Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Sube el consumo legal de cine ‘online

La recaudación por los filmes en ‘streaming’ se multiplicó por 10 en Europa en cinco años

El mercado español también se fortalece, a la espera de la llegada del gigante Netflix

Una chica ve un tráiler de una película en el televisor de su casa. Ampliar foto
Una chica ve un tráiler de una película en el televisor de su casa.

En 2009 el cine en streaming en Europa recaudó menos que Hazme reír. Ese año, la enésima comedia de Adam Sandler sumó por el mundo 65 millones de euros de taquilla, contra los 59 que juntaron los portales de películas online de los 17 principales países de la UE, los que toma en consideración el último Informe Anual del Observatorio Audiovisual Europeo. Sin embargo, en 2013, apenas cinco años después, el escenario había cambiado radicalmente. Y el cine en streaming en los mismos 17 países recaudó diez veces más: 588 millones, es decir más que superproducciones de ese año como El lobo de Wall Street o Guerra Mundial Z.

Los datos sugieren una consolidación del cine en streaming en Europa, que confirma el estudio del Observatorio Audiovisual Europeo: la recaudación se ha ido casi duplicando de año en año, entre 2009 y 2013, último dato disponible. Y aunque todavía el auge del cine online no sea comparable con la música —donde el mercado digital superó por primera vez a las ventas físicas en 2014—, ni tampoco con los ingresos de las salas, hay otra cifra que resume el paso del tiempo: por primera vez en 2013 el cine visto en la Red en Europa ingresó más que el alquiler de DVD.

Entre tantos números quizás la mejor prueba del crecimiento del mercado europeo sea otra, más tangible: el interés del gigante del streaming, Netflix. El coloso de EE UU pisó primero Reino Unido, fue avanzando hasta Francia y Alemania, entre otros, y ya suma nueve millones de usuarios en el viejo continente —en total, tiene unos 62, en 50 países—. Y eso a la espera de que este otoño llegue también a España e Italia, como confirman distintas fuentes. “Planeamos estar disponibles en todo el mundo para final de 2016”, aclara un portavoz de Netflix.

El gasto en filmes ‘online’ en España subió un 78,5% entre 2012 y 2013

A su llegada a España, la compañía ya no encontrará un mercado raquítico, como cuando en 2009 los consumidores apenas gastaban 800.000 euros en películas online. De hecho, la recaudación de los portales españoles crece incluso por encima de la media europea: entre 2012 y 2013 los ingresos aumentaron en un 78,5%, de 12,4 a 22,2 millones. Y los responsables de algunas de estas páginas aseguran que la subida se reforzó en 2014 y, más aún, a principios de este año, tanto en el alquiler de películas sueltas como en las suscripciones. Nombres como Yomvi, Filmin, Wuaki.tv, Nubeox o Filmotech, por citar solo algunos ejemplos, empiezan a ser opciones reales y cada vez más conocidas.

Juan Carlos Tous, presidente de Filmin (especializado en cine independiente, de autor y series de televisión) habla de hasta un 45% de incremento de suscripciones entre el primer trimestre de 2014 y el de 2015: “A pesar de que cada mes crecíamos un 10% en suscripciones y visionados, la curva de este comienzo de año ha sido impresionante”. Y Josep Monleón, director de contenidos de Wuaki.tv, ofrece cifras prácticamente idénticas: un 45% más de usuarios a lo largo de 2014, hasta los 1,4 millones con los que cuenta ahora dicha página.

Los porqués detrás de los números son muchos, según los entrevistados. Por un lado, las mejoras tecnológicas, desde la conexión con banda ancha prácticamente ausente en 2009 hasta las Smart Tv, las televisiones capaces de conectarse a la Red. De ahí, por ejemplo, procede más de la mitad del tráfico de Wuaki.tv. Por otro lado, está el cierre, a lo largo del último año, de algunas de las páginas piratas de mayor audiencia, como PeliculasPepito.

