Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El coche Tesla S del conductor accidentado evitó un incidente similar en abril

Joshua Brown había pasado 11 años en la Marina y era un entusiasta de los coches autoconducidos

Joshua Brown, que se ha convertido en la primera víctima conocida de un accidente con un coche sin conductor, sufrió un accidente muy similar un mes antes del que acabó con su vida. Según información hecha pública ayer, Brown murió el pasado 7 de mayo cuando su coche, un Tesla Model S, se metió debajo del remolque de un camión en una carretera de Florida. El conductor era un gran fan de su coche, y por ello había puesto en marcha un canal en YouTube en el que subía vídeos de sus experiencias con él.

El pasado abril, su Tesla S evitó un accidente muy similar al cruzarse un camión en su carril gracias a su sistema Autopilot, y él lo subió a YouTube. El vídeo fue incluso tuiteado por Elon Musk, fundador de Tesla, para mostrar la seguridad de su automóvil.

"Yo no estaba mirando en esa dirección y Tessy [el nombre que le había puesto a su coche] estaba al cargo, y con el autopiloto encendido", escribió sobre ese accidente. "Me di cuenta del peligro cuando Tessy me alertó con el aviso 'toma el control de forma inmediata' y cuando el coche giró a la derecha para evitar la colisión".

Joshua Brown, de 45 años y nacido en Ohio, era el creador de la compañía Nexus Innovations, según su perfil en Google+. Pasó once años en la Marina, y después puso en marcha su empresa, dedicada a la consultoría estratégica en temas de tecnología.

El conductor del camión implicado en el accidente ha asegurado que Brown iba muy deprisa y estaba viendo Harry Potter cuando chocaron, según el portal de información News.com en Australia.

Tesla ha emitido un comunicado en el que ha lamentado el accidente y asegura que está investigando las circunstancias en que se produjo. Además, ha destacado que es la primera muerte en más de 209 millones de kilómetros con el piloto automático activado frente una muerte por cada 96 millones de kilómetros cuando conduce un humano de media en todo el mundo.

Más información