Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Iniciativa legal para prohibir las gafas de Google en Virginia

Un senador republicano ha solicitado que se prohíban mientras se conduce

La broma inicial de un bar de Seattle prohibiendo entrar con las gafas de Google, finalmente no va a ser tan descabellada.

El senador republicano por Virginia Occidental, Gary Howell, ha solicitado formalmente que se prohíba conducir con gafas interactivas (en ningún momento cita a Google Glass). El senador argumenta que, mientras la gente no debe hacerse ilusiones sobre preservar la privacidad en espacios públicos, sí que él se preocupa por la seguridad en la carretera y los posibles accidentes automovilísticos. Howell considera que su petición es solo una extensión de la ley contra el texting (escribir en el móvil) mientras se conduce, que el Estado aprobó el pasado año.

“Me imagino el problema de conductores mirando a la vez vídeos en YouTube o citando documentos por voz, y en nuestra legislación no hay nada para evitarlo. Esperemos que con esta propuesta se abra el debate", ha dicho.

Según la información aportada por Google, sus gafas, que no estarán a la venta antes de final de año, permitirán fotografiar y grabar vídeos, interactuar en tiempo real con otros vídeos, acceder a servicios de GPS, dictar mensajes y traducir diferentes lenguas, todo ello en una lente sobre uno de los ojos que irá proyectando las imágenes y los servicios. A efectos legales, Howell describe el aparato como “ordenador que se coloca en la cabeza y que proyecta información visual en el campo de visión del ordenador".

Preguntado por la iniciativa del senador virginiano, un portavoz de Google manifestó: "Las nuevas tecnologías siempre traen nuevos retos. Nosotros creemos que las gafas tienen un tremendo potencial para mejorar la seguridad en las carreteras. Pero siempre el feedback es bienvenido".

Desde el pasado febrero, Google ya ofrece a cualquiera probar sus gafas, aunque para ello tenga que pagar más de 1.200 euros. También ese mes desveló nuevas funcionalidades de las gafas, que es lo que ha alertado a diferentes colectivos.