Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
GENERACIÓN 28-F

Tecnología de la NASA en Alcalá de Guadaíra

La psicóloga infantil Pilar Muñoz Alarcón montó su primera clínica gracias a una ayuda del Instituto Andaluz de la Mujer y hoy tiene dos centros en los que trabajan 15 profesionales

Pilar Muñoz Alarcón, en una de las aulas de su centro Ábaco, en Alcalá de Guadaíra, mientras tres menores hacen una sesión del método WITS.
Pilar Muñoz Alarcón, en una de las aulas de su centro Ábaco, en Alcalá de Guadaíra, mientras tres menores hacen una sesión del método WITS.

“Me siento realizada en mi pueblo, con mi madre que vive aquí cerca. Desde aquí me he formado en mi campo como cualquier otro profesional, nunca me he sentido mermada por haberme quedado en Andalucía”, afirma sin atisbo de duda Pilar Muñoz Alarcón (Alcalá de Guadaíra, Sevilla, 42 años) que tiene claro que el hecho de haber nacido bajo un Gobierno autonómico le ha ayudado a convertirse en lo que es hoy: una empresaria que dirige dos centros de psicología infantil en los que trabajan 15 profesionales.

Muñoz Alarcón estudió Psicología por la Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED) y recién licenciada abrió su primera clínica gracias a una subvención para menores de 30 años del Instituto Andaluz de la Mujer. “En 2006 me concedieron 12.000 euros con los que pude comprar un ordenador y amueblar un pequeño piso en el que monté mi primera consulta, estaba yo sola, pero pude trabajar y seguir formándome”, explica en su despacho de Alcalá, en el centro de psicología infantil Abaco que dirige y del que es propietaria. Un local de 300 metros cuadrados en el que además de psicólogos trabajan logopedas y fisioterapeutas. La recepción está tan llena, que algunos padres prefieren esperar fuera y es que las consultas de la tarde comienzan a las cinco y en Ábaco no hay un hueco hasta finales de marzo.

“A mí no me ha ido mal en mi pueblo, ni siquiera durante los peores años de la crisis. En 2011 me mudé a otra consulta un poco más grande y ya contraté a otros profesionales, éramos ocho y estuvimos hasta 2014, que fue cuando nos trasladamos aquí”, explica la psicóloga que tiene dos hijos, de 10 y 11 años. La empresaria acaba de abrir, en enero, un nuevo centro en el Colegio Internacional Alminar de Dos Hermanas, donde ofrecerá los mismos tratamientos que en Alcalá.

Lo último que ha incorporado a su centro esta profesional sin miedo a los retos es el método WITS, un innovador sistema de aprendizaje que potencia las capacidades como la atención, la concentración y la memoria. La tecnología WITS llegó a España en 2016, de la mano de Rocío Ramos-Paúl, la psicóloga que estuvo al frente del programa televisivo Supernanny, y en Andalucía solo se imparte en los dos centros de Muñoz y en otro de Andújar (Jaén). “Es un entrenamiento mental a través de un sensor que se coloca en el brazo y se conecta con las ondas del cerebro. Las sesiones son como juegos y sirven para aumentar la capacidad de concentración entre un 30% y un 200%, algo que está probado científicamente. Da muy buenos resultados en niños con déficit de atención, problemas de hiperactividad, dificultad de aprendizaje; pero también en personas que han sufrido un ictus o son opositores”, explica. El entrenamiento, que según Muñoz puede hacerlo cualquiera, desde los 6 a los 100 años, dura ocho meses, con dos sesiones semanales.

Pilar Muñoz Alarcón, que tiene un máster en Psicología Infanto-Juvenil por la Asociación Española de Psicología Conductual, aplica este método desde el pasado noviembre, la suya fue la primera clínica andaluza en utilizar esta técnica desarrollada por la NASA para el entrenamiento de los astronautas.

“Si algo nos caracteriza a los andaluces es la creatividad. En mi trabajo lo percibo constantemente. Por ejemplo, la persona que nos lleva las redes sociales transmite la información de forma original y con humor”, concluye.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información