_
_
_
_
_

Muere el segundo paciente en recibir el trasplante de un corazón de cerdo

Lawrence Faucette padecía una dolencia cardíaca terminal y recibió hace seis semanas en EE UU como último recurso el órgano de un animal modificado genéticamente

Lawrence Faucette
Lawrence Faucette y su esposa, Ann, el 17 de septiembre, antes de la operación.Mark Teske

Al principio fue David Bennett, el primer ser humano que vivió, dos meses, con un corazón de cerdo genéticamente alterado en su pecho y murió en marzo del año pasado. Este martes, Lawrence Faucette, de 58 años, falleció después de haber recibido el 20 de septiembre un transplante de similares características. Ambos sufrían una dolencia cardiaca terminal y ambos se pusieron en manos del Centro Médico de la Universidad de Maryland, en Baltimore.

Fue el hospital el que difundió la noticia de que Faucette, funcionario hasta su jubilación del Instituto Nacional de Salud (NIH son sus siglas en inglés), no había superado la prueba. En las seis semanas que siguieron a la operación logró avances significativos, según un comunicado difundido por la institución. Recibió tratamiento de fisioterapia, pudo pasar tiempo con su familia y hasta “jugó a las cartas con su esposa, Ann”. En los últimos días, el corazón comenzó a mostrar rechazo y el 30 de octubre murió.

“Lamentamos la pérdida del señor Faucette, un paciente extraordinario, científico, veterano de la Marina y hombre de familia que solo quería pasar un poco más de tiempo con su amada esposa y con los suyos”, escribió Bartley P. Griffith, el cirujano encargado de la innovadora operación. “Expresó un último deseo: que aprovecháramos al máximo lo que aprendido de su experiencia, para que otros puedan tener garantizada la oportunidad de disponer de un corazón nuevo cuando un órgano humano no esté disponible. Tuvo tiempo de decir al equipo de médicos y enfermeras reunidos a su alrededor que nos quería. Lo extrañaremos muchísimo”.

University of Maryland School of Medicine
Preparativos para la operación de corazón de Lawrence Faucette en septiembre pasado en el Centro Médico de la Universidad de Maryland. Mark Teske (AP)

Ann, la esposa, explicó a modo de despedida que su marido “comenzó este viaje con la mente abierta y total confianza en el doctor Griffith y su personal. Sabía que su tiempo con nosotros era corto y esta era su última oportunidad de hacer algo por los demás. Nunca imaginó que sobreviviría tanto ni que proporcionaría tantos datos al programa de xenotrasplantes. Siempre estaba pensando en los demás”.

El futuro de los xenotrasplantes

Aún es pronto para saber qué fue lo que no funcionó en el caso de Faucette. En el de Bennett, que hizo historia al convertirse en el primer ser humano en recibir la víscera de un cerdo genéticamente modificada por la empresa Revivicor para impedir que el corazón ajeno creciera y para facilitar el encaje del órgano en el cuerpo humano y evitar el rechazo, se llegó a la conclusión de que fueron los anticuerpos producidos por su sistema inmunológico los que le jugaron la mala pasada. El corazón también tenía rastros de citomegalovirus porcino, un virus latente que afecta a los cerdos, que pudieron contribuir a las complicaciones del trasplante.

El Centro Médico de la Universidad de Maryland se comprometió este martes a ”efectuar un extenso análisis [en el caso de Faucette] para identificar los factores negativos que puedan prevenirse en futuras intervenciones”.

En 2021, se realizaron 42.887 trasplantes de órganos en Estados Unidos, lo que supuso un aumento del 3,7% con respecto a 2021, así como un nuevo récord anual, según datos de United Network for Organ Sharing (UNOS). Un total de 3,817 fueron de corazón.

La lista oficial de personas que están esperando un trasplante en el país es de 100.000 pacientes. Cada 10 minutos se suma uno a la lista y 17 mueren cada día mientras aguardan su turno, según la Health Resources & Services Administration (Administración de Recursos y Servicios de Salud). Los riñones encabezan la lista de los órganos más demandados: el 85% de los pacientes necesitan un trasplante de riñón. El corazón ocupa el tercer lugar, por detrás del hígado.

El xenotrasplante ―la transferencia de células, tejidos y órganos de un animal a un ser humano― es un campo médico altamente experimental que busca resolver el problema de la escasez de órganos humanos. En él, la empresa Revivicor, con sede en Blackburn (Virginia), está a la vanguardia. Fue fundada en 2003 como continuación a la compañía británica PPL Therapeutics, responsable de la creación en 1996 de la oveja Dolly, el primer mamífero clonado a partir de una célula adulta.

La mayor parte del trabajo relacionado con los xenotrasplantes se ha centrado hasta ahora en los riñones de cerdo.

Tanto Faucette como Bennett estaban demasiado enfermos como para recibir trasplantes tradicionales. No tenían casi nada que perder y sí mucho que ganar. Los cirujanos que los trataron confían en que experiencia pueda servir ahora para que la medicina avance.

Puedes seguir a MATERIA en Facebook, X e Instagram, o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.

Sobre la firma

Iker Seisdedos
Es corresponsal de EL PAÍS en Washington. Licenciado en Derecho Económico por la Universidad de Deusto y máster de Periodismo UAM / EL PAÍS, trabaja en el diario desde 2004, casi siempre vinculado al área cultural. Tras su paso por las secciones El Viajero, Tentaciones y El País Semanal, ha sido redactor jefe de Domingo, Ideas, Cultura y Babelia.
Normas
Tu comentario se publicará con nombre y apellido
Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_