Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

China toma la delantera en la Olimpiada de Matemáticas

Los seis participantes chinos aseguran haber resuelto todas las pruebas, "que no eran difíciles". -Dos de los seis españoles no consiguen acabar el último de los tres ejercicios

Más de quinientos jóvenes procedentes de cerca de cien países comienzan en Madrid la fase final de la 49 Olimpiada Internacional de Matemáticas
Más de quinientos jóvenes procedentes de cerca de cien países comienzan en Madrid la fase final de la 49 Olimpiada Internacional de Matemáticas EFE

Resolver un triángulo acutángulo con ortocentro, una prueba de desigualdades y demostrar que existen infinitos números enteros positivos con ciertas condiciones son los tres problemas a los que se han enfrentado durante cinco horas los 550 participantes en la primera jornada de la 49ª Olimpiada Internacional Matemátca, que se celebra por primera vez en Madrid. Los seis estudiantes de China han asegurado que han sido capaces de responder todas las cuestiones, que "no tenían especial dificultad", según ha comentado su guía-acompañante, Tao. Por el contrario, dos de los seis españoles, Juan José Madrigal (17 años) y Diego Izquierdo (18 años) han reconocido que no han sabido responder el tercero, y no por falta de tiempo en el examen.

El enunciado de ese problema pide demostrar que existen infinitos números enteros positivos n tales que n al cuadrado más 1 tiene un divisor primo mayor que 2n más la raíz cuadrada de 2n. "Realmente eran difíciles; el primero lo he sacado, en el segundo he puesto bastantes cosas... y en el tercero, ¡nada!", ha confesado Izquierdo, quien piensa que para este tipo de problemas se necesita un 10% de conocimientos y un 90% de lógica y razonamiento.

Tres años de entrenamiento intesivo

Tampoco ha podido con el tercero el argentino de 16 años Alan Givré, que se ha quedado "en blanco" a pesar de haber estado entrenádose durante un mes, ha dicho. Los españoles, que piensan hacer la carrera de Matemáticas, han asistido durante diez días a un curso intensivo preparatorio en Barcelona de ocho horas diarias. Mucho más tiempo, tres años, dedican a prepararse los seleccionados de China antes de cada olimpiada, algo que también ocurría en la antigua URSS, según ha apuntado el portavoz de la Real Sociedad Matemática Española (RSME), Adolfo Quirós. El matemático español ha rechazado este método para que mejore la posición histórica de España en esta competición, que ha calificado como un puesto "de clase media-baja".

Por el contrario, ha animado a que más y más muchachos se decidan a participar en los concursos nacionales como el de primavera de la Universidad Complutense y ha pedido facilidades administrativas, ya que los españoles han tenido que examinarse de selectividad en vísperas de esta cuadragésima novena Olimpiada Internacional, coorganizada por el Ministerio de Educación.

En relación con los problemas de hoy, Quirós ha precisado que el primero ha sido de geometría, el segundo de desigualdades y el tercero, de teoría de los números, que es el que tenía "pinta de más difícil", si bien todos valían siete puntos. El portavoz de la RSME ha explicado que la resolución de estos problemas suele requerir más creatividad, ingenio y habilidad matemática que conocimientos y fórmulas aplicadas.

Vale más la creatividad que los conocimientos

"Los estudiantes son muy listos, no sabemos si superdotados, aunque no son 'computadoras humanas', esa es otra habilidad", ha dicho. Suelen tener capacidad para detectar la estructura profunda de las cosas, establecer analogías y aplican la lógica como claves de la resolución. Provistos únicamente de papel, lápiz y reglas, los estudiantes de secundaria de cien países han iniciado las pruebas, redactadas en varios idiomas, a las 9.00 horas en la Escuela Técnica Superior de Ingenieros de Caminos, Canales y Puertos de la Universidad Politécnica de Madrid. Han tenido agua y comida en el aula y estaban acompañados por vigilantes al servicio, para lo que disponían de un cartelito con el que avisaban de la necesidad.

Durante la primera media hora del examen, han podido plantear dudas sobre el enunciado de los problemas, que eran consultadas por internet al jurado internacional, formado por los jefes de equipo de todos los países y que se encuentra "aislado" en La Granja (Segovia). Un comité internacional ha elegido los problemas entre todos los propuestos por los países participantes.

Los alumnos se alojan en colegios mayores universitarios y están acompañados por universitarios españoles que actúan de "niñeras" desde que llegan al aeropuerto. Mañana tendrán que resolver otros tres problemas y los resultados se conocerán el domingo próximo. Los vencedores, que consiguen únicamente este honor, tendrán probablemente abiertas las puertas de las mejores universidades del mundo. Algunos premios Fields, considerados el Nobel de las Matemáticas, han ganado antes esta olimpiada.

Por primera vez en Madrid

Más de 500 jóvenes de cerca de 100 países han comenzado hoy las pruebas de la 49ª Olimpiada Internacional de Matemáticas, la competición matemática mundial más importante para alumnos de secundaria, que se celebra por primera vez en Madrid. La Escuela Técnica Superior de Ingenieros de Caminos de la Universidad Politécnica de Madrid acoge durante dos días el reto intelectual de resolver seis complejos problemas de cálculo, lógica, ingenio y habilidad.

"De aquí van a salir grandes científicos, grandes profesores y grandes emprendedores", aseguró ayer la ministra de Educación, Política Social y Deporte, Mercedes Cabrera, durante la inauguración del encuentro, celebrada en el Circo Price, de Madrid. Cabrera añadió que la destreza intelectual de todos ellos, "generará grandes cambios, grandes hallazgos y grandes ideas que mejorarán la vida de la gente".

Un éxito en la olimpiada matemática abre las puertas a los participantes a las mejores universidades del mundo, aseguran los organizadores. Los problemas planteados son extremadamente difíciles y su proceso de elaboración es lento.

Los participantes tienen derecho a contestar las preguntas en su propia lengua, por lo que el proceso de corrección es laborioso. Además, el jurado multinacional encargado de corregir las pruebas vive estos días incomunicado para no recibir ninguna presión del exterior.

Más información