Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Airbnb se marca como objetivo llegar a 1.000 millones de viajeros en 2028

La 'startup' amplía y diversifica sus ofertas de alojamiento

Brian Chesky, cofundador y CEO de Airbnb, durante la presentación.

Airbnb madura. Diez años después de su nacimiento la startup de alojamiento entre particulares quiere ser un gigante de los viajes. Durante la presentación en el Masonic Center de San Francisco, el fundador y CEO, Brian Chesky, mostró su hoja de ruta para la próxima década con el objetivo de llegar a 1.000 millones de viajeros en 2028 y una novedad principal: entrar de lleno en el mundo del turismo, no solo con casas que ceden espacios y se alquilan durante solo unos días. Se saltan así uno de sus grandes puntos de fricción, que les ha enfrentado a vecinos y autoridades, para centrarse en la experiencia de usuario.

A la plataforma de la compañía se suman nuevas categorías, como las Colecciones, un programa de fidelización que permite hospedarse en locales de alta gama. Los huéspedes más destacados, llamados SuperGuests, tendrán acceso a las salas vip de los aeropuertos, alquiler de coche. También ofrecerán descuentos a sus usuarios. “En los últimos años nos han propuesto ofrecer experiencias a los mejores hosts”, dijo con tono comercial para anunciar que tendrán ofertas en los termostatos de Nest.

Entre las categorías de alojamiento dispondrán de sofá o cama hinchable (la opción más barata), habitación privada o casas enteras y Unique, espacios únicos y especiales que no tendrían forma fácil de llegar al mercado si no fuese por la aplicación.

“Ya sabéis que soy fan de lo rústico. Ahora lo puedo encontrar en la nueva interfaz. Y si quiero balcón, puedo salir a cantar”, relató mientras mostraba en pantalla cómo su sistema afina la búsqueda.

Colecciones es una novedad que empaqueta viajes familiares, con televisión, wifi y cocina, por ejemplo; de trabajo, con cancelación flexible, wifi y escritorio; luna de miel; grupo; y sociales. Esta última es "cuando el anfitrión quiere estar con el huésped, cocinar, enseñar la ciudad, charlar…”.

Airbnb Plus ofrecerá “casas bonitas, con personalidad, con un precio medio de 250 dólares por noche, y anfitriones contrastados". "Son casas verificadas, a las que hemos ido, cómodas y limpias. Tienen 100 puntos”, dijo reconociendo tácitamente uno de sus puntos negros Los anfitriones que deseen verificarse pueden hacerlo por 149 dólares.

“La gente nunca se quedará con extraños”, les dijeron al empezar con la idea. Esa fue la primera respuesta que rememoró Chesky. Hoy ya han hospedado a más de 300 millones de personas. El directivo reconoció su gran reto: “Todavía no somos una alternativa para todos. Hasta hoy”.

Hace un año compraron Luxury Retreats, donde tienen algunas de las propiedades más impactantes del mundo. Lo han unido a su comunidad. El resultado es una combinación de casas especiales en Toscana, Aspen o Bali, con añadidos como clases de cocina, excursiones al campo o recogida de verduras en el huerto.

En líneas generales, dio la sensación de que Airbnb ha madurado, quiere agradar a todo el mundo, siempre que esté dentro de su ecosistema. Los viajeros y los que ofrecen servicios en su plataforma son su foco de atención. No hubo una sola mención a litigios, autoridades, comunidades de vecinos que les acusan de perder su identidad, sino una celebración de los más de 3.000 millones de dólares que generaron a los anfitriones y proveedores de experiencias.

No hubo ni rastro de la esperada IPO, siglas de salida a bolsa. Tampoco de la fuga de talento. Airbnb creció con empleados jóvenes, involucrados y alineados por la misión, ávidos de crecer dentro de la empresa y conseguir un buen número de acciones preferentes. A medida que ha crecido la compañía ha ido contratando perfiles de escuelas de negocios. Muchos han decidido tomar otro rumbo tras ver cómo algunos de los ascensos deseados pasan a fichajes estelares.

La última ronda de financiación de Airbnb fue de 1.000 millones de dólares, con una valoración de más de 30.000. Una cifra muy elevada para no cotizar en el parqué, con un matiz, son rentables desde 2016.

Más información