 y 10. En 2018, 20, 30 y 10. En 2019, el primer año en el que solo estará implantado el nuevo modelo, la cifra del fondo llegará a los 45 millones de euros, de los que 10 o 15 se destinarán a proyectos de valor cultural.

Aunque Wert consideró, en la rueda de prensa tras el Consejo de Ministros, que el número de películas producidas en España era “excesivo”, el secretario de Estado aseguró que el nuevo modelo no tenía porqué afectar a este punto. “La bondad del sistema se acreditará con el tiempo”, dijo Lasalle, quien también ironizó sobre el almuerzo en Moncloa del presidente de la Academia de Cine, Antonio Resines y otros productores con Mariano Rajoy y su efecto en la promulgación de esta medida. “Todo ayuda, pero la complejidad de este sistema no se resuelve e un almuerzo de dos o tres horas. Yo estoy aquí para trabajar y no para hacer literatura”.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS