‘Flora’, la bonoba que se enfrentó a un leopardo para impresionar a la jefa

Un grupo de primatólogos observa por primera vez a este pacífico pariente de los chimpancés en una escaramuza inédita con el peligroso felino

Instante del vídeo en el que el leopardo amenaza con sus colmillos a la bonoba 'Flora'.

La bonoba Flora ascendió por el árbol hasta acercarse peligrosamente al leopardo que amenazaba al grupo desde lo alto. Flora golpeó las ramas cercanas y trató de espantar al depredador, que respondió mostrando amenazante sus blancos colmillos. El encontronazo entre la comunidad de bonobos y el leopardo, el primero que se describe, pudo ser grabado fugazmente por los primatólogos que observan a este grupo en la República Democrática del Congo. Un único enfrentamiento que, sin embargo, ofrece algunas claves sobre cómo es la vida en una comunidad de bonobos, estos matriarcados por lo general pacíficos, tan distintos de sus parientes los chimpancés, patriarcales y más violentos.

El grupo que observó el encuentro estaba liderado por la científica Barbara Fruth, del Instituto Max Planck de Comportamiento Animal, que considera que este hito al que asistieron —cuyos detalles han publicado en la revista Primates— abre más preguntas de las que resuelve, aunque también aporta lecturas inesperadas. Por ejemplo, que todos los bonobos se agruparan para hacer frente a la amenaza real del leopardo (ya que hay registros de leopardos que se han comido bonobos), en lugar de disolverse y huir, como cabía esperar de este animal que por lo general evita el conflicto.

“La participación de una joven inmigrante fue inesperada, pero es algo que puede resultarle beneficioso en una sociedad dominada por hembras”
Barbara Fruth, Instituto Max Planck de Comportamiento Animal

“La participación de una joven inmigrante fue inesperada, pero es algo que puede resultarle beneficioso en una sociedad dominada por hembras”, explica la primatóloga sobre el papel protagonista de Flora. Entre los bonobos, las hembras llegadas de otras comunidades suelen tener un estatus bajo dentro de la jerarquía de la comunidad. Para solucionarlo, suelen intentar buscar proximidad con hembras mayores de alto rango con las que asociarse y buscar coaliciones. Y esto es lo que pudo estar pasando aquella mañana del 17 de julio de 2020, cuando Flora corrió a defender del leopardo a su comunidad, formada por unos cincuenta individuos. La joven bonoba no se amedrentó a pesar de que el toma y daca se prolongó un par de horas, con el leopardo amenazando varias veces con atacar, saltando a por ella y espantándola.

Flora tomaba la delantera al hacer frente al joven leopardo, apoyada en su empuje por otros dos machos adultos. Se trata de dos bonobos de bajo rango, por carecer de madres que los respalden en este matriarcado, y probablemente trataban de impresionarla con la intención de ganarse su aprecio para un futuro apareamiento. Mientras, a escasos metros de allí, observaba tranquila la escena una de las jefas del grupo. La hembra Paula comía plácidamente hojas sin inmutarse por la presencia del leopardo. Esta fiera es una de las principales amenazas para la supervivencia de estos grandes simios, siempre por detrás de los furtivos humanos. En algunas poblaciones de chimpancés, se considera a los leopardos responsables de casi el 40% de los casos de mortalidad de adultos.

Las bonobas viven en un matriarcado y la hembra adulta pudo haber aprovechado la situación para examinar a la joven Flora, para mejorar su integración en la comunidad

Fruth explica que Paula es una hembra adulta (en la cuarentena) muy especial —“es conocida por hacer lo que le plazca independientemente de la corriente principal”— de gran interés para las hembras venidas de fuera del grupo y que buscan proximidad a una de alto rango. Paula pudo saber, por su experiencia, que la situación no era tan peligrosa como aparentaba. “Yo interpretaría su comportamiento como que ella pudo haber sido consciente de que el leopardo, de alguna manera, estaba atrapado en el follaje y no era realmente peligroso dadas las endebles ramas y los individuos que lo rodeaban”, especula la primatóloga. Y de este modo, elucubra Fruth, aprovechó la situación para examinar a la joven Flora: “Pudo haberlo tomado como una prueba de idoneidad de esta hembra para la futura integración en esta comunidad”.

En general, el grupo de bonobos se mostró más beligerante de lo esperado, por lo que encontraron muchas más similitudes de las que suponían entre su reacción y la que tienen los chimpancés, más guerreros. “Los bonobos tienen la reputación de ser pacíficos y podemos esperar que desaparezcan después de algunas llamadas de alarma que indiquen la detección de su enemigo. Aquí, sin embargo, invirtieron tiempo y energía para continuar acosando y exhibiendo un espíritu de lucha que angustió visiblemente al leopardo”, explica Fruth, que también es profesora de la Universidad John Moores de Liverpool.

Eso sí: reconocen en el estudio que no pueden excluir la posibilidad de que el leopardo se distrajera con la presencia de los humanos o que le hiciera replantearse el ataque; los bonobos ya están acostumbrados a los científicos, pero no el depredador. Según la primatóloga, parecía que este leopardo no podía huir, ya que todas las rutas de escape aparentaban estar bloqueadas. “No podía juzgar el peligro que emanaba de estos observadores humanos en el suelo. Imagina que había planeado un salto hacia Flora, empujándola, saltando al suelo para escapar... Incluso si supiera que los bonobos no tenían ninguna posibilidad de seguirle, ¿qué pasa con los humanos?”, reflexiona Fruth.

Puedes escribirme a javier@esmateria.com y seguir a MATERIA en Facebook, Twitter e Instagram, o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.

Sobre la firma

Javier Salas

Periodista con quince años de experiencia. Especializado en información científica, tecnológica y medioambiental, desde 2014 forma parte del equipo de MATERIA, la sección de ciencia de EL PAÍS. En 2021 recibió el Premio Ortega y Gasset por uno de sus trabajos sobre la pandemia de covid. Antes, trabajó en Informativos Telecinco y el diario Público.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS