El recorte horario en los centros de salud satura las urgencias

Los principales hospitales de referencia reducen sus camas un 25% en verano

Centro de salud de la Fuente de San Luis de Valencia.
Centro de salud de la Fuente de San Luis de Valencia.JOSÉ JORDÁN

Sube la temperatura del verano y en los centros de salud parece que algo más, al menos desde la primera semana de julio, cuando la Generalitat valenciana empezó a cerrar por las tardes los centros de atención primaria. María, una anciana que sale del centro de salud del barrio de El Pla, en Alicante, se encuentra con su amiga Josefina: “Vengo una vez cada siete meses y cada vez tengo menos ganas de venir”, le dice enfadada.

Acaba de tener un enfrentamiento con otro paciente por ver quién entraba antes a ver al médico. “Me dieron cita hace ocho días para recoger unos análisis y este señor ha llamado como si tuviera una urgencia para saltarse la lista. Yo no le veía que se estuviera muriendo o cayendo y no le he dejado pasar”, le cuenta a su amiga que le recomienda ser más ponderada para evitar ponerse enferma en verano mientras le cuenta “otro pollo” que ha tenido ella.

La recomendación de Josefina a María no es tontería. Salvo por los centros de playa, en los 824 centros de atención primaria valencianos solo debe quedar hasta septiembre el personal mínimo que garantice su funcionamiento y, a partir de las tres de la tarde, tiene que cerrar; dos horas antes que en el verano de 2012.

Cambios estivales

Horarios. Todos los centros de atención primaria (824) cerrarán a las 15 horas, salvo los de la franja costera y pedanías con un solo médico.

Refuerzos de 44 millones. Según la Consejería de Sanidad, durante los meses de verano se habilitan 43 consultorios auxiliares: 6 en Alicante, 19 en Valencia y 18 en Castellón. El gasto en refuerzo y sustituciones en verano asciende a 44 millones de euros. Solo habrá sustituciones en Atención Primaria en la franja costera: 162 facultativos, 124 personas de enfermería y 88 personal de administración y celadores. Los centros de apoyo estarán cerrados si su médico está de vacaciones.

Ambulancias. El Plan vacacional contempla adecuar las bases del Servicio de Atención Medicalizada Urgente (SAMU) y de Soporte Vital Básico (SVB). Desde el año pasado se han eliminado aproximadamente 25 SVB en la Comunidad y se han reducido horario hasta en bases de 11 localidades de la provincia de Valencia y en otras tres de la provincia de Alicante, según los principales sindicatos del sector sanitario.

Cierre temporal de camas. Los hospitales de referencia reducen sus camas un 19,71% durante los meses de verano, siendo el mes de agosto el periodo de mayor porcentaje, un 24,86%. El hospital La Fe de Valencia cerrará 255 camas; el Hospital General de Alicante, unas 175; el de Elche, 100; y el Hospital de San Juan, 70. Los centros comarcales, en agosto, sufrirán un cierre del 13,65% del número de camas habituales.

Todas las unidades de apoyo (odontología, salud mental, conductas adictivas, prevención del cáncer, etcétera) se han cerrado también mientras el médico de turno esté de vacaciones. Esto está originando un aumento del tiempo de espera y, consecuentemente, de la crispación, según lo visto in situ y atendiendo a las denuncias sindicales. Un ejemplo: “Si no me atiende el médico te pongo un parte”, espeta Sonia Díez, a la recepcionista que, según cuenta, le ha contestado mal a una consulta mientras atendía a una llamada de urgencia.

Estas dos anécdotas relatadas han ocurrido en la recepción del centro de El Pla en un plazo de 30 minutos, el periodo de espera desde que una persona coge número hasta que es atendida en el mostrador.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

La frecuencia era de una hora hasta hace días, pero la administración del centro la ha reducido al desligar el punto de recogida de medicamentos de la recepción coincidiendo con una denuncia pública de Esquerra Unida sobre la tardanza en este ambulatorio.

“Los primeros en comerse el bofetón son los que están dando la cara”, cuenta el médico del centro de salud de San Blas (Alicante) y delegado de Atención Primaria del sindicato médico CESM en Alicante, Víctor Pedrera .

“Hoy (por el miércoles) aquí ha habido un intento de agresión en el mostrador”, denuncia. “La Consejería ha decidido no sustituir a nadie, ni al personal administrativo, pero la gente tiene que irse de vacaciones”, señala este médico que cada día se salta el cupo de médico-pacientes al absorber los pacientes de los facultativos en vacaciones. A los suyos propios ha tenido que sumar otros siete desconocidos, “de modo que en un cuarto de hora he visto a 6 pacientes, que es el número que debe verse en una hora”, apunta.

Aunque Sanidad argumenta que ha habilitado 43 consultorios auxiliares para atener a la población desplazada durante las vacaciones, las Urgencias de los hospitales de referencia apuntan a que el problema de saturación es real. “Los pacientes son como el agua”, continúa Pedrera, “si tapas un agujero se va por otro”. Es decir, si no hay atención primaria, la gente va a otro sitio. ¿Dónde? A Urgencias.

En el Hospital de La Fe, desde el 1 de julio, la sección de CC OO en el hospital valenciano denunció que la reducción de camas —160 menos de un total de 840— en la primera quincena de julio ha conseguido que “casi a diario Urgencias se vea saturado” con en torno a la veintena de personas ingresadas en el servicio.

Los pacientes deberían ir a los Puntos de Atención Sanitaria (PAS), pero en la ciudad de Valencia, como denunció el pasado mes el CSIF (Central Sindical Independiente y de Funcionarios) solo hay cuatro PAS para todos los pacientes y 12 médicos atendiendo urgencias menores por las tardes. Consecuencia: la gente acude al hospital.

La situación en La Fe se agravará, según los sindicatos. Al igual que en el resto de hospitales de referencia de la Comunidad, las camas acabarán reduciéndose un 25% en agosto, incluso en el hospital de San Juan (Alicante), en plena zona de veraneo.

Marina Albiol, diputada de EUPV que pidió en Las Cortes el pasado 9 de julio que el consejero de Sanidad Manuel Llombart “de la cara y explique cómo va afectar el cierre de centros por las tardes, lamentó que “actúe en verano justo a la inversa de lo que tendría que ser” al incrementarse considerablemente la población con el turismo.

Recordó además que a los recortes veraniegos hay que sumar los que vienen produciéndose a lo largo del año como los recortes de ambulancias. “En Picassent, Cheste o localidades como Buñol”, explicó, “las unidades de soporte vital básico están tardando 30-40 minutos, cuando los tiempos deberían ser de 20 minutos”. “Sí, enfermar en verano es mal negocio”, asiente la diputada.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS