Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Hablan los sonidos, suenan las palabras

El barítono Christian Gerhaher y el pianista Gerold Huber interpretan a Mahler, la pureza artística del universo del 'lied'

El barítono alemán Christian Gerhaher. Ampliar foto
El barítono alemán Christian Gerhaher.

No había lugar para el sentimentalismo, ni siquiera para el evocado por la llegada del invierno y la referencia a Schubert, con su desgarrado viaje interior. Con Christian Gerhaher y Gerold Huber lo que se impone en primer lugar es la pureza artística del universo del lied. Interpretan a Schubert, a Schumann, o ahora a Mahler. Barítono y pianista estudiaron en su juventud con el gran maestro Dietrich Fischer-Dieskau, algo que se percibe en la fabulosa compenetración entre ambos, en la componente reflexiva que acompaña a cada una de sus interpretaciones, y en esa sobriedad espiritual y profunda que llena todas sus actuaciones. Estamos en el corazón secreto del lied, esa manifestación suprema de fusión entre poesía, canto y piano que cuando se hace de esta manera es sencillamente irresistible. No es de extrañar que en los últimos premios líricos Campoamor se haya concedido a Gerhaher la máxima distinción como intérprete de recital y lied en España.

XXI Ciclo de 'lied'

Christian Gerhaher, barítono, con Gerold Huber al piano. Obras de Mahler: Lieder eines fahrenden, Gesellen, Des Knaben Wunderhorn, Kindertotenlieder. CNDM, Teatro de La Zarzuela, 21 de diciembre.

“No es precisamente tarea fácil dar a cada uno de los lieder de Gustav Mahler el acento propio correspondiente. Pierde aquí su vigencia lo que en compositores anteriores era un requisito natural: el hecho de leer entre notas. En el caso de Mahler eso llevaría inevitablemente al manierismo. Solo observando exactamente sus instrucciones puede ponerse de manifiesto plenamente el arte de Mahler”, escribe Fischer-Dieskau en Hablan los sonidos, suenan las palabras, un tratado fundamental sobre la historia e interpretación del canto. Gerhaher y Huber siguen con rigurosa exactitud estas observaciones. Ni una concesión, ni un adorno, ni un acento fuera de lo establecido.

Con una seriedad a prueba de bombas, Gerhaher y Huber van desgranando frase a frase los contenidos linguisticos, y la expresión musical y poética de Mahler, transmitiendo de inmediato una sensación equilibrada entre el conocimiento y el amor. No fue un recital fácil, ni en el fondo ni en la forma, pero sí fue una de esas actuaciones que arrebatan por su hondura y plenitud. Un regalo inconmensurable en vísperas de estas fiestas navideñas.

Lleno hasta la bandera en el teatro de La Zarzuela, lo que refleja la consolidación del mundo del lied en Madrid, gracias entre otras causas a ciclos como éste, con 21 años de continuidad a sus espaldas. En estos tiempos de cultura del espectáculo, es sumamente graficante comprobar el  grado de adhesión incondicional que provocan manifestaciones culturales de este tipo. En el fondo se trata de cultura con mayúsculas, cultura en la más pura esencia, cultura de verdad.