Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
GENERACIÓN 28-F

El ingeniero que prefirió Málaga a Silicon Valley

VirusTotal, creada por el malagueño Bernardo Quintero, es líder mundial en ciberseguridad

Bernardo Quintero con su equipo de VirusTotal en su sede en Málaga.
Bernardo Quintero con su equipo de VirusTotal en su sede en Málaga.

En la cuarta temporada de Silicon Valley, serie de HBO, uno de sus protagonistas visita una enorme casa que funciona a modo de incubadora de empresas. Al llegar, se ríe de un chaval que descansa en un colchón inflable en la piscina y que, en teoría, no hace nada. El anfitrión responde: “Es Fred. Se encarga de esa cosa de catalogación de malware realmente genial”. Con “esa cosa” se está refiriendo a VirusTotal, un agregador de información de seguridad en Internet creado por el malagueño Bernardo Quintero, de 46 años, que hasta 2018 tenía su sede en un chalé cerca de la playa. La firma, que posee la mayor base de datos mundial de ciberseguridad, analiza más de dos millones de archivos y URL al día, de los que medio millón son sospechosos. Ofrece un apartado de acceso gratuito para cualquier usuario y en su división comercial cuenta como clientes a Facebook, Apple, Netflix o Samsung. En 2012 Google la adquirió. Y ha sido de las pocas empresas fagocitadas por este gigante que no han tenido que hacer las maletas hacia California. “Pedí quedarnos y aceptaron”, afirma.

La historia de Bernardo Quintero se puede resumir en el quien la sigue, la consigue. Aunque hay también un factor casual de una conversación producida, sin que él lo supiera, a 9.500 kilómetros de distancia. Todo arrancó con un pequeño enfado en 2004 con sus socios de la primera empresa que fundó -Hispasec, dedicada a la consultoría, en 1998- y que acabó con sus compañeros cediéndole VirusTotal para que hiciera con ella lo que quisiera. Aún andaba en pañales, pero tenía mucha confianza en el proyecto que había creado él mismo. Reunió a los cuatro trabajadores que había entonces y les dijo: “Vamos a hacer algo grande y seremos adquiridos por Google”. Como respuesta obtuvo caras de incredulidad, pero también compromiso.

Ya en 2009, tras la creación de la división comercial VirusTotal Intelligence, envió un correo electrónico con el primer contacto que encontró en la red de alguien que trabajara en Google. Esa persona le dio las gracias, pero apenas se interesó por VirusTotal. Quintero insistió. Creía que podrían estar interesados y, además, tenía fijación: le llamaba la atención la filosofía de la empresa. Además, si llegaban a algún acuerdo podría usar su tecnología, que ya empezaba a necesitar ante la ingente cantidad de datos que acumulaba su iniciativa. Cinco meses después, se produjo aquella conversación en la cafetería de Google en Mountain View entre dos desconocidos para este malagueño que, por fortuna, tenían capacidad de decisión. “Ese café alineó los planetas. Tú tienes que hacer, pero siempre hay un factor suerte”, asegura ahora Quintero. Un jefazo de Google se interesó por VirusTotal y empezaron a colaborar. Y en 2011 VirusTotal destapó un ciberataque de China a intereses norteamericanos. Le llovieron las ofertas, pero él avisó a sus ya colegas y, finalmente, en septiembre de 2012 se cumplió su profecía.

Desde entonces su equipo de ingenieros son el Team Málaga. Viajan un par de veces al año a California y sus compañeros estadounidenses hacen lo propio a la Costa del Sol: se reúnen, comen pescaíto frito en El Tintero y se van encantados. En las oficinas de Google en California todos saben ya qué es una moraga, un boquerón o un espeto. Son los nombres de las salas de videoconferencias por las que se comunican diariamente entre ambos lados del Atlántico y porque en sus informes de análisis internos, más allá de datos y estadísticas, siempre hay referencias a la playa o los chiringuitos. “Suena un poco cateto, pero la calidad de vida que hay en Málaga es difícil de encontrar en otro sitio”, asegura.

¿Y cómo se crea y asienta una empresa líder mundial en ciberseguridad en Málaga? Para Quintero hay dos pilares básicos. Uno, la presencia del Parque Tecnológico de Andalucía, creado en 1992 y cuyo director, Felipe Romera, le apadrinó en su primera aventura empresarial. Otro, la buena formación con la que el alumnado acaba sus estudios en la Universidad de Málaga. De hecho, sus oficinas están hoy en el edificio de investigación Ada Byron, en la zona de ampliación del campus de Teatinos. A todo ello también suma el apoyo de las administraciones y el carácter emprendedor de los profesionales locales para que hoy sean referencias a nivel global firmas como Freepik, Uptodown o BeSoccer. Para fomentar el interés por la programación, Quintero ha promovido la creación de una iniciativa para formar a 10.000 niños de 10 y 11 años en informática y robótica. “Será clave en el futuro para que no sean solo consumidores de tecnología”, asegura, mientras destaca que prefiere acudir a dar una charla en un colegio que una conferencia ante ingenieros de todo el mundo.

La presencia de VirusTotal en Málaga también ha servido para que Google elija a la capital de la Costa del Sol para desarrollar su primera aceleradora de ciberseguridad a nivel europeo. El programa, en el que participan ocho empresas -seis españolas- hasta marzo, forma parte de un proyecto mayor en el que Google promueve la ciberseguridad, con formaciones y talleres, a las pequeñas y medianas empresas.

Hoy VirusTotal tiene a 32 personas en nómina, aunque a final de año serán 45. En las instalaciones, a las que se llega sin atascos y con aparcamiento en la puerta, hay futbolín, máquina Arcade de videojuegos y un comedor donde todos se reúnen a desayunar y almorzar. No hay horarios, solo objetivos individuales y por equipos. El ambiente es relajado. La plantilla espera que el titular de este reportaje le dé juego para gastarle alguna broma, que no sería la primera como demuestra un trono y una corona en un rincón de la oficina después de que un medio le nombrara el rey de la ciberseguridad. Días después, sus empleados le coronaron en un trono, que aún ronda por una oficina única en Málaga. Ahora tienen otra oportunidad.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información