Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los jueces rechazan que se indemnice a los vecinos por el nuevo Palacio de los Deportes

El Tribunal Superior de Justicia rechaza que se haya causado un daño a los vecinos del número 88 de la calle de Goya

Edificio afectado por el nuevo Palacio de los Deportes.
Edificio afectado por el nuevo Palacio de los Deportes.

El Tribunal Superior de Justicia de Madrid (TSJM) ha rechazado que se tenga que indemnizar a los vecinos colindantes al Palacio de los Deportes, en la calle de Goya (distrito de Salamanca), por su nueva estructura, tras el incendio que destruyó el original el 28 de junio de 2001. Los magistrados entienden que la eliminación de una zona verde anterior no supone que se convierta una de las fachadas en un patio interior y que, por tanto, se haya reducido el precio de las viviendas afectadas por el nuevo diseño.

Los vecinos del número 88 de la calle de Goya y un particular recurrieron ante la Comunidad de Madrid la eliminación de la zona verde que les separaba del anterior Palacio de los Deportes y solicitaban una indemnización por el menor valor de sus viviendas al haber pasado esa fachada “de exterior a interior por el adosamiento” del nuevo edificio tras la reconstrucción de 2005. Pedían daños y perjuicios por un montante de 140.680 euros. El Gobierno regional desestimó esta reclamación de responsabilidad patrimonial. Por ello, los afectados acudieron a un proceso judicial.

La Sección 1ª de lo Contencioso-Administrativo del TSJM ha dictado dos sentencias casi idénticas en las que rechaza que se haya producido una lesión a los intereses de los particulares por el nuevo diseño del Palacio de los Deportes. Este eliminaba un pequeño jardín de cinco metros cuadrados y adosaba el nuevo inmueble al edificio de la calle de Goya 88.

Los fallos, de los que ha sido ponente el magistrado Francisco Javier Canabal Conejos, recuerdan que el Palacio de los Deportes es un edificio de especial singularidad en la trama urbana de la capital. Esta singularidad se puede conseguir “por sus valores históricos-artísticos, por sus características constructivas, de catálogo o de uso”, según las Normas Urbanísticas del Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) de 1997. Según los magistrados, al tratarse de “una edificación de dotación de servicios colectivos”, bastaría la aprobacion de un estudio de detalle para relevar del cumplimiento de las citadas normas urbanísticas. Eso incluye hasta la ocupación de otras parcelas. Los magistrados hablan en sus sentencias de que la aplicación del articulo 161 de la Ley del Suelo de la Comunidad de Madrid permitiría incluso “el adosamiento a la fachada”.

Los jueces también basan su decisión en el Protocolo Convenio de Protección de los Derechos Humanos, aprobado en París el 20 de marzo de 1952. Según la interpretación judicial, la nueva obra fue legal y se ejecutó “en interés general”, por lo que no ha supuesto “una carga especial y exorbitante que hubiera roto el justo equilibrio a ponderar entre la protección de la propiedad y la exigencias de interés general”.

Las sentencias recogen la reiterada jurisprudencia del Tribunal Supremo que ha declarado que “el interés general es digno causante del sacrificio causado sobre la propiedad”. “La construcción del Palacio de los Depores no impide el disfrute ni la propiedad ve perdida la expectativa de valor que se reclama. Su situación aboca precisamente a todo lo contrario, la disminución del valor en función de que vaya perdiendo su vida útil”, añade el fallo.

El Palacio de los Deportes original se levantó en 1960. Un operario que estaba trabajando con un soplete provocó el 28 de junio de 2001 un incendio en la cubierta. El edificio ardió por los cuatro costados y quedó reducido a escombros, tras provocar una enorme columna de humo. La Comunidad de Madrid lo rehizo cuatro años más tarde, tras invertir 154 millones de euros, frente a los 24 presupuestados inicialmente.

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram