El regalo póstumo de Hessel a España

El último libro que el diplomático escribió antes de morir, '¡No os rindáis!', es una reflexión inducida por la difícil situación española

El escritor y diplomático Stéphane Hessel.
El escritor y diplomático Stéphane Hessel.EL PAÍS

El día que monsieur Hessel llegó a Madrid para hablar de sus libros había dos inusuales asistentes a una conferencia de prensa. Eran Óscar Rivas y Fabio Gándara, dos activistas del 15-M, que se sentaron en primera fila para escucharle y preguntarle. Le veían por primera vez. Gándara había leído el texto ¡Indignaos!, recomendado en las redes sociales cuando ya se preparaba el 15-M. Lo que no había era un nombre para las miles de personas hartas, preocupadas y concienciadas que querían tomar plazas públicas y gritar que otro mundo era posible. Un diplomático nonagenario se lo dio: indignados.

A Stéphane Hessel (Berlín, 1917-París, 2013) le desbordó la respuesta de España, donde ha vendido medio millón de ejemplares de su alegato contra la indiferencia y a favor de la movilización pacífica. Tal vez por ello su último libro -que ya será póstumo- está pensado para los españoles y, como siempre, tiene un título imperativo y oportuno: ¡No os rindáis! El editor de Destino, Ramón Perelló, fue el artífice de este encargo, realizado cuando el escritor se encontraba ya extremadamente fatigado. A pesar de ello, por compromiso o gratitud o las dos cosas, aceptó el reto, consciente tal vez de que sería su testamento político e intelectual.

Cuando, aquella mañana de 2011, no hace tanto pero parece un siglo, visitó Madrid ya era un nonagenario. Pero no parecía fatigado, sino rejuvenecido, sobrado de entusiasmo y curiosidad. A él, que lo había vivido todo (en sus memorias, Mi baile con el siglo, cuenta cómo sobrevivió tras haber usurpado la identidad de otro preso fallecido en el campo de Buchenwald), le seguía interesando profundamente la vida, la política, la gente. Él, que había tenido también su fase frívola, se había ido convirtiendo en otro ser conforme la vida pasaba sobre él. Lo escribía en un pasaje del libro: "Ya no sé si entiendo a aquel joven de los años 1940 a 1945, francés por elección, patriota por contexto, imprudente por su juventud, particularmente afortunado, superviviente en más de una ocasión, políglota, narcisista y egoísta".

Archivado En:

Más información

Te puede interesar

Juegos

Sudoku difícil

Mejora día a día tu nivel con nuestros cinco niveles de dificultad

Lo más visto en...

Top 50