Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

"En España aún no sabemos quiénes fueron los buenos”

Almudena Grandes presenta ‘Los pacientes del doctor García’

La escritora y novelista Almudena Grandes.
La escritora y novelista Almudena Grandes.

Una de las principales motivaciones de Almudena Grandes a la hora de escribir un libro es la incredulidad que le produce el no conocer el episodio histórico que narra. Por eso, la autora, que no tenía la más mínima idea de que a escasos metros de su casa en Madrid funcionaba en los años 40 una de las redes de evasión de criminales nazis más importantes de Europa, escribió Los pacientes del doctor García (Tusquets).

Fue la fascinación por Clarita Stauffer, española de origen alemán, encargada de ayudar, ocultar y facilitar la huida hacia Argentina a una multitud de perseguidos nazis, el motor de la última novela de la escritora. Ante un auditorio abarrotado de gente en la biblioteca Jaume Fuster de Barcelona (numerosas personas se quedaron fuera) Almudena Grandes, en conversación con el periodista de EL PAÍS Jacinto Antón, presentó su libro, el cuarto de su serie Episodios de una Guerra Interminable.

Situada en la Guerra Civil y la posguerra, la escritora centra la historia en la relación de pasión, de sexo, “que no de amor”, como se encarga de matizar la misma cronista, entre Guillermo, un médico con profundas convicciones republicanas y Amparo, una chica de derechas. “En una lógica de guerra, solo podía tratarse de un amor de guerra”, reflexionaba Grandes que traslada al lector a un mundo de espías donde un republicano se infiltra en la red Stauffer, personaje “contradictorio”, según Grandes, quien la define como una “mujer abnegada, que se entregó en cuerpo y alma a la causa del mal que representaba el III Reich”.

Que los protagonistas de Los pacientes del doctor García sean burgueses no es casualidad. Uno de los objetivos que tenía Grandes cuando escribía la novela fue "recuperar" a la burguesía republicana, pues para la autora, “ha desaparecido del mapa y no sale muy bien en la foto de la historia”. Un hecho, que la novelista cree “falso e injusto porque permite presentar a los republicanos como unos radicales descerebrados”.

La escritora Almudena Grandes y el periodista de El País Jacinto Antón.
La escritora Almudena Grandes y el periodista de El País Jacinto Antón.

Delante de un público que siguió sus palabras con enormes atención y simpatía, Almudena Grandes explicó que en parte ha escrito esta novela “porque vivimos en un país donde hubo franquistas y republicanos pero en el que parece que aún aún no sabemos quiénes fueron los buenos y quiénes los malos”, cuando para la escritora, es evidente.

Con este libro, la autora de Las tres bodas de Manolita, ha querido también recuperar a aquellos republicanos que nunca desfallecieron en su esfuerzo de arrancar a Franco del poder. “La triste y dolorosa verdad es que los aliados prefirieron a Franco que a los republicanos”, recordó la escritora, que afirmó que los nazis “perdieron la guerra, pero ganaron la posguerra”, al convencer a los aliados de que el enemigo pasaba a ser la URSS.

En su último libro, la escritora madrileña ha querido rendir homenaje, convirtiéndolo en personaje, a Norman Bethune, médico canadiense que salvó miles de vidas de soldados republicanos gracias a su innovador método de transfusiones de sangre.

"La sociedad catalana no se merece esto"

En un breve turno de preguntas, donde los lectores pudieron interrogar a la escritora, Grandes habló del “problema catalán”, como definió la actual crisis política que, para ella, vive “una Cataluña contra otra Cataluña”, ya que considera que la distancia entre Cataluña y España es, en realidad, menor.

La escritora dijo sentirse preocupada por el actual estado del proceso independentista con un referéndum “que no es legal y que va en contra de las reglas de la democracia”.
La autora defendió la celebración de un referéndum legal y acordado y arrancó los aplausos del público al decir que “ninguna sociedad merece que una de sus partes se sienta estafada por la otra”.

Más información