Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La flor más esperada de España se “estresa” antes de eclosionar

La apertura del nenúfar 'Victoria cruziana' de Vigo, único visitable en el país, se interrumpe ante la expectación del público y las cámaras. Sus cuidadores creen que pudo deberse a la niebla

Piscina instalada en la Fundación Sales para el cultivo de la Victoria cruziana donada por los Kew Gardens de Londres.

La flor más misteriosa y extraña ha cambiado de color y ha empezado a desperezarse al filo de las siete de esta tarde después de quedarse durante horas paralizada ante el entusiasmado público que la observaba nada más comenzar su aguardado baile nupcial. Nadie se explica a ciencia cierta por qué, pero el nenúfar gigante que causa desde hace días expectación en el botánico de la Fundación Sales en Vigo se ha revelado como una diva tímida, que decidió desplegar sus encantos animada por el calor de los días pasados e inmediatamente se quedó ensimismada, de forma repentina, al comprobar que la noche escogida para su debut era la peor de todo el verano. La Victoria cruziana, Victoria para los amigos, irupé para los más cercanos, estaba bloqueada desde ayer por la noche y de nada valían los halagos de sus admiradores ni el frenesí de las cámaras que peregrinan hasta su cama de agua caliente para inmortalizar su danza.

La flor, que se esperaba para el fin de semana, curiosamente en los días grandes de las fiestas de Vigo (que, también es casualidad, son las del Cristo de la Victoria), se adelantó por las temperaturas altísimas del julio más soleado que se ha vivido en este siglo y el pasado. Pero con tan mala suerte que en la tarde del miércoles empezó a entrar desde el mar una niebla fría y densa que hizo bajar las temperaturas nocturnas unos siete grados. La Fundación Sales está próxima a la playa de Samil, y no hubo forma humana de proteger el nenúfar prodigioso de una planta acuática que es la única que se puede ver en España.

La Victoria de Vigo nació de unas semillas donadas por los Reales Jardines de Londres, los Kew Gardens, después de que se extinguiese durante el invierno de 2014 otro ejemplar custodiado en Vigo por la fundación que cuida el legado del paisajista Francisco de Sales Covelo. Ayer, este arboreto celebraba la eclosión de la primera flor de la descomunal planta de hojas de más de un metro de diámetro y de hasta 60 kilos de peso cada una. Pero el proceso se paró y, esta mañana, desde las instalaciones viguesas telefonearon al experto en especies acuáticas de Kew y allí tampoco supieron decirles a qué se debía el repentino miedo escénico de la bella. "Creemos que se ha estresado", comenta una integrante del patronato de nombre inolvidable, Elizabeth Taylor, "la niebla fría de ayer en Vigo era digna de Londres".

La Victoria de Vigo, a última hora de esta tarde.
La Victoria de Vigo, a última hora de esta tarde.

Pero a primera hora de la tarde, hoy jueves Victoria ha empezado a tornar, según lo previsto, del blanco al rosa y, por lo tanto, de hembra a macho en su intrincado proceso amoroso. Estos nenúfares endémicos de las cuencas de los ríos Paraná y Paraguay, que precisan altas temperaturas y tienen un apetito voraz (necesitan grandes cantidades de abono para prosperar), abren sucesivas flores durante varios días (la de Vigo tiene otro capullo aguardando) que despliegan únicamente dos veces, al caer el sol, a lo largo de 48 horas. En la primera ocasión, los pétalos, casi un centenar, son blancos. En la segunda, rosados. La flor nace hembra y emite al principio una fragancia a piña que lo invade todo. Ayer, describe Taylor, este aroma embriagador llegaba a cada rincón del botánico de Vigo, que ocupa unos 7.000 metros cuadrados. Su función es cautivar al coleóptero más incauto que vuele por la zona para atraparlo. El insecto atraído por los encantos de Victoria queda dentro cuando la flor se cierra durante el segundo día. Cuando vuelve a abrir sus pétalos, en la segunda y última noche, estos son rosas y el nenúfar ha desarrollado estambres. El cautivo difunde su polen y la flor se cierra definitivamente y se sumerge para convertirse en fruto.

Más información