Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

Un viaje en el tiempo para salvar el patrimonio artístico

El Ministerio de Cultura y el CSIC presentan la restauración y digitalización del Catálogo Monumental de España

"En España se ha destruido un número considerable de monumentos y objetos de arte a lo largo de los siglos. Las causas han sido muchas: guerras, robos, cambios de gusto...". Así arranca al introducción de Amelia López-Yarto a la historia del Catálogo Monumental de España, una obra elaborada entre 1900 y 1961 y que nació con el objetivo de inventariar todos los bienes histórico-artísticos del país. El Ministerio de Cultura y el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) han presentado hoy, en el marco de la Semana de la Ciencia, la restauración y digitalización del Catálogo. "Pese a que no llegó a completarse, constituye la empresa colectiva más importante realizada en la España contemporánea para estimular el conocimiento de su patrimonio cultural", señala una nota de Cultura.

La obra (formada por textos manuscritos, dibujos, croquis y fotografías de monumentos de numerosas provincias españolas) presentaba un preocupante estado de deterioro, provocado principalmente por sus propias características materiales, ya que el gran formato de muchos de los volúmenes y su peso dificultan la manipulación.

El trabajo del Instituto del Patrimonio Cultural de España ha incluido la limpieza mecánica de las páginas y la eliminación de elementos externos perjudiciales, así como la reintegración manual de las zonas perdidas. En cuanto a las encuadernaciones, los técnicos se han centrado en la limpieza, consolidación y reintegración de los materiales de recubrimiento de las tapas, además de restaurar los elementos que conforman su estructura y, sobre todo, reforzar la

Se trata de una iniciativa que ha permitido la restauración y digitalización de más de un centenar de volúmenes accesibles en la web del proyecto. La obra presentaba un preocupante estado de deterioro, provocado principalmente por sus propias características materiales, ya que el gran formato de muchos de los volúmenes y su peso dificultan la manipulación.