Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
EP Tendencias BLOGS Coordinado por ROSA JIMÉNEZ CANO

Pixel Buds, un buen comienzo

Los auriculares inteligentes de Google todavía no traducen bien idiomas, pero prometen mejorar

Los Pixel Buds, los auriculares inteligentes de Google, fueron la sorpresa del 4 de octubre, cuando renovaron sus móviles. En el evento una demostración puso el listón muy alto. Google acababa de sacar unos auriculares que parecían hablarse de tú a tú con los AirPods de Apple. Es indudable que los AirPods ganan la batalla del diseño, también que la inspiración de Google viene de Apple: la cajita sirve para cargar y la misión principal es usar el asistente. Ya sea Siri en el caso de Apple o el más impersonal de Google.

Sin embargo, Google ha intentado ir un poco más allá incluyendo una herramienta que evidencia su obsesión con la inteligencia artificial. Los auriculares tienen, supuestamente, la capacidad de traducir de un idioma a otro en tiempo real. Intentan cumplir la difícil misión de hacer que dos personas se entiendan sin necesidad de saber el idioma del otro gracias a este complemento y un móvil con conexión a Internet y Android de última generación.

La realidad es que aunque la mecánica es sencilla y la intención es buena, faltan matices. Las pruebas entre inglés y español, en general, salieron casi perfectas. Cuando se prueban diferentes combinaciones de lenguajes los aciertos bajan sensiblemente.

Google es consciente de ello. Cuanto más se use, más efectivo será y más rápido aprenderá. Le falta, como a casi todos los asistentes actuales, la capacidad para entender el contexto, de saber darle el sentido de la conversación a la traducción, pero puede ayudar a no morir de hambre o encontrar el hotel, siempre que se tenga conexión a Internet, claro.

De momento no se venden en España. En Estados Unidos salen por 150 dólares. La batería ofrece una autonomía de cuatro horas por carga. Quizá algo corto para poder pasar una jornada fuera de casa o sin cargar, pero suficiente.

Síguenos en Twitter y en Flipboard