Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las víctimas del franquismo reclaman justicia tras el recurso de Urquijo

Los afectados exigen al Gobierno que pidan disculpas por "jugar con el derecho y la integridad de muchas personas"

El PNV exige al Ejecutivo central que deje de "discriminar" al colectivo

En el centro, Inés Núñez, Ana de Benito y Arantxa Kortaberria, acompañadas por el grupo de víctimas policiales, en la rueda de prensa de esta mañana.
En el centro, Inés Núñez, Ana de Benito y Arantxa Kortaberria, acompañadas por el grupo de víctimas policiales, en la rueda de prensa de esta mañana.

Las víctimas de violaciones de derechos humanos causadas por abusos policiales entre 1960 y 1978 han manifestado esta mañana en San Sebastián su dolor por el recurso interpuesto por Carlos Urquijo, delegado del Gobierno español en el País Vasco, contra el decreto del Gobierno vasco que, por primera vez, reconocía la realidad de los abusos y contemplaba ayudas para este colectivo de una treintena de personas.

El Gobierno vasco, tanto en esta legislatura como en la anterior, con el respaldo de la mayoría de los votos del Parlamento vasco, ha impulsado mediante la aprobación de un decreto la puesta en marcha de un proceso de reparación y reconocimiento de las violaciones de derechos humanos. Sin embargo, esta medida se ha encontrado con un "primer obstáculo", después de que el Gobierno de Mariano Rajoy interpusiera un recurso que pide la anulación de este decreto y la devolución de las indemnizaciones que se hayan podido otorgar a las víctimas.

Ante este hecho, las personas afectadas han expresado sentimientos de "dolor, incomprensión e indignación" con la decisión del Ejecutivo español. "No lo podemos entender. Nuestra pregunta, mirando a los ojos del delegado del Gobierno español, del Ministerio del Interior o del Presidente Rajoy es ¿por qué? ¿Por qué no se quiere reconocer que nuestros derechos humanos fueron violentados con la impunidad del final de la dictadura?".

Inés Núñez, una de las afectadas, ha explicado que se sienten "respaldados" por el apoyo del Gobierno vasco, aunque piden que continúen exigiendo la retirada el recurso, que lo "defienda" política y judicialmente, y que, en cualquier caso, continúe con los procesos de reconocimiento y reparación de todas las víctimas.

Por su parte, Ana de Benito, otra componente del grupo de víctimas, ante esta "grave injusticia", ha manifestado que esta maniobra es por "falta de conocimiento". "No sólo queremos que retiren el recurso. También que pidan disculpas por jugar con el derecho y la integridad de muchas personas". "La sociedad vasca actual no está deslegitimando las instituciones policiales. Todo lo contrario."

Núñez ha contado que su padre fue víctima del maltrato después de recibir una paliza de las fuerzas policiales en una manifestación de 1977 en la que no había participado. "Salimos a las 12 de la mañana a por el periódico y nos encontramos con aquella manifestación. A mi padre le empezaron a golpear sin ningún motivo y por suerte pudo llevarme al portal del piso de mis abuelos. Al día siguiente fue a denunciarlo y acabó siendo torturado y envenenado por los policías. Falleció 13 días después".

En el caso de De Benito, recibió un disparo en una manifestación de Beasain cuando se encontraba con su familia. "Subimos a casa, un cuarto piso, a protegernos, mi madre no cerró del todo la persiana y me asomé a ver qué sucedía en la calle. Aún recuerdo los gritos de mi madre y mi hermana cuando empecé a sangrar por el disparo".

Por otro lado, Núñez ha recalcado que "no es una cuestión de partidos" y no hay por qué "clasificar a las víctimas en uno u otro bando. Todos somos personas inocentes y víctimas de la violación de los derechos humanos". "Son muchos los que se han quedado en el camino y ahora son sus familias las que están luchando por un fin justo, ético y moral".

La comparecencia de las víctimas policiales ha coincidido con la presentación en el Parlamento de una proposición no de ley por parte del PNV en la que pide al Gobierno central que deje de "discriminar" a las víctimas a la hora de conceder indemnizaciones y extienda las ayudas a todas ellas, independientemente de la violencia que hayan sufrido, siempre y cuando tengan reconocida esta condición.