Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los expertos ven tibias las medidas de Colau contra la contaminación

Otras ciudades europeas aplicaron hace años la restricción de tráfico que Barcelona implantará en 2020

contaminacion cataluña
Contaminación en Barcelona.

El gobierno de la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, pondrá en marcha, a partir de septiembre, un paquete de diez medidas contra la contaminación. La más ambiciosa es la introducción de un nuevo carril bus en la calle de Aragó, y la reducción de uno de los carriles en la de Mallorca. Con varios episodios recientes de alta contaminación, distritos que superan sistemáticamente el límite de polución y un toque de atención por parte de la Comisión Europea, expertos y ecologistas consideran muy insuficientes las medidas del ayuntamiento. Colau habla de situación de “emergencia climática”, pero no se declarará hasta eneroColau convocó el pasado miércoles por primera vez, y en su primer gran acto en el cargo, la Mesa de Emergencia Climática, que reunió a 200 entidades en el Salón de Cent del Ayuntamiento. La mesa se reunirá cuatro veces entre septiembre y noviembre en sesiones en formato taller para establecer un plan de acción contra la contaminación. Colau recalcó el compromiso de su ejecutivo con la lucha contra la contaminación y anunció la puesta en marcha de un paquete de 10 medidas de aplicación en septiembre. “Son medidas de barrio cuando lo que tenemos es una crisis climática”, critica María García, portavoz de Ecologistes en Acció.

El investigador del CSIC Xavier Querol se muestra “absolutamente de acuerdo” con la advertencia de Europa y estima que las acciones hasta ahora planteadas no serán suficientes. “Llevamos mucho tiempo alertando de que las medidas tomadas no son suficientes. Lo que se hará el 1 de enero de 2020 en Barcelona ya lo aplicaron 57 ciudades alemanas en 2010. Y sin mirar a los países del norte, en Italia ciudades como Milán, Roma, Pavía O Palermo lo llevan aplicando desde 2015. Ese es el desfase que llevamos”.

Querol sostiene que existe miedo entre los políticos a implementar restricciones en el vehículo privado, el causante de la mayor parte de la contaminación de las ciudades. Considera que la gran apuesta de la Zona de Bajas Emisiones (ZBE) —que restringirá el tráfico entre semana a los vehículos más contaminantes, los que no tienen etiqueta de la DGT— no acabará con la entrada de vehículos más contaminantes (porque será posible hacerlo con coches matriculados hace diez años).

Querol apuesta por la cadena de medidas del proyecto AIRUSE, en las que el primer eslabón es reforzar el transporte metropolitano. La siguiente actuación que propone es un peaje y reducir los aparcamientos para disuadir la entrada de coches, que estima que se reducirían un 30%. Para el 70% restante propone renovar furgonetas y taxis por modelos más limpios, racionalizar la logística y mejorar el espacio urbano.

La portavoz de Ecologistes en Acció critica también el calendario que prevé la Mesa de la Emergencia Climática: “No es serio. Plantear talleres participativos no nos parece que sea la mejor forma para la gravedad que afrontamos. Lo que se espera de un gobierno es que tome decisiones. Estamos cansados de cumbres, de procesos, mientras siguen ampliando las infraestructuras para vehículos que consumen energías fósiles”. Ecologistes en Acció fue una de las instituciones que dirigió una carta a Colau en la que reclaman siete medidas urgentes como paralizar a la ampliación de carreteras, el puerto o el aeropuerto.

Fernando Fernández, coordinador de movilización de Greenpeace Cataluña, sí ve con buenos ojos que el ayuntamiento haya creado la Mesa. Ve bien las medidas propuestas por el consistorio, pero apuesta por “pasos más valientes”.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información