Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Hacienda somos todos... y sobre todo el cine español

El Estado se llevó 26 de los 123 millones recaudados en 2014 gracias al 21% de IVA

Alberto Rodríguez (centro) y Javier Gutiérrez (izquierda), en un momento del rodaje de 'La isla mínima'. Ampliar foto
Alberto Rodríguez (centro) y Javier Gutiérrez (izquierda), en un momento del rodaje de 'La isla mínima'.

Desde el 1 de septiembre de 2012, fecha en que entró en vigor el popularmente conocido como ivazo cultural, la industria cinematográfica pide en concentraciones, premios y declaraciones una rebaja en ese impuesto del 21% con el que el Ministerio de Hacienda grava las entradas de espectáculos. Cristóbal Montoro, el máximo responsable de la labor recaudatoria del Gobierno, no ha dado ni un paso atrás. Y tampoco será esta noche antes, durante ni después de la 29ª edición de los Premios Goya. Es probable que alguno de los galardonados le recuerde al ministro de Educación, Cultura y Deporte, José Ignacio Wert, presente en la gala, el dolor que les reporta lo que para ellos es una injusticia.

Bien vistas las cifras, el cine español es un regalazo para el Estado. Un ejemplo: El Niño, de Daniel Monzón, 16 candidaturas a los Goya. Costó siete millones de euros, y antes de su explotación comercial ya había aportado entre IVA, Seguridad Social e IRPF, 1,7 millones de euros a las arcas públicas. Además, desde FAPAE, la Federación que agrupa a las principales productoras, aseguran que este thriller realizó 1.624 altas de trabajadores, algunas de tres meses y otras de días. En subvenciones previas había obtenido 1,2 millones, y faltarán por contabilizar las ayudas a amortización que reciba dentro de dos años. En cuanto a la taquilla, de los 16 millones de euros recaudados, Hacienda se llevó 3,36 millones.

Enrique González Macho, presidente de la Academia de Cine, dice que su obsesión es que este sector sea considerado asunto de Estado, y asegura que los cacareados brotes verdes no aparecen en la industria cinematográfica. “Nosotros no hemos notado nada. Si el ministro de Cultura no ha conseguido ya la rebaja del IVA es que no se entiende muy bien con su homólogo de Hacienda”, cuenta a 24 horas de la ceremonia.

‘Ocho apellidos vascos’ es un éxito hasta en el IVA: 11,6 millones de euros

En 2014 solo la taquilla de las películas españolas supuso 123 millones de euros. Calculadora en mano, 26 millones para Hacienda. De esa cantidad (que sirve para que la cuota de mercado español fuera de un estratosférico 25,5%, porcentaje que no se conocía desde hacía 37 años), 56 millones han sido obtenidos por Ocho apellidos vascos, lo que para Hacienda significa 11,76 millones. Es probable que, por mor del reparto que se hace del precio de una entrada, el Ministerio gane casi tanto como las empresas productoras del filme, Telecinco Cinema, La Zona Films y Kowalski Films.

El otro gran favorito de la noche es el thriller La isla mínima, de Alberto Rodríguez. De los 6.300.000 euros que lleva recaudados, el Estado ya se ha embolsado 1.323.000 euros, mas unos 300.000 euros que, según su productor, José Antonio Félez, han ido a parar a los dineros públicos por la contratación de empresas de servicio. Y de momento, La isla mínima no ha recibido un céntimo de ayuda pública (tienen que pasar dos años para que el productor acceda a las ayudas a amortización).

Para Félez está claro que la subida del IVA va directamente en contra de la asistencia del espectador al cine. “Cualquier medida que se tome y haga aumentar el precio de las entradas es tremendamente negativa. Cuantificarlo es problemático, pero lo que está claro es que si el IVA se redujera, por ejemplo, al 10%, ayudaría mucho a la exhibición”. Más allá de las evidentes repercusiones económicas, pérdida de empleos, menos Seguridad Social y menos impuestos para el Estado, lo que resalta Félez es el efecto negativo que tiene ese mensaje de un IVA tan elevado. “La cultura debería de gozar de las mejores condiciones para que todos los ciudadanos la disfruten”.

