Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

JxCat y ERC apuntan ahora a Elsa Artadi como posible sustituta de Puigdemont

Los dos partidos aún no han acordado la fórmula para reconocer al expresidente

Elsa Artadi en el Parlament de Cataluña.

Las negociaciones entre Junts per Catalunya, Esquerra Republicana y la CUP para formar gobierno en Cataluña han avanzado de manera notable las últimas horas y apuntan a un relevo en la presidencia de la Generalitat. El nombre de Elsa Artadi, mano derecha del expresidente Carles Puigdemont, ha generado consenso para presidir la institución entre las partes negociadoras, aunque el pacto final depende del papel que se le reserve precisamente a Puigdemont. La intención de Junts per Catalunya es que el expresidente siga gobernando de facto desde su refugio de Bruselas, donde está huido de la justicia desde el pasado mes de noviembre.

Fuentes próximas a la negociación han apuntado este jueves que el acuerdo está “muy cerca” y que el nombre de Artadi genera consenso pero, mientras Junts per Catalunya da por hecho el pacto final, ERC apunta que “todavía no es inminente”.De hecho, ambos partidos, especialmente los exconvergentes, quieren hacer un último intento para investir a Puigdemont. De ahí que la propia Artadi haya insistido este mediodía, en los pasillos del Parlament, que el nombre del expresidente sigue estando sobre la mesa. "Puigdemont es nuestro candidato pero, sobre todo, es el candidato del Parlament", ha zanjado Artadi en unas declaraciones en la Cámara.

En unas jornadas con mucha confusión, en las que los acuerdos y desmentidos se suceden continuamente, estas fuentes explican que los dos partidos trabajan ahora en la fórmula para intentar visualizar que la dirección política del Gobierno la tendrá Carles Puigdemont aunque el Parlament no le pueda investir formalmente por su situación jurídica y su condición de prófugo de la Justicia. La emisora Rac1 ha dado prácticamente por cerrado el acuerdo esta mañana. Sin embargo, el portavoz de ERC, Sergi Sabrià, ha asegurado no tener constancia de que Junts per Catalunya haya puesto otro nombre encima de la mesa, pero ha añadido que en caso de que se proponga a otro candidato para la investidura "seguro que no será un problema" para la formación. "Aún estamos trabajando intensamente para conseguir el acuerdo", ha añadido.

Vamos a impugnar cualquier resolución que busque reconocer a Puigdemont y para dar apariencia de legalidad", avisa el popular Albiol

La fórmula para lograr que Puigdemont pueda seguir moviendo los hilos de la política catalana se basaría en darle un cargo más o menos simbólico como presidente del llamado Consejo de la República. Este ente, que ahora no existe, podría ser creado a través de una reforma de la ley de la Presidencia y del Gobierno de la Generalitat. La discrepancia entre los dos partidos es si esta reforma se puede hacer por la vía exprés –que será impugnada con toda probabilidad por parte de la oposición- o si se hace por la vía ordinaria, lo que retrasaría la creación de este organismo. Una tercera vía sería darle a este organismo un carácter puramente simbólico para dificultar impugnaciones ante el Tribunal Constitucional. Esta es la vía favorita de Esquerra Republicana.

Paralelamente a este reconocimiento Junts per Catalunya quiere que el Parlament apruebe una propuesta de resolución en la que se condene la aplicació del artículo 155 de la Constitución y se defienda la "legitimidad" de Puigdemont y sus exconsejeros para seguir mandando sobre la Generalitat. Sin embargo, el Partido Popular ya ha avanzado que, en virtud precisamente de este artículo, impugnará la propuesta si aparece en el orden del día de la sesión. "No podemos estar con plenos simbólicos para que parezca que hay una doble legalidad. Nos vamos a oponer a estos disparates", ha advertido Xavier García Albiol, que ha querido recordar al presidente del Parlament que la Cámara no puede por ahora legislar "lo que le venga en gana".  "Estamos bajo el artículo 155 que regula de forma muy clara las propuestas que se pueden presentar y cuales no. Es para mayor gloria de Puigdemont y es inviable".

Si este último principio de acuerdo llega a buen puerto Puigdemont sería objeto de un acto de reconocimiento por parte de una asamblea de cargos electos independentistas en Bélgica para intentar darle una pátina de legitimidad a su posición. Con ello su equipo busca transmitir la imagen de que sigue siendo el presidente legítimo por más que ya no lo sea. Las negociaciones continuarán durante el día de hoy para formar un gobierno que será paritario entre Junts per Catalunya y ERC.

Más información