Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

“Hemos vivido una burbuja literaria”

Diego Doncel, centra la trama de ‘Amantes en el tiempo de la infamia’ en la II Guerra Mundial

El ganador del Premio Café Gijón 2012 mezcla en su obra amor, espionaje y crueldad

Diego Doncel.
Diego Doncel.

Su contacto con el mundo universitario y juvenil en sus tareas de docente le ha permitido palpar la realidad de la calle y afirmar que “a pesar de los bajos índices de lectura que existen en España", dice Diego Doncel, "ahora los jóvenes tienen más interés por la cultura que hace 15 años". "Si uno se pasa por la FNAC, la Casa del Libro, el Museo del Prado o el Thyssen lo puede constatar”. Diego Doncel (Malpartida, Cáceres, 1964) , narrador y poeta extremeño, publica Amantes en el tiempo de la infamia (Siruela), premio Café Gijón de Novela, y no tiene reparos en afirmar que durante los últimos años “hemos vivido una burbuja literaria porque primaba el balance económico de la industria editorial aunque no fuese una buena obra, a los buenos trabajos que venden menos”.

Doncel considera que la época de nuevos ricos que hemos vivido, arrastrados hacía un consumismo brutal ha llevado a la sociedad a apostar por “una literatura de baja calidad. Se ha editado mucha basura y lo peor es que ha creado un lector que aprecia el libro de entretenimiento pero no el de pensamiento o reflexión, que no por ello tiene que ser aburrido”.

En Amantes en el tiempo de la infamia narra una historia de amor que comienza en el verano de 1938 entre una bailarina de la Ópera de París, que viaja a Italia para investigar sobre la muerte de su padre -un científico importante, que sospecha que ha sido asesinado-, y un joven investigador, que participa de los proyectos médicos de la Alemania que gobernó Hitler y bajo cuyo mandato se cometieron las mayores atrocidades contra el ser humano en la II Guerra Mundial. El encuentro entre ambos personajes se produce en Italia; Marie, primera bailarina del Ballet de la Ópera de París está de vacaciones, y Robert, además de su trabajo quiere demostrar que es un buen soldado del Tercer Reich.

“En esta novela hay intriga, espionaje y sobre todo hay una profunda reflexión sobre el valor de las ideas, el bien y el mal y la gestión de la culpa. En la historia que he querido contar he mezclado amor con crueldad y el resultado para mí ha sido muy satisfactorio”, puntualiza el escritor. Diego Doncel empezó a escribir esta obra en 2008 cuando se trasladó a vivir a Madrid. La comenzó a escribir, reconoce, “no sabiendo muy bien cómo enfocarla, pero sí quería reflejar a través de una historia los sentimientos que me producía estar en una ciudad que veía crecer de manera desmesurada y cómo los bancos se aprovechan de esa situación y de todo lo que hay detrás de todo ello”.

Con Amantes en el tiempo de la infamia el autor ha tratado de indagar en “cómo dos personas sufren los avatares de la historia, cómo la padecen y cómo se enfrentan a ella. Y cómo la mentira puede afectar a los personajes y a todo lo que envuelve su entorno”. "Una mentira que está en la base de todas las relaciones personales de los protagonistas, y en la política. En cómo muchas veces se construye la sociedad de hoy a base de las mentiras del ayer", asegura Doncel. Y para explicarlo establece un paralelismo entre la Alemania de 1938, cuando el país se encontraba en bancarrota y Hitler saqueó Europa, y el momento actual en el que la mayoría de los países que conforman la Unión Europea están padeciendo una crisis económica brutal.

Diego Doncel define su novela como “una especie de caja grande que va abriéndose en otras muchas cajas pequeñas, formando un puzle, plagado de imágenes y que busca lectores". Considera que es muy cinematográfica, y lleva al lector a recorrer los más inquietantes escenarios de la II Guerra Mundial desde el Berlín nazi, el París anterior a la ocupación y el norte de África.

Doncel fue premio Adonais por su poemario El único umbral en 1990 y es autor también, entre otras obras, de Una sombra que pasa, En ningún paraíso o Porno ficción. El jurado del Premio Café Gijón 2012, dotado con 20.000 euros, seleccionó la obra de Diego Doncel entre 985 originales que se presentaron a concurso. Sus integrantes destacaron que el autor “resuelve de forma eficaz y muy apasionante el desarrollo de la novela que se sustenta en una historia de amor sacudida por las turbulencias de la primera mitad del siglo XX”. La escritora y exdirectora de la Biblioteca Nacional Rosa Regás fue la presidenta del jurado, que estuvo formado también por José María Guelbenzu, Mercedes Mommany, Antonio Colinas y Marcos Giralt Torrente.