Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Pantalla grande... pero precio pequeño

El tirón de la Fiesta del Cine reabre el debate sobre el importe de las entradas, mientras dos millones de personas se apuntan para ver filmes en 3.000 salas por 2,90 euros

Cola, ayer, para entrar en los madrileños cines Princesa,
Cola, ayer, para entrar en los madrileños cines Princesa,

 

A los españoles sí les gusta el cine en pantalla grande. Lo que no parece gustarles es su precio habitual (que oscila entre 5,50 y 12 euros según locales, títulos y formatos). Dicho de otro modo: el público sí está dispuesto a frecuentar las salas oscuras a condición de que ese precio se reduzca. Es la conclusión que cabe extraer de las insólitas cifras de asistencia popular durante la quinta edición de la Fiesta del Cine (lunes, ayer y hoy), cuyos organizadores han recibido  casi dos millones de solicitudes y se han vendido 1.513.958 entradas. La fórmula es sencilla: un precio único de 2,90 euros para ver cuantas películas se desee. Esta inesperada avalancha popular a las salas (3.000 por toda España) han reabierto el debate en torno a lo excesivo o no de los precios del billete de cine en España. Las películas favoritas elegidas por los espectadores han sido:Capitán Phillips, Gravity, Turbo, El Mayordomo, Una cuestión de tiempo y Las Brujas de Zugarramurd.

Claves de la fiesta

2,90 euros es el precio de las entradas de cine durante tres días.

Dos millones de espectadores se han apuntado a la quinta edición de la iniciativa.

Han sido 3.000 las salas que se han acogido a esta iniciativa.

Solo el lunes, la asistencia fue de 346.000 espectadores, un 550% superior al lunes anterior.

En la edición del año pasado, hubo 763.156 asistentes con una recaudación de 2.857.879 euros.

Desde que se abrió el plazo de inscripción para conseguir la acreditación en www.fiestadelcine.com a principios del mes de septiembre, 1.800.000 personas se registraron en la web para poder participar en la quinta edición de la Fiesta del Cine. Durante estos tres días, las 10 películas más vistas por los espectadores de la Fiesta del Cine han sido Capitan Phillips, Gravity, Turbo, El mayordomo, Una cuestión de tiempo, Las brujas de Zugarramurdi, Prisioneros, Zipi y Zape y el club de la canica, Runner Runner y El quinto poder.

La euforia era evidente en las largas colas que se registraron durante tres días ante las salas de cine de toda España. Merecía la pena el esfuerzo y la espera. Todas las previsiones en esta Fiesta del Cine se quedaron cortas. La página web (www.fiestadelcine.com) donde se solicitaban las acreditaciones para poder acceder a estos precios populares sufría colapsos intermitentes. La imagen se repitió en todas las capítales de provincia. Solo el lunes, primera jornada de esta iniciativa y día del espectador en bastantes salas de cine, se vendieron 347.000 entradas, lo que supone un 550% más de afluencia con respecto al lunes anterior, según datos de Rentrak, la empresa que audita la taquilla. Ayer, esa cifra se incrementó hasta 494.351. El martes pasado se vendieron 49.976 entradas de cine y ayer 672.607.

González Macho: “Con el 21% de IVA es inviable cualquier bajada”

Esas interminables colas no han hecho sino avivar el debate que está en la calle desde hace muchos meses en una industria a la deriva y al borde del abismo. ¿Por qué el espectador ha dado la espalda a las salas de cine? ¿Qué papel ha jugado la piratería desenfrenada en nuestro país? ¿El precio de las entradas es una de las causas de ese abandono? Según datos del Ministerio de Cultura, el descenso en el número de espectadores de 2007 (116,9 millones) a 2012 (94,29) es del 19%. Y sigue cuesta abajo. Solo en el primer semestre de 2013 la bajada con respecto al mismo periodo del año anterior ha sido de un 18,6%.