Esther García, de la productora El Deseo, compite esta noche a mejor dirección de producción por Relatos salvajes, del argentino Damián Szifrón, máximo favorito en la categoría de Goya al mejor filme iberoamericano. García no entiende la cerrazón del Gobierno del PP para no bajar el IVA cuando el clamor en el mercado es absoluto. “El cine no es un artículo de lujo y por ello no puede tener un IVA de lujo. Hasta el sector de las flores tiene un impuesto más reducido”, lamenta. Hay que recordar, en este punto, que frente al 21% de impuesto al cine, la industria del porno está gravada con el 4%. “Nadie en la industria entiende estas medidas y el Gobierno tampoco ha explicado sus razones. Lo que nos hace pensar que es todo una revancha”, señala Esther García, para quien la repercusión de la subida del IVA ha sido “terrible”, no solo a la hora de elaborar los presupuestos de un filme sino también en el precio de las entradas, que han tenido que asumir entre productores, distribuidores y exhibidores.

El de España es el IVA cultural más alto de Europa: Noruega, 0%; Suiza, 2,5%; Bélgica, 6%; Holanda, 6%; Grecia, 6,5%; Alemania, 7%; Francia, 5%; Finlandia, 10%; Irlanda, 9%; Italia, 10%, y Portugal, 13%.

Otras de las candidatas de esta noche, Bárbara Lennie (en su caso, doble finalista), que compite a mejor actriz por Magical girl y mejos intérprete secundaria por El Niño, también habla indignada del mantenimiento de ese 21%. “Vivo las consecuencias del IVA del 21% tanto en el teatro [foma parte de la compañía teatral Kamikaze] como en el cine. Estamos en unos de los momentos más complicados y desestructurados de la cultura española. Han sido tiempos muy duros y hay que encontrar formas de salir adelante. David Trueba me dijo el otro día que es curioso que haya sido el mejor año del cine en España justo cuando no ha habido política cinematográfica. El ministro de Cultura no ha hecho nada, así que Trueba apostaba por desmontar el organismo y hacer autogestión del propio gremio”. La actriz apunta que el éxito del cine esconde el desastre de ese 21% en las artes escénicas. “El Estado no ha recaudado más con este porcentaje en el teatro. Es una política de tierra yerma”.

Antonio de la Torre compite por el premio a mejor secundario por La isla mínima, su octava candidatura desde 2007. “Por supuesto que el Gobierno del PP no bajará el IVA. Ahora, dentro de año y medio cambiará todo el panorama político. Yo sí pienso que esta noche habrá reivindicaciones. ¿Te imaginas que llegara Wert a la gala y anunciara el descenso del impuesto? Pensaríamos que es otro sketch de Dani Rovira”.

Una gala muy musical

G. BELINCHÓN

A las diez de la noche, y por La 1 de TVE. A esa hora arrancará la 29ª edición de los Premios Goya, una gala que dirige Juan Luis Iborra y cuenta con la producción ejecutiva de Emiliano Otegui. Y que vuelve al sábado, tras nueve años celebrándose en domingo. TVE dijo que era mejor ese día de la semana y ahora recula para apostar por el sábado. Este año la ceremonia tendrá como base un número musical que rinde homenaje, según Iborra, a la historia del cine español y a sus profesionales. En ese número se han fusionado más de 100 películas a través de sus bandas sonoras respectivas, en una tonada que ha grabado la Orquesta de RTVE. Entre quienes intervienen estarán Ana Belén, Eduardo Noriega, Hugo Silva, Lolita, Fran Perea... Miguel Poveda cantará un tema pacifista titulado Guerra a la guerra.

La ceremonia apuesta por el humor de su presentador, Dani Rovira, veterano de los monólogos, muy conocido en el circuito de los teatros de stand up comedy, y que el gran público ha descubierto con Ocho apellidos vascos. El cómico malagueño es candidato a mejor actor revelación y su momento de nervios le llegará aproximadamente a las 23.30, horario de entrega de su galardón. La ceremonia arranca con la entrega del galardón a la película europea; a las 22.50 será el turno del discurso de Enrique González Macho, presidente de la Academia de las Artes y las Ciencias Cinematográficas de España, y en el último tramo final llegarán del tirón los reconocimientos a mejor actor, actriz, dirección y película.

Entre los entregadores de los 29 galardones, Pedro Almódovar, que le dará el premio de Honor a Antonio Banderas a las 23.15, y Penélope Cruz. Los responsables de la ceremonia han recuperado los vídeos que anunciaban el cine español que viene, con la idea de que la gala sirva más como promoción del producto que como panoplia de reivindicaciones. El final está previsto a las 00.45 de la madrugada del domingo, siempre que los premiados sean breves en sus discursos.

Más información