Varios portales calculan que serán rentables a “corto o medio plazo”

“Hay más clientes con las aplicaciones descargadas y nuestros usuarios han multiplicado el consumo de nuestros productos”, remata Pablo Romero, director de contenidos de Yomvi, el servicio de visionados de Canal +. Y añade un ejemplo concreto: “En marzo de 2014, en su semana de estreno Fast & Furious 6 tuvo 35.000 visionados. Este pasado marzo, Los mercenarios 3 alcanzó 75.000 visionados”. Pasando del cine de acción al de animación, el resultado no cambia: Brave sumó 167.000 descargas en el primer trimestre de 2014; Frozen, en el mismo periodo de 2015, alcanzó las 517.000.

Las buenas noticias para el cine online tienen consecuencias más allá de las sonrisas. Filmin, por ejemplo, va a abrir pronto filial en México. “Además, con la inversión de los franceses Metropolitan [una de las distribuidoras más conocidas del país], en dos años habrá 12 Filmin en Europa, como marca de cine de arte, exquisito”, agrega Tous. Tanto él como Monleón, de Wuaki.tv, dan la bienvenida al nuevo gran rival, aunque subrayan que el arma principal de Netflix son las series (que ahora hasta produce) más que el cine. “Espero con ansia que llegue, porque hará el mercado más grande. La gente compra televisiones con Internet, está entendiendo que salimos del ordenador para ir a la otra pantalla”, defiende Tous. El optimismo del presidente de Filmin, creado por las distribuidoras de cine independiente, llega a prever que por fin la empresa reportará beneficios, tras años en números rojos.

La rentabilidad es precisamente una de las asignaturas pendientes del mercado. Monleón augura que el sector acabe consiguiendo cierta sostenibilidad “a corto-medio plazo”. “De momento estamos invirtiendo más en crecer que en ser rentables”, añade. Al fin y al cabo, de los ingresos de estos portales depende también la mejora de sus catálogos. Una de las críticas más frecuentes al cine online, así como la tercera justificación por la que los internautas españoles piratean más, según el último Observatorio de Piratería y Hábitos de Consumo, es que ciertos filmes “no están disponibles”.

“Me gustaría tener 30.000 películas, pero todo tiene un coste: adquisición, digitalización, almacenamiento”, remata Monleón, que considera la oferta de 8.000 filmes de Wuaki.tv como más que apropiada. También le gustaría al director de contenidos estrenar los taquillazos 60 días después de las salas. De momento, se tienen que conformar con un retraso de cuatro meses. Pero en este mercado todo cambia. Y muy rápido.

Un gigante a la caza de más usuarios

El otoño pasado los datos de audiencias de televisión desvelaron un descenso de espectadores que dejó a los ejecutivos de EE UU mirando en la misma dirección: Netflix, el servicio de streamingque ha revolucionado la manera de ver series y películas en el país, forzando a las grandes marcas a crear sus propios servicios en la Red.

El consumo de televisión tradicional ha descendido en 13 minutos al día en 2014, mientras que los usuarios de Netflix han sumado un tiempo similar, 12 minutos, en sus páginas. La pérdida de espectadores coincide con un nuevo descenso en la publicidad en televisión, un nuevo frente para las grandes cadenas.

Netflix, fundado en 1997, irrumpió en el mercado de EE UU como un servicio online diez años después. Ofrece a sus suscriptores ver el contenido online o recibir DVD en su domicilio. Ya cuenta con 62 millones de usuarios, de los cuales 40 en EE UU, donde está en casi el 40% de los hogares con televisor. Su bajo precio y su efectividad forzaron a Google y Amazon a ofrecer servicios similares. Después lo harían cadenas como HBO, iniciando una pugna por títulos y productoras que ya ha creado las primeras obras exclusivas para Internet. Jeff Bezos, dueño de Amazon, prometió proyectar en Internet películas que lleven un mes en las salas, mientras que cadenas tradicionales lanzan sus productos online un día después que en televisión, cuando no sucede al mismo tiempo.

Más información