Este evento no está pensado como un negocio”, dice Portela, de la FAPAE

Por la acogida que ha tenido la quinta edición de la Fiesta del Cine, organizada por las asociaciones de productores, exhibidores y distribuidores y el apoyo del ICAA (Instituto de la Cinematografía y las Artes Audiovisuales), en la que han participado un total de 324 cines que engloban a unas 3.000 pantallas —en 2012 fueron 2.700 las pantallas apuntadas a este evento—, parece claro que la rebaja en las entradas tiene algo o mucho que ver en ello. Las asociaciones implicadas han lanzado un suspiro de alivio. Se ha demostrado, aseguran, que a la gente le sigue gustando ver películas en el cine, que si se ofrecen buenos precios, productos decentes y una buena campaña de publicidad —en esta edición las redes sociales han jugado un papel primordial— las cosas pueden cambiar. Tranquilidad, calma. Esta parece ser también la consigna el día después. ¿Qué pasará a partir de ahora? ¿No será todo flor de un día?

Quien lo tiene claro es Enrique González Macho, presidente de la Academia de Cine y propietario de las salas Renoir-Princesa. “Lo que estamos viviendo es un hecho excepcional que no se puede trasladar al día a día porque no es rentable. Lo más importante de todo es la demostración de que la gente quiere ver cine en el cine y todo ello nos tiene que llevar a una reflexión profunda sobre la parte comercial de esta industria. Está claro que el nivel de asistencia masiva del lunes no se puede mantener, pero sí debemos de encontrar un equilibrio entre asistencia y precios para alcanzar una rentabilidad”, asegura González Macho, que se muestra partidario de reducir el precio general del cine adecuándolo a los momentos críticos que vivimos, pero que “en el estado actual de cosas, con el 21% de IVA vigente, es inviable cualquier bajada”.

Un IVA —el más alto de Europa— que está llevando a la industria al borde del precipicio. Los exhibidores, aun reconociendo que la percepción entre la gente de la calle es que el cine es caro, a pesar de las promociones y ofertas de casi todas las cadenas, resaltan que del precio de la entrada hay que descontar casi un 25% entre el IVA y el resto de las tasas. Del restante 75%, cerca de un 50% va a parar a los distribuidores —“un porcentaje cinco puntos por encima de la media europea” asegura Juan Ramón Gómez Fabra, presidente de FECE (Federación de Cines de España)—. La cautela de los exhibidores ante la posibilidad de reducir el precio en los cines es máxima, a sabiendas de que ello es contrario a las leyes de la competencia y de que las políticas comerciales son exclusivas de cada cadena. “Nuestra satisfacción es total porque es una manera de recuperar el hábito de la gente por acudir al cine, además de haber demostrado el mérito de que todos los sectores estemos unidos para afrontar estos momentos tan delicados. Todo lo que se ha vivido en la calle nos tiene que obligar a una profunda reflexión para actuar de manera conjunta”. Opinión compartida por Estela Artacho, la presidenta de Fedicine, que reúne a las principales distribuidoras —las majors de Hollywood— que exige también esa misma reflexión al Gobierno. “Si rebajan el IVA, tendremos una mejor taquilla”.

Xosé Portela, presidente de los productores, prefiere lanzar una pregunta. “¿Si fuera más barata la entrada, cuánto subiría la afluencia de público?”. “No se sabe, habría que hacer más pruebas. La Fiesta del Cine está pensada más como promoción que como negocio. Si se repitiera todas las semanas, no sería lo mismo. Ha servido para ver que la gente quiere ir al cine, pero tenemos que buscar un equilibrio, reflexionar y poner todo en duda. Los productores españoles no tienen los mismos intereses que las distribuidoras de Hollywood, pero hay que debatir y pensar cómo salir de esta situación caótica entre todos”.

De momento, ha sido la calle quien ha provocado el debate. ¿Alguien recogerá el guante?

Más información