Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Generalitat recurre la obligación de entregar el lunes las piezas de Sijena

La consejera aragonesa acusa de cobardía al Gobierno por consentir la iniciativa judicial

Dos de las piezas que se reclaman de Sijena en el Museo de Lleida.
Dos de las piezas que se reclaman de Sijena en el Museo de Lleida.

La Generalitat de Cataluña recurrió ayer la providencia que obliga a entregar las 44 piezas del monasterio de Sijena que permanecen en el Museo de Lleida. ¿Sin permiso del Gobierno, estando la Generalitat bajo el artículo 155? Fuentes de la abogacía de la Generalitat aseguraron a este periódico que lo que el “ministro exigió es que no se recurriera contra el requerimiento que hacía el juez para hacer cumplir la sentencia y entregar las piezas, pero no dijo nada contra la exigencia de que la entrega de las piezas se producirá el próximo lunes, día 11, con la intervención policial en caso de incumplimiento”. “Y eso es lo que hemos hecho”, dijeron. Por tanto, lo que recurren es el plazo de entrega dictado en una providencia, aseguran, no la orden de entrega del juez Antonio Martín González.

Un recurso que calificó de “surrealista”, el abogado del Ayuntamiento de Sijena.

El Ministro de Cultura, Íñigo Méndez de Vigo, subrayó tras el Consejo de Ministros que “no tiene nada que decir” sobre la fecha y forma del traslado, pero sí señaló que “estas son cosas que muchas veces requieren un tiempo para que esos bienes, que son unos bienes preciosos, no sufran deterioro alguno”.

La consejera aragonesa, la socialista Mayte Pérez, atacó la actitud del ministro. Se trata, dijo, de un acto de “cobardía” y de “indignidad”. La presentación del recurso, según ha considerado la consejera aragonesa, es “una falta de respeto insoportable” a Aragón y “un insulto” a la dignidad de los aragoneses, informa Efe. A su juicio, el ministro de Cultura se ha “plegado” a los intereses de Cataluña “por encima de decisiones judiciales y despreciando a Aragón”.

El alcalde de Lleida, el también socialista Ángel Ros, presentó asimismo un recurso en la Audiencia de Huesca en el que pide que se anule la ejecución de entrega de las piezas de Sijena, prevista para el lunes. Ros asegura que la providencia ha generado “una alarma social muy importante en la ciudad”, que afecta a las relaciones ciudadanas y de vecindad con los territorios próximos.

La policía podrá entrar desde la medianoche

El esprint del juez sustituto Antonio Martín para que las obras se trasladen a Sijena vivió ayer un día intenso. Tras conocerse el recurso que presentado por los abogados de la Generalitat emitió una nueva providencia en la que fijaba la medianoche del domingo 11 como el momento en el que los técnicos del Gobierno de Aragón podrán entrar a por las 44 obras que están en el Museo de Lleida. Para lograrlo el juez da permiso para utilizar la fuerza si la puerta no se les abriera voluntariamente. El juez establece, eso sí, un plazo para recurrirla de cinco días.

El recurso catalán pide la anulación de la providencia y la suspensión cautelar de la ejecución de la sentencia para no incurrir en “indefensión atendiendo a la inmediatez por la que se ha acordado la fecha de entrega”, ya que, alegan, solo han tenido un día hábil para proceder al traslado teniendo en cuenta la fecha de la providencia y los festivos.

Según el letrado jefe de la Generalitat la providencia del juez no atiende a los condicionantes necesarios para garantizar un traslado adecuado de los bienes, infringe leyes de patrimonio estatales y autonómica y tampoco atiende a los condicionantes necesarios para garantizar un traslado adecuado de los bienes, además de que el plazo dado es “a todas luces insuficiente” y obvia “totalmente” las cautelas planteadas por el ministro.

Desde la Generalitat apuntan también al hecho de que el día 11 es la fecha fijada para que el juez suplente Martín González acabe su misión al frente del juzgado que tiene el litigio de los bienes de Sijena en cartera y esperan que ese día, cuando sea sustituido por la nueva juez María Teresa Puchol Soriano, todo cambie.