Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El piloto automático del Tesla tuvo parte de culpa en el accidente mortal de 2016

El informe oficial del siniestro concluye que el coche "dio demasiada libertad al conductor"

El interior de un Tesla Model S como el siniestrado usando el piloto automático.
El interior de un Tesla Model S como el siniestrado usando el piloto automático.

El piloto automático de los automóviles Tesla tuvo parte de la culpa del accidente mortal ocurrido en Florida en mayo de 2016, cuando el automóvil eléctrico se estrelló contra un camión y el conductor del vehículo falleció, según el informe oficial del siniestro, hecho público este martes por el Consejo Nacional de Seguridad del Transporte. 

El estudio considera que existió una "dependencia exagerada" del conductor del sistema de autoconducción del Tesla Model S, una berlina deportiva, algo que permitió una "retirada prolongada" de atención que le llevó a colisionar con un gran camión de 18 ruedas que se cruzó en medio de la autopista para incorporarse al carril de sentido contrario. Según el informe preliminar, hecho público en julio de 2016, en el momento del choque, el camión estaba situado perpendicularmente al Model S. Ni el Autopilot ni el conductor detectaron el lateral del camión, que era de color blanco, al confundirlo con la tonalidad del cielo a esa hora en Florida.

Robert Sumwalt, presidente del Consejo Nacional de Seguridad en el Transporte (NTSB, por sus siglas en inglés), ha asegurado que el vehículo permitió al conductor utilizar el piloto automático en una carretera para la que el vehículo no ha sido diseñado. "El sistema le dio demasiada libertad al conductor para desviar su atención a otra cosa que conducir, y el resultado fue una colisión que francamente nunca debería haber ocurrido", ha añadido.

Joshua Brown, de 40 años, murió después de no responder a siete advertencias del sistema de Tesla para volver a la conducción activa. Desde el accidente, Tesla ha actualizado su sistema de piloto automático para apagar si un conductor no responde después de tres advertencias. El personal de la NTSB ha declarado durante una audiencia que este cambio habría desactivado el piloto automático en el accidente de Florida. Sin embargo, los funcionarios de seguridad han señalado otros defectos en el piloto automático que no se han abordado, como el hecho de que Brown estaba conduciendo en una carretera que no estaba destinada a usar ese modo de conducción. El sistema Tesla, a pesar de ser capaz de registrar los límites de velocidad y otros factores clave, no apaga el piloto automático en este tipo de vías.

En el momento del accidente, Brown viajaba a 74 millas (119 kilómetros) por hora en un área donde el límite de velocidad era de 65 mph (104 kilómetros) por hora, cuando chocó con el camión que estaba haciendo un giro a la izquierda. El Tesla terminó debajo del remolque y se estrelló contra un poste, según los investigadores.

El personal de la NTSB no ha llegado a ninguna conclusión sobre el motivo por el que el conductor de Tesla no estaba prestando atención a la conducción, o por qué el conductor del camión no frenó. Los agentes de tráfico de Florida encontraron trazas de marihuana en la sangre del conductor del camión, pero los investigadores no han podido determinar si la droga fue causante del accidente.

Tras hacerse público el informe, Tesla ha emitido un comunicado en el que asegura que su sistema de piloto automático ha "aumentado significativamente la seguridad" y que la propia junta de seguridad en el transporte ha detectado "una reducción de las tasas de accidentes en un 40%". "Apreciamos el análisis del NTSB del trágico accidente del año pasado y evaluaremos sus recomendaciones a medida que continuemos evolucionando nuestra tecnología", consideran desde la compañía.

Tesla se ha comprometido a seguir siendo "extremadamente clara" tanto con los clientes actuales, como con los potenciales para hacerles saber que "el piloto automático no es una tecnología totalmente autodirigida y los conductores deben permanecer atentos en todo momento".

Este pasado enero, una investigación realizada por el Departamento de Transporte de Estados Unidos dijo que no encontró "defectos" en el sistema de piloto automático de Tesla.

Más información