Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
OBITUARIO

Luis Sánchez Granjel, historiador de la medicina española

Era figura de referencia en su campo, que abordaba con amplitd de perspectivas y enriqueció con sus profundos conocimientos literarios

El historiador de la Medicina española Luis Sánchez Granjel falleció el pasado sábado, a los 94 años Salamanca. Durante 36, hasta 1986 en que se jubiló, ocupó la cátedra de Historia de la Medicina en la Universidad de Salamanca, y fue profesor de Historia de la Psicología en la Universidad Pontificia. Junto a Pedro Laín Entralgo, que dirigió su tesis doctoral, se le considera el gran historiador de su especialidad, a la que aportó una obra clave y de referencia obligada, Historia general de la medicina española, así como Estudios de la medicina española. Su último trabajo ha sido sobre Historia de la vejez. Era miembro numerario de la Real Academia Nacional de Medicina.

Además de fundador y director de Instituto de Historia de la Medicina Española, el profesor Sánchez Granjel también fundó y dirigió la revista Cuadernos de Historia de la Medicina Española, y de una serie de monografías sobre esa materia con treinta y tres volúmenes. En 1985 publicó Historia política de la medicina española y dos años antes Historia de la medicina vasca.

Sánchez Granjel había nacido en 1920 en Segura (Guipúzcoa), donde su padre ejercía de médico, aunque poco después la familia regresó a la tierra de origen, Salamanca, en cuya universidad cursó los estudios de Medicina, para especializarse en Psiquiatría, hasta que comenzó a explicar Historia y, en 1955, ganó la cátedra, segunda en España tras la de Madrid.

Autor prolífico y de mirada amplia, Sánchez Granjel también dedicó especial atención al campo de la literatura, como empedernido lector que era, tanto para estudiar la figura de diferentes autores como para escenificar los aspectos médicos de esos autores y obras. Fue el caso, por ejemplo de El cuidado del cuerpo en la sociedad renacentista española, así como La figura del médico en el escenario de la literatura picaresca española. También escribió sobre Lectura médica del Quijote y Los médicos ante el Quijote. Aunque le atrajo especialmente la generación del 98, con dedicación notable en torno a Pío Baroja y Miguel de Unamuno, sobre los que dejó, entre otras, obras como Retrato de Pío Baroja, El último Baroja, Baroja y otras figuras del 98, así como Retrato de Unamuno y una de sus últimos trabajos, Patobiografía de Unamuno. Pero también estableció Retrato de Azorín, además de El personal médico en la obra azoriniana. El conjunto de la generación lo reflejó en el libro Panorama de la generación del 98, y entre varios trabajos sobre médicos, sobresalió Marañón. Su vida y su obra.

En 1989 recibió el Premio Castilla y León de Humanidades. La Universidad (1984) y la ciudad de Salamanca (2001) le concedieron sus medallas de oro, la Universidad Pontificia salmantina le nombró doctor honoris causa en 1989. Al jubilarse como catedrático se editó en su honor el libro Historia y medicina en España (1991), con textos encabezados por su maestro Pedro Laín Entralgo, quien le había recomendado que, un vez que él se jubiló, ocupará la cátedra de Madrid, a la que Sánchez Granjel renunció por sentirse, como dijo, muy plácidamente en Salamanca.