Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La oposición carga contra el plan de Puigdemont de presidir un consejo de la república catalana

"El Palau de la Generalitat está en la plaza Sant Jaume, no en Waterloo", denuncia el PSC

Reunión de la Mesa del Parlament, este martes.
Reunión de la Mesa del Parlament, este martes.

Los grupos de la oposición en el Parlament han criticado con dureza este martes la idea que baraja el independentismo para modificar la ley de la presidencia de la Generalitat y que Carles Puigdemont pueda ser desde Bruselas el presidente del consejo de la república catalana. Ciudadanos, PSC y PP han coincidido en que la propuesta no encaja con la legalidad y sería una vuelta al pasado. De prosperar la idea del secesionismo, la ley se reformaría por trámite de urgencia para satisfacer a Puigdemont con esa presidencia y otro presidente de la Generalitat oficial.

Fernando de Páramo, diputado de Ciudadanos, ha asegurado que "Puigdemont se levanta cada día con una nueva performance, con un nuevo show diario" y ha reclamado "que alguien le diga que eso se acabó". En opinión de este parlamentario, "Puigdemont pretende ser presidente simbólico. Lo que no lo es el 3%, las listas de espera o los barracones o que los diputados de Ciudadanos tengan que salir escoltados desde el Parlament".

"El Palau de la Generalitat está en la Plaza Sant Jaume, no en Waterloo. Cualquier experimento, que lo hagan en el patio o donde quieran", ha asegurado Eva Granados, portavoz del PSC, quien ha recordado que la reforma de la ley de la presidencia de la Generalitat debería tramitarse en una comisión parlamentaria, cuando se constituya el Govern.

La diputada socialista ha pedido al secesionismo "no aumentar el ridículo" y que presente "un candidato viable para investir, porque todo lo que se salga de aquí es del todo inadecuado y un disparate". Granados ha insistido en que "cambiar las leyes por la situación personal de una persona no es el camino".

Por su parte, Elisenda Alamany, de Catalunya en Comú-Podem, ha explicado que "si alguien se cree que con gestos simbólicos saldremos de esta situación está muy equivocado". En su opinión, "o Cataluña se gobierna desde Cataluña o la seguirá gobernando Soraya Sáenz de Santamaría y M. Rajoy". La diputada se ha preguntado "si la gente entiende que haya dos gobiernos" y ha dicho que "los gestos simbólicos acaban con una bofetada del Partido Popular".  En ese sentido, ha pedido que se designe a un candidato viable para acabar con la aplicación del artículo 155.

Por su parte, el portavoz del PP, Alejandro Fernández PP, ha asegurado que "Puigdemont y sus partidarios parecen obstinados en destruir las instituciones catalanas y su prestigio" y ha calificado de "frívola" la idea de la reforma de la ley de la presidencia de la Generalitat.

En su opinión, se trata de una iniciativa que es "inviable legalmente" porque el acuerdo del Consejo de Ministros que se adoptó el 28 de octubre, tras la aprobación en el Senado del artículo 155, prohíbe que el Parlament pueda tramitar leyes contrarias a esa medida. "No hacer caso a eso sería volver a adoptar medidas que fueron las que provocaron el 155", ha insistido Fernández.

 

            

Más información