Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

En su primera entrevista a los periodistas de Internet, Lula revela que va a ser un bloguero y un 'twittero'

El presidente saliente de Brasil asegura que face tiempo que dejó de leer los periódicos que le hacen oposición

Durante dos horas y por primera vez en sus ocho años de gobierno, el Presidente Luiz Inácio Lula da Silva, que dejará el cargo el 1 de enero próximo para dejarlo en manos de su sucesora, tras hacer duras críticas a la prensa tradicional, reveló que, al acabar su mandato, se va a convertir en un bloguero y en un twittero.

"Pueden estar seguros que voy a ser un montón de cosas que no he sido hasta ahora. Seré un bloguero y un twittero", dijo en la entrevista colectiva a la que llegó con más de una hora de retraso y que tuvo una serie de percances con los equipos del audio. Tras lanzar una catilinaria contra los periódicos tradicionales, mezclando humor y crítica, dijo que su mayor venganza con dichos medios y la "mayor rabia" de ellos es que "yo no les leo", y añadió: "Por eso no pierdo los nervios. Trabajo con información, pero no necesito leer lo que ellos escriben".

Recordó al mismo tiempo que los periódicos "no se pueden quejar, pues ganaron mucho y muchos de ellos estaban quebrados". Defendió también mayores restricciones para la compra de empresas de información por parte de capitales extranjeros. Hoy sólo pueden obtener el 30% del capital.

Elogió, al revés, a los nuevos medios de información de la red: "Ellos tienen hoy un papel primordial en el debate político porque", explicó "ahora cuando un ciudadano cuenta una mentira, es desmentido al minuto y tiene que pedir disculpas".

Reconoció que ya hace tiempo que "dejó de leer revistas y periódicos que hacen oposición a su gobierno", aunque aseguró que él está en contra de la censura y recordó que él mismo es "el resultado de la libertad de expresión". Volvió a decir que le hubiese gustado seguir gobernando, pero que la democracia exige la alternancia en el poder y confirmó su propósito de forzar a su partido, el Partido de los Trabajadores (PT) a promover una gran reforma política. "Es Inconcebible que este país continúe sin hacer su reforma política", afirmó con un cierto candor despueé de sus ocho años en el poder.