Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Tesla mejora el autopiloto para evitar accidentes mortales

Elon Musk cree que se habría podido evitar su primera muerte con el nuevo papel del radar en esta actualización

El Tesla Model X en la fábrica de Fremont, California.

Elon Musk trabaja contra el reloj en Tesla. Las mejoras urgen y la presión para conseguir llegar a tiempo hace que los domingos sean también días laborables. El fundador de la empresa anunció a través de una llamada telefónica una actualización de su piloto automático. El primer accidente mortal de la pasada primavera ha impulsado a la empresa a mejorar su sistema.

El Autopilot 8 contará con un radar inteligente. El componente físico estaba en sus coches desde octubre de 2014, pero ahora tomará un papel principal en el funcionamiento. Además, los coches aprenderán de manera más rápida. Tesla va a hacer que la experiencia de cada vehículo pase a un almacén colectivo y se procesen las incidencias de manera conjunta. Cuantos más datos tengan, más eficiente será.

Musk fue prudente pero tras la insistencia de varios periodistas terminó por reconocer que desearía que esta innovación hubiese llegado antes a sus coches. “Creemos que sí, que Joshua Brown se habría salvado. No puedo decirlo con total seguridad, pero sí podríamos haber sabido que estaba ante un objeto largo metálico cercano que no es una señal de tráfico y habría frenado”, confesó. Como se recordará, la víctima del primer choque mortal en un Tesla con piloto automático colisionó con un tráiler de color blanco en Florida. Con el nuevo sistema los coches de Tesla sí podrán saber si están ante un falso positivo. “Cualquier cosa metálica que brille se identificará mejor. Ahora mismo no sabe si tiene ante sí la parte trasera de un camión. Solo sabe que no debe chocar con ello. Pronto sabrá distinguir entre una señal de tráfico, un semáforo o la decoración navideña. Será capaz de discernir estos detalles bajo lluvia, polvo o niebla”, concretó el visionario.

Lo harán sin añadir nuevas piezas o cámaras adicionales, sino con un software de inteligencia artificial mejorado.

Musk explicó que este desarrollo ha llevado más de un año de trabajo y que ha tenido que derribar algunas barreras internamente: “Me decían que no se podía, que el software lleva su tiempo, que es lento, pero es uno de nuestros grandes retos. En los últimos meses nos hemos volcado para hacerlo realidad. Va a marcar una diferencia. No es que pasemos de algo malo a algo bueno. Sino que vamos de algo bueno a estupendo”.

En Tesla son conscientes de que contar con un sistema así puede hacer que los conductores se relajen. Por eso remarcan que tendrán que tener las manos sobre el volante. El coche advertirá si no lo hacen. Si tiene que dar más de tres avisos por hora, pedirá que se aparque y se detenga la conducción. En contra de lo que se podría pensar en un primer momento, el piloto automático no es para conductores novatos, sino todo lo contrario, para los más experimentados.

Con el coche de mayor aceleración en el mercado, la seguridad es uno de los pilares básicos de Tesla. “No existe la seguridad perfecta. Eso es una ilusión, pero sí podemos esforzarnos en mejorar. Nunca habrá una tasa de cero accidentes, pero sí queremos minimizar el número de muertes. Lo perfecto es enemigo de lo bueno”, sostuvo. A continuación comenzó una de sus frecuentes referencias a datos curiosos a los que trata de dar sentido de manera análitica: “Cada año miles de personas mueren por la falta de higiene de sus sábanas o porque le cae una máquina de vending encima. No oigo que nadie hable de las almohadas asesinas

A modo de curiosidad dijo que ahora mismo pueden detectar un reno, pero quizá no un gamo con la misma tasa de acierto. “Es cuestión de tiempo que lo hagamos, solo hacen falta más kilómetros”. Es normal que las conversaciones con Elon Musk terminen con comparaciones en principio triviales pero que invitan a la reflexión cuando se entra en detalles. Durante la pasada conferencia de Recode el coloquio derivó en una disertación sobre si vivimos en una realidad programada y toda nuestra vida no es más que una simulación.

La actualización, que será automática, llegará a sus coches tanto en América como en Europa en los dos o tres próximas semanas.

Más información