Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Amenábar sostiene que 'Mar adentro' no busca un debate sobre la eutanasia

El director español apoya la postura del tetrapléjico porque "su vida era suya"

El director de cine Alejandro Amenábar comparte la resolución del tetrapléjico Ramón Sampedro, que se suicidó con ayuda de un familiar tras décadas postrado en una cama y cuya vida retrata en su última película, Mar adentro. Sin embargo, sostiene que su intención con la película no era la de crear un debate sobre la eutanasia y su dimensión jurídica. Así lo ha afirmado el propio director en la presentación de la película hoy en Madrid.

"Se trata más de una película reflexiva que reivindicativa. No era mi interés principal hablar de la eutanasia. Lo que me interesaba era Ramón Sampedro, el material humano, no he cargado las tintas sobre los aspectos jurídicos de la historia porque este tema se acabará legislando y yo quiero ir más allá. Aunque está claro que estamos con la postura de Ramón porque su vida era suya", ha dicho Amenábar antes del preestreno de la película. "Lo que se plantea la película es responder a la pregunta: ¿De quien es la vida de Ramón Sampedro?, yo creo que era suya".

A juicio del director, la película, que se estrena mañana y que compite en el Festival de Cine de Venecia, "lleva un mensaje intelectual, el discurso de Sampedro, y uno emocional para el corazón del público". Así, el director se dice consciente de haber "entrado en el terreno de los sentimientos", aunque no le "importa".

Acogida en la familia

El director ha relatado su "lento proceso" de aproximación a la figura de Sampedro. "Le vi en la televisión pidiendo lo que pedía con aquella serenidad, y me enteré que había escrito un libro con la boca y lo compré, y me llamó la atención lo bien que está expuesto y lo que sentí", añade. A raíz de ahí, contactó con la familia del tetrapléjico antes de comenzar a escribir el guión, que firma junto a Mateo Gil. "Quería saber si les apetecía que se contara la historia y que aportarán todo lo que quisieran. Luego leyeron el guión, le dieron el visto bueno; y también han visto la película, y creo que la han disfrutado porque la han visto como eso, como una película". Según ha relatado Mabel Rivera, que en el filme encarna a la cuñada de Sampedro, el visionado de la película con la familia fue muy gratificante, ya que "se vieron tan dentro que se reconocieron en su propia historia. Se encontraron respetados y se identificaron".

También ha destacado el trabajo de los actores en una película que, según afirma, no escribió pensando en unos actores determinados. Antes del rodaje se aseguró, dice, "de que todos ellos estuvieran en el mismo barco y, ya luego, les dejé a ellos meterse en la piel de su personaje".