Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La oposición exige a Mas que renuncie a la presidencia

El presidente catalán asegura que “el sistema de adjudicación impide favorecer a nadie”

Artur Mas, este viernes, en el Parlament.

El presidente de la Generalitat, Artur Mas, encontró ayer menos apoyo que nunca en el Parlamento catalán, a donde acudió de nuevo para dar explicaciones sobre el caso del 3%. Mas basó su defensa en la afirmación de que nunca la contratación de la Generalitat fue tan transparente como ahora y que no hay lugar ni para manipulación de concursos ni para comisiones irregulares. La oposición le pidió que renuncie a ser presidente en la legislatura que se inicia el lunes, a lo que Mas esgrimió los 1,6 millones de votos que Junts pel Sí logró el 27-S.

Fue una sesión bronca y poco convencional. Al no haber comenzado aún la nueva legislatura, Mas tuvo que comparecer en la Diputación Permanente, un órgano en el que buena parte de sus miembros ya no serán diputados a partir de ahora. La desgana era evidente en muchas caras. Mas no aportó nuevos argumentos a los que ya detalló en su comparecencia, por el mismo motivo, el pasado 2 de septiembre. Ayer se esforzó en reivindicar su labor de transparencia al frente del Gobierno catalán. “La contratación pública de la Generalitat es impecable”, aseguró insistiendo en la idea de que “no puede haber trato de favor a las empresas”. Y, si esto es así, se preguntó, “¿por qué alguien tendría que pagar comisiones obligadas?”. “El sistema de contratación de la Generalitat es transparente, da garantías y no deja margen a la discrecionalidad”, concluyó para asegurar que no se pueden manipular los concursos sin dejar rastro.

Como en otras ocasiones, sugirió que Convergència está sometida a una presión judicial extraordinaria por su apuesta soberanista. “Habernos metido en esta vía [la independentista] solo nos crea problemas, porque no tenemos un Estado neutral, sino que utiliza a fondo las cloacas”. Con todo, aseguró: “No daremos marcha atrás pese a que algunas cosas que han hecho las han hecho para hacernos dar marcha atrás”.

La oposición no aceptó sus argumentos y ni si quiera sus socios de ERC se mostraron convencidos. Marta Rovira (ERC) reclamó expresamente a Mas, al igual que otros grupos, la destitución de la comisionada de la Transparencia de la Generalitat, Núria Bassols, cuyo esposo fue detenido el pasado miércoles por la implicación en el caso del estudio de arquitectura que dirige.

Mas se reunió con Pujol justo antes de la operación contra CDC

El presidente de la Generalitat, Artur Mas, ha confirmado hoy que el pasado miércoles se reunió con el expresidente Jordi Pujol a primera hora de la mañana, justo antes de la operación policial contra el 3%. Preguntado por el Partido Popular y por Iniciativa per Catalunya sobre este encuentro, Mas ha asegurado que “no es la primera vez” que se reúne con Pujol desde su confesión por evasión fiscal el año pasado. “Le he visto cuatro o cinco veces, y lo volveré a hacer”.

Mas ha aprovechado que esta reunión ha trascendido hoy en algún medio de comunicación como Economía Digital, para insinuar que se le están haciendo seguimientos. “¿Quién hace seguimientos especiale? ¿Por qué motivo? ¿Por qué me meten a mi enmedio? ¿Esto no tiene relación con el momento político que estamos viviendo”, se ha preguntado. Mas ha dicho que “no cree necesario” revelar elcontenido de su conversación con Pujol y ha reprochado a la oposición que hablen de ello “como si fuera un delito”.

“Necesitamos disipar todas las dudas y que nos dé su palabra de que está dispuesto a asumir todas las responsabilidades (…), haga limpieza presidente”, dijo la republicana Marta Rovira.

Más contundente fue Inés Arrimadas, de Ciudadanos, cuando proclamó que “Mas no puede seguir siendo presidente de la Generalitat”, mientras que Santi Rodríguez (PP) le reclamó expresamente que renuncie al cargo. El presidente catalán cuestionó el carácter “democrático” de estas aseveraciones recordando que él era el candidato a la presidencia de Junts pel Sí, que ganó las últimas elecciones con 1,6 millones de votos.

Las explicaciones de Mas tampoco convencieron a la CUP, de quien depende el presidente para mantenerse en el cargo más allá de noviembre. El líder de la CUP, Antonio Baños, afirmó que las explicaciones del presidente de la Generalitat “no nos convencen” pese a la “guerra sucia” del Estado, y avisó de que “somos independentistas no para salvar a CDC de sus males, sino para hacer limpieza” y acabar con los “chanchullos”.

En declaraciones a los medios una vez concluida la Diputación Permanente, de la que la CUP no forma parte, Baños visualizó su decepción. “Sus explicaciones no han aportado ninguna novedad, ha expuesto las maravillas del sistema de licitación de obra pública diciendo que se había sofisticado mucho en los últimos años, pero nos preguntamos por qué no estaban sofisticados desde antes”, precisó el diputado electo.

Baños aseguró que, sobre la investidura de Mas, la CUP “no se ha movido ni una coma” estod días. “No cambiamos nuestra posición política por el número de detenidos o imputados que pueda tener Convergència”, concluyó.

Mas compareció en el Parlament tras la detención este mismo viernes del extesorero de Convergència Daniel Osàcar y después de una semana marcada por la detención del actual tesorero del partido, Andreu Viloca, además de una decena de cargos de la Generalitat y responsables de empresas contratadas por la Generalitat. “El sistema de adjudicación de obra pública impide favorecer a nadie, por lo tanto no puede haber trato de favor”, ha dicho Mas en reiteradas ocasiones.

El presidente catalán afirmó  que no es ningún secreto que la fundación CatDem, vinculada a Convergència, recibe dinero de empresas. “Esto es legal”, recordó, pero, según él, en su caso “se está criminalizando”. Mas insistió en que todas las donaciones están registradas en el Tribunal de Cuentas. “No hace falta que haya un despliegue de la Guardia Civil cada mes y medio en la sede de CDC”. Cuando esto se hace, según Mas, “se busca debilitar una estructura política y dejarla en inferioridad de condiciones”.

Pese a las insistentes peticiones dela oposición para que asuma responsabilidades y renuncie a la presidencia de la Generalitat, Mas dio largas a tomar medidas en este sentido. “Tomaré decisiones si hay sentencias condenatorias, si las hay”, dijo.

En su segunda intervención en el Parlament Mas volvió a insistir en que los concursos de la Generalitat no se pueden manipular y que esta Administración es “modélica” en lo que a transparencia se refiere. Al mismo tiempo insistió en sembrar dudas sobre la investigación. Lo hizo reiterando la idea de que algunos medios de comunicación estaban advertidos de la operación policial del miércoles y que, pese a que el origen del caso está en una denuncia de una concejal de ERC de Torredembarra “los fiscales que lo llevan son de Madrid, como si aquí no hubiera fiscales”.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información