Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Goytisolo aboga por “dejar en paz” a Cervantes y sus huesos

El escritor asegura que dedicará el discurso de su Premio Cervantes a las excavaciones

Juan Goytisolo, en el Instituto Cervantes de Tánger, el pasado lunes.
Juan Goytisolo, en el Instituto Cervantes de Tánger, el pasado lunes.

Cuando el 23 de abril, Juan Goytisolo (Barcelona, 1931) recoja el Premio Cervantes 2014, con el que fue galardonado el pasado 24 de noviembre, dedicará su discurso a las polémicas excavaciones y la investigación que se están realizando en Madrid para localizar los restos del autor del Quijote. Así lo anunció el escritor el pasado lunes en Tánger, durante una conferencia-coloquio organizada por el Instituto Cervantes de esta ciudad marroquí.

En respuesta a la pregunta de uno de los asistentes sobre su opinión acerca de los posibles huesos de Cervantes, el autor de Reivindicación del conde don Julián manifestó: “Sobre eso irá mi discurso en la entrega del premio... Deberían dejarlo en paz [en referencia a Cervantes]. Esto sólo sirve para enriquecer la burocracia oficial”. Y añadió a continuación que, sobre este asunto, convendría recordar el poema de Luís Cernuda, en el que se refiere a “los vientres sentados”, unos versos muy combativos desde el punto de vista político del poeta sevillano.

Goytisolo reconoció sentirse “encantado” de haber recibido un premio que lleva el nombre de su autor más admirado. “He leído cuatro veces el Quijote y cada vez que lo releo descubro cosas nuevas en él”. “Todavía no puedo explicarme cómo Cervantes, viviendo como vivía, en la miseria más absoluta, pudo escribir la primera parte de esta obra inmortal”, concluyó.

El autor sostiene que hubo una "resistencia heroica" a darle el Premio Cervantes

Residente en Marraquech, Goytisolo, quien acudió a Tánger para recibir el homenaje del Instituto Cervantes y de esta ciudad con motivo de su reciente galardón, estuvo distendido y ocurrente en todo momento, aunque sin renunciar, como resulta habitual en él, a ese “ánimo combativo” que le caracteriza.

Al recordar sus primeros pasos en la ciudad del Estrecho, allá por los años setenta, Goytisolo explicó cómo le había seducido enseguida descubrir en la calle “lo mucho que la cultura cristiana y musulmana tenían en común”. Y habló de refranes y dichos y de cómo se mezclaban ambas culturas y lenguas indistintamente.

El recuerdo le dio pie para criticar a la cultura oficial española. Aseguró que la “ortodoxia de esta” había estado negando durante muchos años las profundas raíces e influencias que la misma tenía de la cultura musulmana y judía. “Ha habido una resistencia heroica a darme el Premio Cervantes durante tiempo por este motivo”, manifestó el autor de Señas de identidad.

Su defensa y difusión de esas raíces culturales, tanto judías como musulmanas, contrastaban con las críticas de los sectores oficiales y católicos, según apuntó el propio autor.

Más información