Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Generalitat destina 600.000 euros a combatir la plaga de caracol manzana

La especie invasora ocupa el 95% de campos de la margen izquierda del delta

El Gobierno y la Unión Europa no invierten en la lucha contra el molusco

Puestas y ejemplares adultos del caracol manzana en un arrozal del delta del Ebro.
Puestas y ejemplares adultos del caracol manzana en un arrozal del delta del Ebro.

El avance del caracol manzana en el delta del Ebro, donde campan millones de ejemplares de la especie invasora, continúa imparable. El Departamento de Agricultura anunció este lunes que destinará 600.000 euros para intentar controlar la plaga, muy temida entre los agricultores porque el molusco se alimenta de los tallos de arroz cuando la planta está creciendo. Las actuaciones se extenderán a lo largo de casi 10.000 hectáreas del humedal de inmediato, cuando finalice la siega del cereal. En concreto, la Generalitat prevé secar 7.000 hectáreas e inundar con agua salada otras 2.000 del hemidelta izquierdo, donde el molusco invasor está presente ya en el 95% de las parcelas, según calcula el sindicato Unió de Pagesos.

En los próximos días se tratarán más de 300 kilómetros de canales, en los que entre otras medidas se verterá agua de mar, así como también se tratarán varias centenares de hectáreas de la margen derecha, donde el año pasado aparecieron focos de la plaga, algunos de ellos aún en activo. “El agua salada es muy contundente, prácticamente provoca la mortalidad de todos los caracoles, secar elimina el 80% de los ejemplares. Debido a las especiales características del delta, no podemos salinizarlo todo”, explicó ayer el director de Desarrollo Rural, Jordi Sala, que añadió que su intención es ir actuando zona a zona para erradicar la plaga.

Sin embargo, por primera vez los agricultores que deberán secar sus parcelas este invierno se quedarán sin parte de las subvenciones europeas. Los cosecheros de arroz recibían ayudas por conservar agua dulce en sus campos. Tras la salinización esta temporada dejarán de cobrar 378.000 euros, a razón de 54 euros por hectárea. “Llueve sobre mojado; un payés que ha resembrado dos o tres veces, que ha perdido parte de su cosecha, ha realizado tratamientos de saponina (un derivado de la camelia que mata a los caracoles) y que además le retiren las ayudas...es el colmo, no estamos de acuerdo”, afirma Dani Forcadell, responsable del sector del arroz en Unió de Pagesos y agricultor del delta. Este martes técnicos del sindicado se reunirán con Sala para intentar buscar una alternativa a la pérdida de fondos europeos.

Este martes técnicos del sindicado se reunirán con Sala para intentar buscar una alternativa a la pérdida de fondos europeos

Pero además, ni el Gobierno ni la Unión Europea han otorgado fondos esta temporada para luchar contra el caracol manzana. En este sentido, Forcadell solicita la presencia de un representante del Ministerio de Agricultura en las reuniones que se convocan periódicamente para abordar la plaga. “Si este invierno no se actúa bien el año que viene se presenta muy mal”, afirmó Forcadell.

Sala admitió ayer que Bruselas ha tumbado un proyecto Life en el que se habrían invertido cuatro millones de euros en tres años en combatir la especie invasora. “Estamos hablando con el Gobierno, la Confederación Hidrográfica del Ebro (CHE) se ha comprometido por escrito a destinar una partida presupuestaria y actuarán en el río. Bruselas quizás no entendió bien lo importante que es el arroz para el delta y su ecosistema. Se ha hecho una campaña para explicar la plaga al Ministerio de Agricultura y lo haremos también con la UE”, concluyó Sala.