Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

“Somos españoles en el amor a su orden y a su despelote”

“Nuestras referencias humorísticas en España son Mingote, La Trinca, El Roto, Martes y Trece, El Tricicle, Máximo… y el que más nos hace reír es Joan Manuel Serrat”.

“Fuimos aprendiendo a expresarnos en el español de las dos orillas”

Les Luthiers, fotografiados en Madrid en 2009. El primero por la derecha es Daniel Rabinovich.
Les Luthiers, fotografiados en Madrid en 2009. El primero por la derecha es Daniel Rabinovich.

El singular grupo argentino Les Luthiers regresará a España en 2015 con su espectáculo ¡Chist!, ya estrenado en Argentina, según ha declarado a EL PAÍS Daniel Rabinovich, uno de sus integrantes. Estos días (del 2 al 19 de octubre), el conjunto humorístico-musical de los instrumentos informales y formales y de los continuos juegos de palabras estará de gira por el sur de España. Actuará en Murcia, Roquetas de Mar (Almería), Málaga, Granada y Jerez (Cádiz).

Daniel Rabinovich, que un día lejanísimo fue notario y después evolucionó como cantante folclórico, percusionista y guitarrista, responde por correo electrónico y en nombre del grupo a unas cuantas preguntas formuladas por EL PAÍS. El lector ha de saber que en su contestación se mezclan respuestas verdaderas con otras solamente verosímiles. Pero no le resultará difícil discernir entre ellas.

Pregunta. ¿Hay algo en la vida mejor que ser miembro de Les Luthiers?

Respuesta. Pocas cosas. Casi ninguna. Pero un domingo en el que gane el Real Madrid, pierda el Barça, golee Independiente y pierda Racing se asemeja mucho.

P. ¿Saben que el nuevo Diccionario de la Real Academia incorporará la palabra "lutier" (sin hache)?

R. Siguen la lógica garcíamarquesiana de eliminar lo que sobra del idioma. Encima deberemos cambiar nuestro nombre, la papelería, los afiches… un plomazo.

[La voz “lutier” procede del provenzal “luth”, “cuerda”. En la jerga musical, y desde muy antiguo, un “luthier” es un constructor de instrumentos de cuerda].

P. Usted fue escribano (notario) antes que profesional del espectáculo. ¿De qué le gustaría levantar acta mañana mismo?

R. De la mera existencia de la primavera meridional. Con ello me basta y sobra. Le aclaro que fui músico y artista desde pequeño, la notaría fue un error atribuible al atolondramiento de la tardía adolescencia o precoz juventud.

P. Próximos a cumplir 50 años sobre los escenarios, ¿se han planteado algún límite temporal para la actual actividad del grupo, tan frenética?

R. No con plazos, fechas, programas y actividades formales. Sí necesitamos que nuestras piernas nos sostengan, de manera que un tiempo habrá y me temo que cercano. En cuanto a lo de “tan frenética”, corre por su cuenta, señor periodista.

P. ¿Qué ilusiones les quedan por cumplir?

R. En lo artístico, me gustaría una gira internacional con una orquesta sinfónica dirigida por Daniel Barenboim y con nosotros de solistas. En lo personal, volver a ser primera de billar a tres bandas, filmar una película de protagonista junto con Marcos Mundstock y bajar diez kilos de peso o crecer diez centímetros.

P. Ustedes son conocidísimos en todo el ámbito hispano. Pero muchos de sus números se basan estrictamente en la música y en el humor, sin necesidad de textos ni de traducciones. Y además ya se presentaron en Nueva York con un espectáculo en inglés. ¿No desearían probar, de nuevo, fuera de ese marco del idioma español?

R. Estaría buenísimo hacerlo en Italia, Francia, Inglaterra y quizá en algunos otros países. Podríamos utilizar la técnica de los subtitulados, para no tener que hacer el enorme esfuerzo de actuar en tantos idiomas. Necesitaríamos, en ese hipotético caso, algún especialista en idioma español, humor y vida y obra de Les Luthiers, que pudiese traducir al inglés, francés e italiano nuestros espectáculos.

P. En sus giras por España y América suelen hacer ligeras adaptaciones al español de cada lugar. ¿Son cada vez más modificaciones? ¿Son cada vez menos?

R. Son cada vez menos. A medida que fueron transcurriendo los viajes, fuimos aprendiendo a expresarnos en el español de las dos orillas, que pueda entender un gaditano y un porteño. ¿Me entendés, che?

P. ¿Qué país es el más difícil en ese sentido?

R. Si utilizamos localismos de cualquier país hispanohablante, no lo entienden en ningún otro: “Esa vaina no es nada chévere”. “Con el lorca que hace no se puede laburar”. “Esa mina está del tomate”. “Son imponentes tus championes, bo”. “Tú sí que eres nice, broder”. “Te veo hasta el verano, buey”. “Me dio un aventón padrísimo”. Son algunos de los ejemplos que demuestran cómo el español nos junta y nos separa, por suerte siempre con un abrazote.

P. ¿Qué cosa es el “pancután”, que mencionan en el Bolero de Mastropiero?

(…”Pasión que nos consume el loco amor // Ardor de tus labios en mi boca //, ardor que sólo calma el pancután, pancután…”.)

