Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Urkullu ratifica la postura de Patxi López contra los recortes de Rajoy

Dilata la aplicación del copago, a la espera de estudiar el auto del Constitucional

El Consejo de Gobierno, durante su primera reunión. Ampliar foto
El Consejo de Gobierno, durante su primera reunión. efe

Nuevo Gobierno vasco, sí; pero con la misma escasa intención de dar su brazo a torcer que sus antecesores socialistas ante lo que en Euskadi se siente como recortes basados en invasiones de las competencias autonómicas. El nuevo portavoz del Ejecutivo vasco, el exdiputado en el Congreso Josu Erkoreka, ha sido claro: en la introducción del copago farmacéutico por parte del Gobierno de Mariano Rajoy hay una “vulneración evidente de las competencias autonómicas”, contra la que el equipo de Iñigo Urkullu batallará, al igual que lo hiciera hasta hace una semana el de Patxi López, con cuyos argumentos está “absolutamente de acuerdo”.

De aplicar la medida, al menos por el momento, nada. Erkoreka ha explicado a los medios de comunicación, tras el primer Consejo de Gobierno en Vitoria, que los servicios jurídicos necesitan aún tiempo para analizar el auto del Tribunal Constitucional, conocido el lunes y por el que se acepta la política vasca de mantener la atención sanitaria no urgente a los inmigrantes sin permiso de residencia, pero se mantiene la suspensión cautelar ordenada en septiembre —e incumplida por Euskadi— de la parte del decreto vasco que permitía soslayar el copago farmacéutico.

Aún así, el portavoz reconoce que, en principio, la resolución del tribunal “supone la aplicación obligada del copago”. Con esta misma sensación, el PSE ha anunciado una proposición no de ley para “devolver o compensar” el copago desde las instituciones vascas, volviendo a la primera opción esgrimida en verano por el exconsejero Rafael Bengoa y que finalmente se desechó en favor de la aprobación de un decreto que neutralizara los recortes sanitarios de Rajoy.

Erkoreka alega “dificultades” para cumplir la resolución

del alto tribunal

Tras avalar la postura adoptada por el anterior Gobierno vasco, hacia el que todo son buenas palabras desde la llegada a la Lehendakaritza del PNV, Erkoreka ha asegurado que el Gobierno actual seguirá con el recurso contra el copago y esgrimió los mismos argumentos que el anterior para estirar los plazos de aplicación de la medida sanitaria: las “dificultades de carácter operativo”, del sistema informático. Este solo ha avanzado “algo” desde la primera decisión del Tribunal Constitucional en septiembre, según portavoces del Departamento de Salud. Los problemas, relativos sobre todo a los pensionistas, podrían suponer “meses” de retraso en la implantación del copago, aunque la población vasca ya tiene identificados los tramos que le corresponden.

El portavoz ha comparecido solo, sin la presencia del nuevo responsable de Salud, Jon Darpón, que el jueves acudirá al consejo interterritorial del Sistema Nacional de Salud, y que es quien deberá posicionarse ante los nuevos copagos a los que se enfrentan los pacientes de la sanidad pública. Por el momento, es uno de los pocos consejeros que aún no ha nombrado oficialmente a sus viceconsejeros, por lo que mantiene el equipo de Bengoa.

El Gobierno impulsará con

"urgencia" un cambio legal para

que sus funcionarios cobren

en enero la paga de julio

Erkoreka ha anunciado además que, con el objetivo de paliar los efectos de la supresión de la paga extra a los funcionarios de la Administración autonómica, el equipo de Urkullu presentará al Parlamento una proposición de ley para adelantar la paga de verano de 2013 a enero. Lo hará con una tramitación de “máxima urgencia”, según palabras del portavoz, por el procedimiento de lectura única, para permitir realizar esta excepción a lo establecido por la Ley de Función Pública y la de Presupuestos.

La ley con las cuentas actuales será prorrogada hasta que haya un nuevo proyecto, cuyas directrices estarán listas en enero. El documento final será presentado, tal y como se comprometió Urkullu, antes de que finalice el primer trimestre del año.

Entre ceses y nombramientos

Josu Erkoreka se estrenó ayer como portavoz del Gobierno vasco pidiendo a unos medios ávidos de interrogarle sobre las contiendas con el Ejecutivo central una cosa: “Déjenme que me siente”, parafraseó a John Fitzgerald Kennedy. Paciencia, pide, para un equipo al que, aunque ni siquiera tiene “la pasahitza [contraseña en euskera] del ordenador”, ya le toca lidiar con dos de los principales choques judiciales con Madrid —la extra y el copago— y con cuestiones de calado como la reforma educativa (LOMCE) que hoy se tratará en Madrid o las nuevas medidas sanitarias que reunirán mañana a los máximos responsables autonómicos con la ministra Ana Mato.

Erkoreka comenzó bromeando con la cantidad de medios de comunicación que se agolpaban en la sala de prensa de Lehendakitza en Vitoria —”eso que venía a hablar, que si llego a venir a bailar”, apuntó— y resolvió con humor el lapsus que le llevó a referirse al Parlamento vasco como el “Congreso”.

En su primera reunión, el Gobierno aprobó ayer la primera gran ronda de ceses (40) y nombramientos (20), sobre todo de viceconsejeros. En Administraciones Públicas y Justicia, Peru Bazaco como secretario general y Sabino Torre, viceconsejero. Arantza Tapia ha elegido a los viceconsejeros Estíbaliz Hernáez Laviña, en Innovación y Tecnología; Bittor Oroz, en Agricultura; Alejandro López, en Desarrollo Industrial. Aburto sitúa a los viceconsejeros Iñigo Pombo, en Asuntos Sociales, y Ricardo Barkala, en Trabajo. En Economía, Pedro María Hernando, viceconsejero de Presupuestos y Carmelo Arcelus, de Administración Pública. Cristina Uriarte apuesta como viceconsejera de Educación por Arantza Aurrekoetxea, y en Seguridad, Joseba Iñaki Gurtubai, en Administración y Servicios.

Más información