Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
EP Tendencias BLOGS Coordinado por ROSA JIMÉNEZ CANO

Pixelbook de Google, un formato innovador

El nuevo portátil con alma de tableta une ocio y trabajo con el navegador como núcleo

El Pixelbook de Google.

Google se ha tomado su tiempo, aunque ha vuelto a lo grande. El Pixelbook es un híbrido entre tableta y ordenador que se concibe como un nuevo género en sí mismo. Pone el navegador en el centro. Chrome es todo lo que trae: el sistema operativo es el propio navegador. En consecuencia, Internet es la clave de todo. Se puede usar offline, pero es una experiencia claramente deficiente.

Todavía no se vende en España y no parece que los de Mountain View tengan planes para hacerlo. En Estados Unidos, donde cuesta entre 899 y 1499 dólares (según la configuración deseada) tampoco es un súper ventas. No es el plan de Google. Su intención es enseñar cómo conciben ellos un aparato que una ocio y trabajo en una experiencia integral, con gran potencia y duración de batería para una jornada completa. Eso sí, con una detalle adicional: carga a través de una clavija para USB C, la misma que los móviles de última generación. Sí, por fin, se podrán cargar el portátil con el mismo cargador que el teléfono.

Nos gusta su bisagra, capaz de pasar de formato portátil a atril o tableta sin dificultad alguna. Flexibilidad extrema y usabilidad al poder

Por primera vez, Google ha incluido su asistente de voz en un ordenador. Tiene un botón dedicado, como con Google Home, con el que se le puede preguntar cualquier duda y dar una orden. Funciona de manera más parecida a como lo hace en el móvil que en formato sin pantalla. Todavía le faltan muchas funciones, pero semana a semana se nota que mejora y responde con más acierto. En inglés es mucho más avanzado que en español. Poco a poco.

Hace solo unos días, durante el MWC de Barcelona, Hiroshi Lockheimer, máximo responsable de Android y Chrome en Google, negaba uno de los rumores con tufo de deseo que más se repiten entre los entusiastas del buscador. El directivo dejó claro que no habrá una fusión entre ambas plataformas. Al menos, no de momento, pero que sí querían dotar de aplicaciones más potentes a los compradores de esta nueva generación. Ese es el motivo por el que las aplicaciones que hasta ahora se descargaban como complementos o extensiones del navegador, ahora son las de la tienda de Android. Mejor para el consumidor y mejor para el desarrollador, que suma descargas adicionales.

Siguiendo la estela de Apple con su Pen, Google también ofrece un lápiz inteligente, con coste adicional de 99 dólares. No es imprescindible, pero resulta útil para tomar nota. Los amantes del diseño y profesionales del ramo lo apreciarán especialmente, aunque es justo destacar que todavía no hay aplicaciones que le saquen todo el partido y justifiquen su compra.

Nos gusta su bisagra, capaz de pasar de formato portátil a atril o tableta sin dificultad alguna. Flexibilidad extrema y usabilidad al poder. Google da un gran paso en este aspecto, por innovador y fácil de usar. Todo se intuye y entiende sin necesidad de instrucciones.

Otro gran punto a favor es su peso: solo 1,1 kilogramos con pantalla de 12,3 pulgadas y una autonomía de 10 horas; con algunos matices, pues carga batería suficiente para dos horas de uso con solo estar 15 minutos enchufado.

Este Pixelbook es una nueva generación de portátiles de Google bajo la marca Pixel, el sello que quiere remarcar el buscador como modelo a seguir por la industria. Ya lo hacen con los móviles, que van por la segunda generación, pero también con los auriculares Pixelbuds.

A favor de Google como fabricante de ordenadores tenemos mucho que decir. En la oficina de San Francisco todavía funciona la primera generación de Chromebook de Google, la que dio a los asistentes del I/O en 2011. Desde entonces no ha fallado una sola vez, se ha ido actualizando y, aunque resulta pesado, mantiene su promesa de navegación rápida y una pantalla táctil de gran resolución que fue revolucionaria en su momento.

Síguenos en Twitter y en Flipboard