R. Una crema hidratante, calmante de la irritación de la piel, y de las quemaduras.

P. Como decía el escritor mexicano Germán Dehesa, ¿los países de Hispanoamérica son pueblos separados por una misma lengua?

R. Los separan unas cuantas cosas más, como a los países de Europa, ¿viste?

P. En España solemos ver sus espectáculos con dos o tres años de diferencia respecto a su estreno en Argentina. Ya han presentado allá otros dos programas (¡Chist! y Viejos Hazmerreíres), pero aquí vienen de nuevo con Lutherapia. Seguro que eso crea cierta ansiedad entre sus seguidores, cuyo tiempo no alcanza nunca al del grupo. ¿No es posible arreglar esto?

R. Se podría arreglar quedándonos a vivir en España, cosa muy grata y rendidora, pero nuestras esposas, hijos y nietos se oponen a ello. De manera que seguiremos un tiempo más así, con tres espectáculos en la cabeza.

P. ¿Cómo eligen en cada ocasión qué espectáculo presentarán?

R. De acuerdo con lo que hemos hecho en cada uno de esos países, cuál fue el último espectáculo que viajó a ese lugar, cuál estamos haciendo las semanas anteriores y posteriores… y nuestras ganas. Quizá el último sea el elemento que más influye.

P. ¿Cuándo regresarán a España con alguno de esos nuevos espectáculos que ya conocen los argentinos?

R. El año que viene, con ¡Chist!

P.  A sus actuaciones han asistido jefes de Estado o de Gobierno como López Portillo, Belisario Betancur, Ernesto Samper, Felipe González o los actuales Reyes de España. Y también celebridades como Gabriel García Márquez, Paco de Lucía, Daniel Barenboim… ¿Quién es de todos ellos el más experto seguidor de Les Luthiers?

R. Probablemente lo sean los Reyes de España, que nos siguen desde jovencitos. Pero sin duda alguna el más antipático de todos ellos y quizá una de las personas más toscas, incultas y faltas de gracia que conozcamos es Daniel Samper. No ha sido ni celebridad ni presidente, solamente es hermano de uno... Pero nos conoce profundamente. Su erudición sobre nosotros es total. Sabe más de nosotros que nosotros. Y su mujer cocina como los dioses. Y nos invita.

[Aviso del arriba firmante para lectores desavisados: Les Luthiers adoran a Daniel Samper, periodista y escritor colombiano; hermano del expresidente Ernesto Samper y esposo de Pilar Tafur, periodista y musicóloga].

P. ¿Recuerda alguna anécdota con alguno de ellos?

R. Recuerdo una vez que Samper me pidió mil pesetas prestadas y nunca más me las devolvió. No es muy divertida para mí. Las que recuerdo con su mujer no las puedo contar aquí.

P. Muchos españoles quizá no saben de su estrechísima amistad con humoristas como Miguel Gila y José Luis Coll. Lamentablemente, ambos han desaparecido. ¿Quiénes son ahora sus referencias humorísticas en España?

R. Antonio Mingote, La Trinca, El Roto, Martes y Trece, El Tricicle, Máximo y, sobre todos ellos, el que más nos hace reír es Joan Manuel Serrat. Es el más gracioso.

P. ¿Hay alguien a quien les gustaría conocer?

R. En el sentido bíblico, a la mujer de Joan Manuel Serrat.

P. En Youtube se puede encontrar casi todo de Les Luthiers, a menudo con versiones pirata. ¿Eso les perjudica o les favorece?

R. No soy un especialista, pero supongo que incentiva en la gente, sobre todo en los jóvenes, el deseo de comprobar en vivo lo que ven en pantalla. El fenómeno de difusión es enorme.

P. Usted es muy aficionado al fútbol. ¿Los disgustos de Independiente de Avellaneda se compensan con los triunfos del Real Madrid?

R. Por suerte, algunos fines de semana sí. El año pasado, que la pasamos tan mal los Rojos, Los Merengues nos dieron la Orejona.

P. ¿Los desastres del Real Madrid se compensan con los triunfos de Independiente de Avellaneda?

R. Lea la respuesta anterior dando vuelta la página…

P. Marcos Mundstock y usted suelen ver los partidos juntos. ¿Al cabo del tiempo siguen compartiendo actividades y aficiones algunos miembros del grupo, al margen de los ensayos?

R. Menos el fútbol, que comparto con Marcos sin los otros compañeros, las comidas, los cumpleaños, las discusiones y los viajes, nos mantienen juntos y divertidos. La verdad es que nos llevamos muy bien.

P. Ya son todos españoles desde 2012 (excepto Maronna, con pasaporte italiano), por decisión del Gobierno español. ¿Votarán en las próximas elecciones?

R. En lo personal, sí lo haré, no sé qué decisión tomarán mis compañeros. Pero es un momento delicioso el de votar y decidir, sobre todo para quienes hemos tenido vetado el voto durante muchos años.

P. ¿Les ha cambiado algo en el carácter después de recibir la nacionalidad española, o no son tan, tan, tan españoles?

R. Lo somos en el amor a la tierra y su gente, a sus costumbres, virtudes y defectos, a su orden y a su despelote. Nos parecemos tanto… De cualquier manera, lo que más cambia el carácter es el matrimonio, no la nacionalidad. Para comprobar esto último, estoy saliendo con Uma Thurman. No nos va nada mal.

Más información