Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Bodega, platos y cubiertos de El Bulli salen a subasta en Nueva York

Tras una exitosa primera puja en Hong Kong, Sotheby’s presenta 624 nuevos lotes del restaurante de Ferrán Adrià

Adrià posa con las botellas de la subasta.
Adrià posa con las botellas de la subasta. AFP

En los 27 años que estuvo al frente de los fogones de El Bulli, Ferran Adriá consiguió revolucionar la historia de la gastronomía y colocar en el mapa su pequeño restaurante de la Costa Brava, parada imprescindible para los paladares más exigentes del mundo. Junto a Juli Soler reunió una apabullante bodega que este mes ha salido a subasta bajo el auspicio de Sotheby’s.

En la noche del viernes, en el Upper East Side se celebró la segunda parte de la venta que arrancó el 3 de abril en Hong Kong, superando en esa ocasión en un 86% de los casos los precios de salida. Una cena para cuatro personas en el restaurante Tickets de Barcelona –regentado por el hermano del chef–, que incluye una charla sobre gastronomía con Adriá, alcanzó 28.406 dólares y un empresario de Hong Kong pagó 59.000 dólares por uno de los lotes de botellas. Lo recaudado en esta venta y en la celebrada en Nueva York irá destinado a la fundación de Adriá.

Demostrando una vez más su heterodoxia, en julio de 2011 el cocinero decidió cambiar el rumbo, echar el cierre y explorar nuevas fórmulas desde su laboratorio. El proyecto de su fundación representa una nueva revolución que más allá del nitrógeno y los platos, para entrar de lleno en el mismo concepto de lo que debe ser un comedor o un restaurador, e incluye la creación de una Bullipedia. La subasta es una de las fórmulas que ha puesto en marcha Adriá para recaudar fondos para su nueva empresa, cuyo modelo ha sido presentado como un caso de estudio en cinco escuelas de negocios. La fundación tiene prevista su apertura en el verano de 2014, y según ha explicado Adriá se expondrán 40.000 objetos relacionados con elBulli en un espacio que acogerá muchas otras actividades, entre las que se incluyen cenas esporádicas para recaudar fondos y mantener vivo el proyecto. Quizá como un aperitivo a todo esto, este viernes en Nueva York el cocinero anunció a EFE que en enero presentará los dibujos de sus platos en una exposición en una galería del Soho.

En total Sotheby’s ha subastado en sus lotes 8.807 botellas de vino. Procedentes de Borgoña, Burdeos, Alsacia, Jerez, Rioja, Cataluña o la Ribera del Duero entre los vinos se incluyen ediciones especiales para El Bulli. Los 624 lotes que salieron a la venta en Nueva York, y por los que se podía pujar por Internet, previo registro, incluían además otros objetos como la chaqueta de chef que usó durante 2011, cuyo precio de salida era de 1000 dólares; 13 lotes con menús y cartas de vino a 250 dólares; utensilios de cocina a 2000 dólares; un conjunto de platos de cristal por 1.000 dólares; o una colección de cuchillos por 1.000 dólares también.