Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Serrat y Sabina: "España está como el culo"

Los cantautores han hablado sin pelos en la lengua sobre la política de nuestro país y de Europa, durante su gira por América Latina

Los cantantes españoles Joaquin Sabina y Joan Manuel Serrat en la rueda de prensa hoy, en Santiago de Chile. Ampliar foto
Los cantantes españoles Joaquin Sabina y Joan Manuel Serrat en la rueda de prensa hoy, en Santiago de Chile.

Ante el anuncio de nacionalización de empresas españolas por parte de los gobiernos de Argentina y Bolivia, los cantantes Joan Manuel Serrat y Joaquín Sabina restaron importancia hoy a este asunto y apostaron para que su país encuentre una salida a la crisis. El escenario donde los cantautores han dado rienda suelta a sus opiniones ha sido una rueda de prensa en Chile, previa a las actuaciones que ofrecerán el el país este fin de semana, programadas en su gira Dos pájaros contraatacan', para presentar el último disco del dúo, La orquesta del Titánic.

En un auditorio decorado como un bar, los artistas sacaron a relucir su faceta más combativa y, acompañados por un par de cervezas, repasaron desde la situación de la monarquía hasta la profunda recesión que azota España, sin olvidarse de la actualidad latinoamericana.

Así, preguntados por la reciente nacionalización de empresas de capital español como YPF, en Argentina, y Red Eléctrica Española, en Bolivia, tanto Serrat como Sabina señalaron que ambos casos entran dentro de la soberanía de cada Estado: "Yo no soy Repsol, yo no me siento en ningún momento agredido por ningún gobierno y eso acaso es historia de una multinacional y un Estado", explicó el cantautor catalán. Un argumento que Sabina comparte con su amigo y colega de escenario, ya que como defensor que se considera de la "empresa pública" cree que no se puede posicionar en contra "ahora que estatalizan algo que era de una multinacional".

Por eso, a lo largo una conversación con los medios de comunicación que se alargó más de una hora, Serrat y Sabina quisieron poner la tilde en la delicada situación económica en la que se encuentra el país. "España está como el culo, muy mal", dijo sin pelos en la lengua Sabina, que añadió que en sus nuevos temas pretenden que salgan "unas canciones indignadas, porque nosotros también estamos indignados", explicó haciendo alusión directa al movimiento del 15-M. Serrat, en un tono más diplomático, denunció además las políticas de austeridad que se están aplicando en Europa y reclamó a los políticos españoles que encuentren soluciones para solventar los problemas que realmente importan a la sociedad: "Para mi tienen mucho más interés las reformas que se están aplicando en España como los recortes a la sanidad, los recortes a la educación, los recortes la investigación y a las libertades y la angustia de que cualquier cosas vale para conseguir un trabajo", relató el autor de Mediterráneo.

Pero Serrat y Sabina no sólo analizaron el delicado momento que vive su país, sino que también demostraron estar conectados a la actualidad chilena: Aplaudieron los estudiantes que en el último año han reivindicado en Chile una educación gratuita y de calidad, hasta tal punto que Sabina se acordó de la figura de la líder del movimiento Camila Vallejo. "Camila es muy guapa", puntualizó Sabina entre las risas de los allí presentes y del propio Serrat.

Aprovechando su visita por tierras de cantautores y poetas, se acordaron, asimismo, de algunas de las figuras chilenas, como la cantautora Violeta Parra y el poeta Nicanor Parra, que según aseguran, han sido fuente de inspiración a lo largo de sus dilatadas carreras. "Lo que me gusta de Nicanor es la ventana que abrió para que entrara aire fresco y quitarle solemnidad a la poesía chilena", destacó Sabina del poeta recientemente galardonado con el Premio Cervantes.

Tras iniciar su gira en Argentina, ambos cantantes actuarán este fin de semana, 5 y 6 de mayo, en el auditorio Movistar Arena, unas actuaciones que, según augura Sabina, "algo les va a sorprender".

Serrat, por su parte, se mostró más hermético y aludió al fútbol para definir el espectáculo: "Nosotros no jugamos al contraataque. Nosotros jugamos como el Barça, teniendo la pelota. Si la pelota la tenemos nosotros es más difícil que nos metan un gol", agregó parafraseando a uno de sus ídolos, el exentrenador del Barcelona Johan Cruyff.