Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Protesta en Lavapiés por el desalojo de inquilinos de cinco bloques del barrio

Los contratos de alquiler de los vecinos de Olmo 35 y Argumosa 11 expiran en los próximos meses y las empresas propietarias no los prorrogan

Lavapies
'Perfomance' de protesta junto a las oficinas de la empresa Gestora Integral de Proindivisos.

Varios vecinos de Lavapiés han instalado este martes durante unos minutos su vivienda en el número 16 de la calle de Antonio Maura, a la puerta de las oficinas de Gestión Integral de Proindivisos, una empresa de compra y gestión de propiedades inmobiliarias dueña del bloque de pisos de Argumosa 11. Con tizas de colores, han dibujado en la acera el plano de una casa, han instalado varios muebles dentro y han cubierto la fachada con carteles con la cara de Ramón Larrinaga, director de la compañía. Ha sido una performance en protesta por la intención de la empresa de no renovar los contratos de alquiler de los inquilinos del bloque. Como ellos, el edificio de viviendas de la calle del Olmo 35 y otros tres más se encuentran en riesgo en la zona.

La concentración, apoyada por la PAH (Plataforma de Afectados por la Hipoteca), el Sindicato de Inquilinas e Inquilinos de Madrid y la asociación Lavapiés, ¿dónde vas?, acabó con la entrega en las oficinas de un documento, a modo de burofax, en el que se daba un plazo de 15 días a la empresa "para que abandone nuestros barrios". Según fuentes de la PAH, aparte de los casos de Olmo 35 y Argumosa 11, otros tres bloques han sido vendidos recientemente a empresas como Proindivisos, si bien no harán públicos sus casos hasta que los vecinos de dichos inmuebles hayan acordado una hoja de ruta. 

"El método es el mismo: una vez que compran el piso, mandan un burofax a los inquilinos en el que se les advierte de la fecha de expiración del contrato de alquiler y de que no se les va a renovar", explica Belén García, perteneciente a la PAH del distrito Centro. Este 30 de mayo expira el de Francisco Rodríguez, inquilino de 83 años en la calle del Olmo 35 desde 2007, con una pensión de 370 euros y enfermo de cáncer con metástasis; el primero de junio, le tocará a Teresa Sarmiento, vecina en Argumosa 11 de 68 años y en una situación económica similar. Hasta mediados de junio, otros dos pisos de esta dirección habrán agotado sus contratos. 

"Lo que queremos es que la empresa se siente a negociar con los vecinos y que no se les expulse del barrio donde muchos han vivido desde siempre", ha afirmado Fernando Bardera, responsable de Lavapiés, ¿dónde vas? Sin embargo, fuentes de Gestora Integral de Proindivisos han negado que vaya a realizar un nuevo contrato de arrendamiento con los vecinos y han insistido en su intención de reformar el inmueble para alquilar posteriormente las viviendas a un precio mayor.  

Desde la consejería de Urbanismo se señala que no se tienen las competencias necesarias para impedir el desalojo de los vecinos, regulada en la Ley de Arrendamientos Urbanos, pero que sí se están tomando medidas al respecto, como la moratoria turística, el incremento del parque de vivienda pública o el desarrollo del plan especial de establecimientos turísticos

"Llevo viviendo 20 años en este piso y toda la gente que conozco está aquí. La vivienda pública me la darían en Vallecas, Usera o Villaverde, si me la dan. ¿Qué hago yo en esos sitios a mi edad?" lamenta Sarmiento. Recuerda perfectamente el día en el que dos hombres de la empresa llegaron al edificio y le ofrecieron 2.000 euros a cambio de que abandonaran el piso en un mes. En enero de este año recibió el temido burofax. Ahora, la noticia que espera de la empresa propietaria es la orden judicial de desalojo.

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram

Más información