Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Wikipedia, entre el elogio y la denuncia

Un colectivo de Nueva York quiere llevar a la obra de referencia a los tribunales por difamación, pero 'Nature' dice que es casi tan exacta como la Enciclopedia Británica

Jimmy Walles, ex vendedor de seguros, puso en marcha la Wikipedia en enero de 2001 como una empresa sin ánimo de lucro. Desde entonces el número de artículos creados por los internautas roza los dos millones, de los cuales más de 800.000 han sido creados para la versión en inglés. También existe una en castellano que cuenta con 79.480 entradas, así como otras en catalán, gallego o euskera. Se ha creado incluso una edición en esperanto.

Más de 4.500 personas de todo el mundo contribuyen a mejorar la Wikipedia y el número de artículos crece un 7% cada mes. Esto supone una gran cantidad de contenidos que es difícil supervisar, pero Walles ha manifestado en varias ocasiones que establecer sistemas de control demasiado estrictos no está en los planes, pues iría contra la filosofía del proyecto, basado en la libertad con la que los internautas aportan información. Es la propia comunidad de voluntarios la que acaba por determinar qué contenidos son adecuados y cuáles no.

Falsas acusaciones

Eso no ha evitado que en algunos casos alguien tome un artículo y lo modifique introduciendo falsedades. Es el caso de la entrada referida al periodista estadounidense John Seigenthaler, que descubrió con sorpresa que en esta web se le citaba como "patrocinador directo de los asesinatos de John Kennedy y su hermano Bobby (…), aunque nunca se demostró nada".

El caso de Seigenthaler provocó en primer término un cambio en la forma de trabajar. Desde hace unos días sólo los usuarios registrados -aquellos que han aportado alguna información sobre si mismos- pueden crear nuevos artículos, pero la posibilidad de que cualquiera edite las entradas existentes sigue abierta. En segundo término, el debate sobre la fiabilidad de la información que contiene la Wikipedia ha desembocado en un proyecto de demanda colectiva.

En los tribunales

El pasado 12 de diciembre un colectivo de Nueva York anunció que intentaría presentar una demanda colectiva contra la Wikipedia en representación de todos aquellos "que creen que han sido difamados o que han sido objeto de la publicación anónima y maliciosa" en esta página web.

Para recabar información sobre los casos de difamación que se hayan dado, han abierto la página Wikipediaclassaction.org, en la que afirman que el principal problema de esta publicación electrónica -que pronto saltará al papel en una edición para países en vías de desarrollo- es que "ninguno de los administradores de la fundación ni sus voluntarios se consideran responsables por los contenidos".

Casi tan exacta como la Británica

Pero cuando se habla de la Wikipedia no todo son críticas, muchos internautas la consideran una fuente muy fiable, y vinculan sus artículos desde sus páginas personales y blogs bastante a menudo. No son los únicos que se fían. En un artículo que sale publicado este jueves, el semanario científico británico Nature afirma que esta obra de consulta on line es casi tan fiable como la enciclopedia británica.

Nature explica que ha entregado 42 artículos de la Británica y la Wikipedia a expertos independientes. Se trata de entradas sobre temas de lo más variopinto, desde el Principio de Arquímedes al caso de la oveja clonada Dolly. Los expertos, que debían pronunciarse sobre el rigor de estas informaciones sin saber de dónde provenían, llegaron a conclusiones asombrosas.

"Solamente han sido detectados ocho errores graves, como equívocos en conceptos importantes; cuatro en cada enciclopedia", señala la publicación científica. "Pero los verificadores también han hallado numerosos errores factuales, omisiones o declaraciones engañosas: 162 en Wikipedia y 123 Británica".

Según Nature, la ventaja de Británica con respecto a la Wikipedia "podría no ser grande" en cuestiones científicas, lo que resulta "sorprendente" teniendo en cuenta la forma en que es redactada la obra en Internet. Sin embargo, el dictamen de Nature no está exento de reproches, pues critica a la Wikipedia por la forma en que están elaborados los artículos, sin ser sometidos a un comité de relectura, y por la importancia excesiva que concede a algunas teorías polémicas.

No nos citen

En opinión de Walles, en todo caso, los estudiantes e investigadores no deberían citar a ninguna de estas dos obras en sus trabajos. En una entrevista publicada esta semana por Bussines Week el fundador de la Wikipedia explica que en ambos casos "el porcentaje de errores no es muy bueno".

En la misma entrevista Walles defiende el anominato de los autores de los contenidos. "Cuando tienes un sitio web con una amplia participación pública siempre existe la posibilidad de que alguien escriba algo desagradable. Esto no significa que seamos perfectos, pero la diferencia es que en la Wikipedia existe una comunidad que puede hacer algo" con los errores.