Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Gobierno vasco paliará los recortes en sanidad y educación de Rajoy

Educación subirá solo el IPC a las tasas universitarias y mantendrá las ratios en las aulas

Sanidad se hará cargo del transporte no urgente de enfermos y paliará el copago farmacéutico

Los consejeros lanzan un "mensaje de tranquilidad" al tiempo que censuran las medidas de Rajoy

“No hay ningún real decreto para reducir el gasto en Defensa”

Las tasas universitarias solo sufrirán el próximo curso el incremento correspondiente al IPC sin aplicar las astronómicas subidas que plantea el Ministerio de Educación y Osakidetza pagará el transporte no urgente a aquellas personas que necesiten, por ejemplo, trasladarse al hospital para recibir un tratamiento que es indispensable para que no empeore su dolencia, cuando el Gobierno de Rajoy recoge en su decreto eliminar esa posibilidad. El Servicio vasco de Salud atenderá a los inmigrantes que no coticen en la Seguridad Social "acciones de asistencia social", al contrario de lo que plantea la ministra de Sanidad, y compensará el dinero que los ciudadanos gasten en el copago farmacéutico que se ha impuesto desde el Gobierno central y cuya aplicación está muy lejos de convertirse en una realidad por su extrema complejidad, a ojos del consejero de Sanidad, Rafael Bengoa. Además,Educación no introducirá más niños por aula, desoyendo lo que plantea el ministro Wert,y se plantará ante los cambios que recoge el real decreto en torno a las sustituciones.

Son algunas de las medidas que tomará el Gobierno vascoy que esta mañana han desgranado los consejeros de Educación y Sanidad, Isabel Celaá y Rafael Bengoa, en una rueda de prensa en Bilbao. El recurso ante el Tribunal Constitucional anunciado por el lehendakari, Patxi López, el pasado viernes aún no está finalizado, pero los servicios jurídicos ya han despejado una parte de las medidas que se recurrirán: en lo que a la educación se refiere, el recurso ante el Constitucional se centrará en el aumento de los horarios de los docentes, los cambios en los tiempos de las sustituciones, las medidas de estabilidad presupuestaria de la universidad y la cuestión de las tasas universitarias porque no se ha seguido la tramitación requerida.

En el caso sanitario, se recurrirá el decreto por entender que por esta vía solamente se pueden realizar modificaciones en los casos extraordinarios y urgentes, algo que, según Bengoa, no ocurre en este momento, y también se recurrirá el planteamiento queel Gobierno central hace sobre el aseguramiento.

Ni un ápice de

moderación en Celaá

Estas medidas han sido desgranadas por los consejeros tan solo unos minutos después de que el presidente del PP vasco, Antonio Basagoiti, diera por roto el acuerdo con el que los populares vascos sostienen por medio de un acuerdo parlamentario al Ejecutivo socialista desde hace tres años. Pese al revuelo que han causado sus palabras, en el discurso de la consejera con perfil más político, Isabel Celaá, no ha habido ni un ápice de moderación respecto a las críticas que han ido vertiendo desde hace semanas contra el Gobierno central por su tijeretazo en dos de los tres pilares del Estado del Bienestar.

“Grosería, descortesía, todo un despropósito”, ha dicho Celaá sobre el fondo y la forma de los decretos, un “ejercicio totalitario y prepotente”. “No hay ningún real decreto para reducir el gasto en Defensa”, ha afeado. La consejera ha censurado que no se haya tenido en cuenta la “singularidad fiscal y financiera” de Euskadi, que se haya “pretendido confundir a la ciudadanía” al explicar que los reales decretos están motivados por la necesidad de reducir el déficit de las comunidades sin dejarles a ellas decidir cómo harán esos ajustes.

Bengoa ha alertado de que en un intento de uniformizar la sanidad española “se va a conseguir lo contrario, porque el modelo que ya habíamos abandonado, por tramos, se presta a que haya muchas más diferencias”.El consejero ha recordado que España dedica menos que países como Alemania o Francia de su PIB a la sanidad, pero que al contrario que el Gobierno español sus dirigentes “no sienten esa urgencia” que sí tiene el Ejecutivo de Rajoy por meter la tijera a la sanidad.

Ante todo, ambos consejeros han querido difundir un “mensaje de tranquilidad”, en el caso de Educación porque obviará parte de las medidas, y en el de Sanidad porque hará una “intervención compensatoria para paliar las decisiones que se intentan imponer” a través de “acciones de asistencia social”