Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Mas se desmarca del ‘caso Pujol’ para salvar a CiU y su propia imagen

“La confesión de Jordi Pujol le afecta a él y a su familia. No tiene nada que ver con CDC”

Artur Mas volvió a desmarcarse este lunes por completo de la confesión del expresident Jordi Pujol sobre su fortuna oculta y reiteró que se trata de “un tema personal y familiar que no va más allá”. El actual presidente de la Generalitat declaró durante casi cinco horas en la comisión de investigación del Parlamento catalán creada a raíz de aquella confesión y rechazó por completo que aquella fortuna pueda proceder del cobro de comisiones por obras o contratos.

“Lo que confesó le afecta a él y a su familia y no tiene nada que ver ni con Convergència Democràtica ni con Convergència i Unió ni con el Gobierno catalán ni conmigo mismo”, afirmó Mas en varias ocasiones. “Yo no tenía ni idea del patrimonio acumulado por la familia Pujol. Y si no estuviéramos en el Parlament pondría otra palabra delante...”, volvió a reiterar ante la insistencia de la oposición.

Después de haber evitado su comparecencia en cuatro ocasiones, el presidente de la Generalitat declaró en la comisión de investigación y se refirió también al caso ITV de presunta concesión irregular de servicios de inspección de vehículos y a la intermediación del exdirigente de CiU Oriol Pujol en la deslocalización de empresas.

Sus explicaciones aportaron pocos datos novedosos a los ya conocidos, aunque sí desveló dos detalles. El primero, que conoció la confesión que iba a realizar Jordi Pujol el mismo día que se produjo, el 25 de julio de 2014. Fue en un encuentro celebrado a las ocho de la mañana en la sede de Convergència, en Barcelona. Mas pidió a su padre político que esperase hasta la tarde para realizar la confesión, porque ese mismo día el partido iba a anunciar una remodelación de su dirección tras la marcha de Oriol Pujol, hijo del expresident. “Lo supe el mismo día, y no le pedí que lo ocultara a pesar del daño que esto podía causar y ha acabado causando tanto al partido como a la Generalitat, como al país entero y a mí mismo”, dijo.

El segundo dato tenía que ver con lo que ocurrió unos días antes de la confesión, el 7 de julio, cuando el diario El Mundo publicó las cuentas en Andorra de diversos miembros de la familia Pujol. Mas asegura que pidió al expresident que lo desmintiera y Pujol le respondió que ya le diría alguna cosa. Mas también aseguró que la Agencia Tributaria de Cataluña “actuó por escrito” a los pocos días de la confesión de Pujol y que el expediente sigue abierto.

“Una cosa son las consecuencias de la confesión de Jordi Pujol y otra las causas. Yo noto las consecuencias en mis propias carnes, pero insisto en que las causas no tienen nada que ver conmigo, ni con el partido ni la Administración”, insistió.

Por otro lado, la oposición pidió explicaciones al presidente por el caso Palau de supuesta financiación irregular de Convergència, del que Mas también se desmarcó por completo, pese a que la sede central de su partido está depositada para afrontar una fianza de 3,2 millones impuesta por el juez instructor. “Creo que no se podrá demostrar ninguna irregularidad porque no la ha habido”, insistió Mas, aunque en otro momento anunció que si hubiera condena judicial lo primero que hará él será ordenar “que se devuelva todo el dinero que se pudo cobrar”. La tesis del fiscal y del juez instructor es que CDC se benefició de 6,6 millones de euros procedentes de la constructora Ferrovial por comisiones abonadas en la adjudicación de obra pública.

Miquel Iceta, primer secretario del PSC, abordó directamente a Mas sobre la cuenta que su padre mantuvo abierta en Liechtenstein de 1986 a 1998, cuando regularizó el dinero en España. El caso fue investigado por la Audiencia Nacional y archivado en 2010, recordó Mas, aunque obvió precisar que esa decisión judicial se produjo porque el supuesto delito fiscal estaba prescrito.

El presidente de la Generalitat dijo que su madre y sus hermanos eran beneficiarios de esa cuenta, pero no testaferros. También relató que la madre se convirtió en la única heredera de la herencia. El presidente de la Generalitat admitió que conoció la existencia de esa cuenta de su padre en el extranjero a finales de la década de 1980. Mucho antes, por tanto, de ser nombrado consejero de Economía del Gobierno catalán, cargo que ocupó entre julio de 1997 y enero de 2001. “Nunca pregunté nada porque no me afectaba a mí, ni tenía nada que ver con la Generalitat ni con ningún partido”, dijo.

Es difícil que alguien inteligente como usted no supiera nada

Albert Rivera

El presidente catalán tampoco aportó novedades respecto al caso de las ITV, que salpica al ex secretario general de CDC Oriol Pujol. Mas aseguró que su gobierno no se dejó influir por las “supuestas influencias” que había por parte de empresas relacionadas con Pujol. “El Gobierno siempre actuó como tenía que actuar”, insistió.

En lo referente a las deslocalizaciones de empresas, que Oriol Pujol presuntamente contribuyó a realizar bajo el paraguas de la Generalitat, Mas también se desmarcó. Admitió que se reunió con empresarios implicados en estos casos pero siempre, dijo, para evitar que se perdieran puestos de trabajo. “Si se demuestra que ha habido algún tipo de aprovechamiento privado [de estas reuniones] ello no es culpa del Gobierno catalán”, subrayó.

En varios momentos de su intervención Mas marcó distancias con Jordi Pujol y con el que fuera secretario general de la Presidencia, Lluís Prenafeta, contra el que la Audiencia Nacional ha abierto juicio oral por el caso Pretoria de corrupción urbanística. Con todo, dijo que no renegaba de ellos y añadió: “Si han cometido algún error ya veremos en qué queda”.

Esquerra Republicana reclama al gobernante nacionalista "un país limpio"

Oriol Amorós, de Esquerra republicana, le pidió que contribuya a “hacer limpieza” y a “construir un país limpio”. Iceta formuló preguntas muy concretas y recordó que fue Mas quien “colocó” a Oriol Pujol al frente de la dirección del partido. Alicia Sánchez-Camacho (PP) señaló que Mas se enfrentaba “a su pasado” y dudo de sus explicaciones.

Joan Herrera, de ICV, insistió en la relación de Mas con Jordi Pujol Ferrusola, el mayor de los siete hijos de Pujol, mientras que Albert Rivera (Ciutadans) le espetó: “Es muy difícil pensar que una persona capacitada como usted no supiera nada”. La diputada de CiU Meritxell Borràs opinó que la comisión de investigación es “un instrumento de desgaste político” contra el presidente de la Generalitat.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información